Tironeos en el Gobierno

Martín Guzmán, como Hamlet: "Renunciar o no renunciar, esa es la cuestión" 

El titular de Economía, por el momento, debe aceptar la permanencia de Federico Basualdo en el área de Energía. Dos ideas antagónicas sobre subsidios y déficit.
por Guillermo Laborda | 01 de mayo de 2021 - 10:52
Martín Guzmán se enfrenta al dilema de permanecer o no en el cargo

Martín Guzmán se enfrenta al dilema de permanecer o no en el cargo, frente a la disparidad de pensamiento sobre subsidios que mantiene con el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo.

El pedido de renuncia existió. Dos fuentes oficiales se lo aseguraron este viernes a este periodista de A24.com. La relación del ministro Martín Guzmán con el subsecretario de Energía Federico Basualdo nunca fue buena.

El primero tiene que ordenar las cuentas públicas y reducir subsidios a consumidores de electricidad y gas. Esto significa subir las tarifas. El segundo, del semillero K, pretende hacer política con las tarifas y en plena campaña electoral, evita impulsar aumentos de dos dígitos. Es anti empresa y quiere castigar a las compañías del sector. Ideología en un cargo técnico.

Este viernes por la mañana Guzmán habló con el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien a su vez habló con Darío Martínez, el secretario de Energía y jefe directo, en teoría, de Basualdo. Este último habló con su subordinado por la renuncia. Desde Jefatura de Gabinete hicieron filtrar a la prensa la salida de Basualdo. Pero como después reconocieron las mismas fuentes oficiales, se cometió el error de festejar por adelantado cuando la pelota no había cruzado aún la línea de gol. Cristina Kirchner nunca iba a aceptar ni lo hizo ayer, la salida de su hombre en el área de energía.

La crisis había estallado. ¿Cómo hacer ahora para disimularla? Había entonces que afirmar que nunca había existido el pedido de renuncia a Basualdo. Es lo que quisieron hacer trascender desde el gobierno. En paralelo desde el kirchnerismo “puro”, se hizo circular por whatsapp, los siguientes puntos (las mayúsculas del texto son las originales):

  • Nunca existió el pedido de renuncia a Federico Basualdo. Las operaciones de prensa no contribuyen a conducir la política sectorial en un momento tan delicado para el país.
  • El Estado está haciendo un esfuerzo fiscal muy grande para sostener el funcionamiento del sector y su cadena de pagos, y desde la secretaría se están desarrollando los instrumentos necesarios para hacer más eficientes el uso de los subsidios energéticos.
  • Basualdo NUNCA planteó el congelamiento de la tarifa. Las audiencias publicas marcan claramente el sendero: cuidar el bolsillo de la gente y dar previsibilidad al sector. Sostiene que en el marco de la pandemia el aumento nunca podía llegar a los dos dígitos. Esto se fundamenta en la difícil situación que atraviesa la Argentina y en particular la provincia de Buenos Aires.
  • En ese sentido habrá UN SOLO incremento del 8%. Es falsa la versión de un segundo aumento. "El impacto de la pandemia en el bolsillo de los argentinos y argentinas, sumado a la pésima situación económica que dejó el macrismo, hacen imposible un aumento mayor". En las próximas horas se dará a conocer de manera oficial esta medida.
  • Basualdo sostiene que "la prioridad es acompañar a los sectores populares y a la clase media propiciando la reactivación de la actividad económica y la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores y las trabajadoras. En ese contexto, el servicio eléctrico es un pilar indispensable para el crecimiento económico y el desarrollo productivo".
federico-basualdo ok.jpg
 El kirchnerismo desmintió el pedido de renuncia de Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica. El funcionario permanece en su puesto.

El kirchnerismo desmintió el pedido de renuncia de Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica. El funcionario permanece en su puesto.

El problema ahora lo tiene en sus manos Martín Guzmán. Por un lado debe aceptar la permanencia de Basualdo en el área y el descrédito que ello le genera. Pero además, no menos importante, le genera un agujero fiscal imposible de cubrir. Significa convalidar más inflación y se aleja el acuerdo con el FMI. Para el kirchnerismo no existe la restricción presupuestaria, lo que es un serio problema para cualquier funcionario racional que ocupe el despacho del ministro en el 5 piso del Palacio de Hacienda y quiera resucitar la actividad económica.

Un economista que habló extensamente ayer con Martín Guzmán por la tarde confirmó el difícil momento que atraviesa el ministro. En diálogo con A24.com señaló que “es difícil que continúe en el cargo si Basualdo sobrevive”.

Ahora debe ser Alberto Fernández el que salga a lamer las heridas y paliar las cuitas de su ministro de Economía. Porque difícilmente pueda lograr apoyo para remover a Basualdo. Todo es muy frágil en el gobierno. Guzmán como Hamlet, se enfrenta a un dilema de permanecer o no en el cargo, de ser o no ser. Renunciar o no renunciar, una pregunta existencial no dicha en voz alta. De acabar de una sola vez con todas sus angustias y males o seguir en su despacho y enfrentarse a las terribles dificultades de la injusta función pública.

Noticias más leídas

-