icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

Pablo Guidotti: “El ordenamiento fiscal no puede hacerse subiendo impuestos en el medio de una recesión”

Pablo Guidotti: “El ordenamiento fiscal no puede hacerse subiendo impuestos en el medio de una recesión”
Pablo Guidotti es economista. Está doctorado en la Universidad de Chicago y fue ex viceministro de Economía en la gestión de Roque Fernández

En una entrevista con A24.com, el economista Pablo Guidotti pasó revista a los desafíos que tiene por delante la economía argentina. Tras el acuerdo con bonistas, ahora la inflación, la relación con el FMI, el tipo de cambio oficial, son las dudas principales de inversores.

“El ordenamiento fiscal no puede hacerse subiendo impuestos en el medio de una recesión y con una presión impositiva que ya es muy alta”, advierte Guidotti.

Doctorado en la Universidad de Chicago, ex viceministro de Economía en la gestión de Roque Fernández y hoy en la Universidad Di Tella, señala que el dólar oficial “se está atrasando; además, el problema es que, con el control de cambios, una brecha muy grande genera expectativas de devaluación futura”.

¿Qué análisis hace del acuerdo alcanzado con los bonistas?

Creo que haber alcanzado un acuerdo es positivo. Ya la diferencia económica que existía con los acreedores en la última oferta era pequeña y hubiese sido un error no hacer el último esfuerzo.

Ahora, lo importante es mirar hacia el futuro y tener en cuenta que el arreglo de la deuda es solo un primer paso, quizás el más fácil, en la tarea de recuperar la actividad económica.

¿Cuándo podrá la Argentina volver al acceso a créditos de mercados internacionales?

La Argentina es un país de muy baja tasa de ahorro y sin un mercado de capitales doméstico importante por lo que necesitará del crédito externo para enfrentar las necesidades de inversión futuras y el pago o la refinanciación de la deuda con el FMI y el Club de París.

Sin embargo, la historia de Argentina, con sus múltiples defaults, complica las posibilidades de acceso al mercado internacional de capitales en un futuro cercano.

Además, el gobierno ha dicho que una tasa del 7% anual es poco menos que usurera por lo que se entiende que sólo intentará a emitir nuevos bonos si puede acceder a una tasa mucho menor. Las condiciones para acceder a crédito externo a tasas bajas no se darán fácilmente.

¿Cómo anticipa serán las negociaciones con el FMI?

En el contexto de la pandemia global, el FMI ha mostrado tener un enfoque flexible y creo que estará dispuesto a no pedir un ajuste fiscal en el corto plazo. Sin embargo, aún con el acuerdo de deuda concluído, la negociación tomará meses y será difícil.

La Argentina deberá mostrar un conjunto de políticas económicas que equilibren la situación fiscal en el mediano plazo y restablezcan el crecimiento económico. El programa del FMI con la Argentina es de alto acceso y de alta visibilidad en Washington, y el FMI no querrá correr el riesgo de otro fracaso con la Argentina.

No será fácil convencer al Directorio luego del default. Además, la Argentina deberá ponerse rápidamente al día con el Club de París que, a pesar de tener una acreencia mucho menor a la del FMI, puede jugar un rol importante especialmente con algunos países europeos.

En términos de etapas, la Argentina deberá primero presentar el Presupuesto 2021 al Congreso y formular proyecciones económicas y fiscales creíbles.

La reducción del déficit fiscal y el equilibrio del mercado monetario serán desafíos muy grandes que requieren un gran apoyo político. Es por ello que el mismo gobierno ha dicho que no espera un acuerdo antes del primer semestre del año próximo.

¿Cuál sería un plan antiinflacionario apropiado para la Argentina?

Para encarar una estrategia que reduzca la inflación será necesario equilibrar la situación fiscal. Y el ordenamiento fiscal no puede hacerse subiendo impuestos en el medio de una recesión y con una presión impositiva que ya es muy alta.

El déficit este año estará alrededor del 8% del PBI y esto está movilizando una gran expansión monetaria por parte del BCRA. Por suerte, como ha ocurrido en otras partes del mundo, la pandemia ha generado un fuerte crecimiento en la demanda precautoria por dinero.

Este aumento en la demanda por dinero ha permitido que la expansión monetaria no se traduzca en una aceleración de la inflación hasta ahora. Sin embargo, el BCRA deberá estar alerta porque, en cuanto la economía empiece a reactivarse, esto se revertirá y pondrá presión sobre los precios y sobre el dólar.

Lamentablemente el desafío es grande porque los instrumentos con los que cuenta el BCRA son muy limitados.

¿Está atrasado el tipo de cambio oficial?

Se está atrasando. Además, el problema es que con el control de cambios, una brecha muy grande genera expectativas de devaluación futura. Desde el punto de vista de las exportaciones, la combinación del control de cambios, que deprime el dólar que recibe el exportador, sumado a las retenciones es la combinación perfecta para perder competitividad.

A nivel internacional, ¿la economía mundial ya atravesó le peor de la crisis?

Es difícil saberlo con certeza. El comportamiento de los mercados financieros pareciera creer que sí, y las proyecciones del FMI con respecto a la actividad económica de 2021 apuntan a una recuperación.

Sin embargo, el mundo también está empezando a enfrentar una segunda ola de contagios que no esperaba que ocurriera tan rápido. Esto genera incertidumbre pero, dentro de todo, pareciera que la economía global mostrará una recuperación en el segundo semestre de este año.

Guillermo Laborda Foto
por Guillermo Laborda @GuillermoLabord
SUBIR

NWS

Ovación

Show