Crisis social y económica

Pobreza, precios, empleo, actividad: cómo cambió la economía argentina durante los últimos 10 años

Mirá las 7 visualizaciones de datos que te muestran la ¿evolución? de variables claves. Las consecuencias de un país en recesión con una moneda devaluada.
por Ignacio Ferreiro y Julia D'Arrisso | 05 de abril de 2021 - 19:46
El último registro del INDEC informó que la pobreza alcanza al 42% de los argentinos. (Foto: archivo)

El último registro del INDEC informó que la pobreza alcanza al 42% de los argentinos. (Foto: archivo)

Recesión económica, medidas de contención en el corto plazo, gobiernos de diversas ideologías y la inesperada crisis de la pandemia de coronavirus podrían resumir en pocas palabras la película de la economía argentina de los últimos diez años. Durante ese período, la pobreza se incrementó, los precios se aceleraron, la moneda se devaluó y cambió el mapa del empleo en el país.

Pobreza e indigencia

El último día de marzo, el Indec dio a conocer uno de los datos más preocupantes para dimensionar la situación económica y social. El organismo informó que el 42% de los argentinos son pobres y el escenario es aún peor en los niños, donde se registró un 57,7% de pobreza.

En términos concretos, 12 millones de personas no tienen ingresos suficientes para asegurar cubrir sus necesidades básicas y, dentro de ese grupo, hay 3 millones a los que no les alcanza para comprar los alimentos que necesitan.

Con la pandemia de coronavirus como catalizador, esta es la cifra más alta de la década, pero sentencia un proceso de empobrecimiento que no es nuevo.

En 2010, se estima que el 32% de los argentinos eran pobres, según las cifras del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS). Se toman esas cifras ya que el INDEC estuvo intervenido entre 2007 y 2015. En este sentido, después del 2015, los diez puntos porcentuales de aumento de la pobreza significan que durante los últimos diez años, 4 millones de personas cayeron en situación de pobreza y otras 1,17 millones en situación de indigencia.

Embed

Para comprender cómo se definen los índices de pobreza, hay que saber que en general hay dos formas de medirla: a partir de los ingresos que se necesitan para alcanzar el costo de una canasta básica y de manera multidimensional, que incluye variables como el acceso a la vivienda, servicios públicos o educación.

Más allá de esa diferencia, los índices pobreza aumentaron en los últimos diez años de la mano de las recesiones económicas y la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

"Los últimos tres años tuvimos un aumento muy fuerte de la pobreza, que pasó del 26% al 42%. El PBI en 2020 fue menor que en 2010, se produjeron menos cosas en relación a la cantidad de habitantes, aunque la distribución del ingreso fue bastante parecida. Entonces casi todo el aumento de la pobreza no se debe a un deterioro distributivo sino a que el país estuvo en una larga recesión a la que se sumó la pandemia", resumió el Director del Centro de Estudios para la Producción (CEP), Daniel Schteingart.

En sus palabras, el avance de la pobreza está íntimamente relacionado al crecimiento económico. "Se necesita crecimiento, pero sin deterioro distributivo. En el siglo XXI, siempre que hubo crecimiento, la pobreza bajó y cuando hubo recesión, la pobreza subió. Cuando se crece, hay más empleo, más ingresos y se sale de la línea de pobreza", indicó Schteingart en diálogo con A24.com.

Precios

Embed

En un país donde la inflación se acelera a pasos agigantados, el avance de los precios se convirtió en una de las mayores preocupaciones para los consumidores. Esto no es casual, ya que en 10 años, los precios subieron 2255%.

La cifra surge a partir de los datos del Indec sin tener en cuenta los años intervenidos por Guillermo Moreno, para lo que se utilizó el número de inflación de 9 provincias.

Para dimensionar un proceso inflacionario de esa magnitud, basta observar la variación de los precios en ciertos productos.

A modo de ejemplo, el kilo de asado aumentó 1770% en diez años, ya que pasó de valer $30 en diciembre de 2010 a costar $561 una década después. En tanto, el kilo de vacío pasó de $34 en diciembre de 2010 a $626 diez años más tarde. El precio aumentó 1741%, según los datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). Por su parte, el kilo de carne picada pasó de costar $20 a $308, lo que representó un aumento del 1440%.

Pero la inflación no es un conflicto nuevo, aunque sí se profundizó durante los últimos años.

"Si hace diez años teníamos esta charla, ya era un problema la inflación, que era del 25% anual. Diez años después naturalizamos estar en pisos más altos. De hecho, el gobierno hoy habla del 29% y eso sería todo un logro", analizó Guido Lorenzo, director de LCG.

Sin embargo, el economista aclaró que el fenómeno inflacionario no sería un problema si no afectara al crecimiento económico.

"Mientras es más alta la inflación, más se ven sus efectos. Es una agonía eterna. Hubo momentos que aceleraron más los precios, como cuando saltó el tipo de cambio, pero lo cierto es que cuando se incorpora en la cabeza de todos los agentes, es muy difícil frenarlo", sostuvo. "Es una historia de fracasos constantes. Controles de precios, congelar tarifas, atrasar el tipo de cambio, que puede funcionar en el corto plazo, pero son paliativos. Y cada año, el piso es cada vez más alto", dijo.

Empleo

Embed

Otra de las cuestiones que se modificó durante los últimos diez años es el mapa del mercado laboral. A pesar de que la población económicamente activa creció en 1,5 millones, son menos los puestos de trabajo en el sector privado registrado.

La pérdida de empleo privado no es un fenómeno exclusivo de la pandemia. En abril de 2018 se registró un pico de casi 6,3 millones puestos de trabajo que para febrero de 2020, antes del ingreso del coronavirus al país, cayó a un poco menos de 6 millones empleos. En los cinco meses siguientes, se perdieron 200.000 puestos laborales y para diciembre de 2020, 5,8 millones de personas tuvieron trabajo en blanco en el sector privado.

En el sector público, entre enero de 2012 y enero de 2020, se sumaron 656.500 puestos de empleo. En total, en enero de 2020 hubo 3.204.900 trabajadores públicos registrados, mientras que para diciembre de 2020 se reportaron 3.232.100. Por otra parte, también se incrementó el número de desempleados, que pasaron de 833.000 a 1,4 millones, según el registro de series históricas del Indec.

Desempleo_Argentina.jpg
Crisis económica, desempleo y pobreza: una década perdida para la economía argentina (Foto: archivo)

Crisis económica, desempleo y pobreza: una década perdida para la economía argentina (Foto: archivo)

Embed

La variación del empleo registrado privado coincide con los cambios en el ciclo económico, consideró Schteingart. "La caída se debe a la recesión. En abril 2018 empezó la crisis cambiaria de Macri. Esto también tiene un claro correlato en la pobreza", dijo.

"La informalidad también aumentó en los últimos años. La pandemia fue muy particular porque en el peor momento económico lo que más se destruyó fue empleo informal, es decir, que la fuerza de trabajo se formalizó, pero no por una razón positiva. Y después el empleo informal se recuperó, entonces, en los últimos cuatro años el mercado laboral informal y el cuentapropismo fueron creciendo de la mano de una economía en crisis", explicó Schteingart.

Dólar

Embed

La economía argentina se encuentra estrechamente vinculada a la cotización del dólar estadounidense, especialmente para aquellos acostumbrados a utilizar la moneda extranjera para resguardar sus ahorros y a los que se les dificultó año a año acceder a la divisa.

Tanto es así que comprar un dólar a valor oficial en diciembre de 2010 costaba $4, mientras que ahora sale unos $87,66, (según el promedio mensual de diciembre de la cotización oficial minorista) sin tener en cuenta los gravámenes adicionales como el impuesto PAIS y la retención a cuenta de Ganancias. Esto representa una pérdida de valor del peso frente al dólar del 2086% en 10 años.

La mayor parte de la devaluación sucedió durante el mandato de Cambiemos. Durante esos cuatro años, el peso se devaluó 359%, según los números del mercado informal. En el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la devaluación había sido de 208%. En el primer año de gobierno del Frente de Todos, la devaluación superó el 107%.

Entre las medidas que se tomaron a lo largo de los últimos diez años sobre el mercado cambiario, la más impactante es la del cepo, que se impuso en 2011, se liberó en 2015 y volvió en 2019. "Desde fines de los 80 que no había un esquema de controles. El cepo es lo que rige el tipo cambiario durante los últimos diez años. El cepo si bien impide la salida de capitales, a la vez desalienta esa salida de capitales. Puede frenar una devaluación, pero impide el crecimiento. De hecho, desde que se impuso el cepo en 2011, la economía argentina se estancó. En un primer momento, el cepo se usó para abaratar al dólar, pero eso generó varios problemas de competitividad y después desarmarlo derivó en una desregulación y una flexibilización que provocó las devaluaciones del 2018 y 2019. Seguimos con una economía bimonetaria y no estamos sentando las bases para dejar ese modelo atrás", señaló a A24.com Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina.

Producto Bruto Interno

Embed

Para tomar dimensión del impacto en el tamaño de la economía, el producto bruto interno cayó 7% en 10 años, pero no fue una década de caídas consecutivas, sino que hubo momentos de leve crecimiento y otros de fuertes bajas.

El año de mayor avance sucedió en 2010, donde el PBI subió 10,1%, y en contrapartida el peor fue el 2020, cuando la pandemia golpeó de lleno a la actividad económica, que en un año descendió un 9,9%. En términos concretos, a valores constantes, el PBI pasó de $670 mil millones en 2010 a $624 mil millones en el cierre del 2020.

Para 2021, las expectativas estiman un crecimiento de al menos 6% que, en realidad, servirán para recuperar la caída provocada por la crisis del coronavirus.

"Tenemos una proyección de crecimiento de más del 7% para el 2021, pero ni siquiera llega a compensar la caída del 2020 y mucho menos la baja de 2016. En 2017 se recuperó una parte, pero después de 2018 a 2020, el producto cayó. Recién en 2021 si crecemos a ese ritmo, vamos a volver al PBI del 2010. Son 11 años en donde Argentina no habrá crecido. No está garantizado que sigamos creciendo y ese es el mayor desafío: cortar con este vaivén y estancamiento económico para dejar atrás una década larga perdida", describió Martín Kalos, director de la consultora EPyCA.

Embed

Se habló de