Negocios digitales

Por qué los eSports y las marcas miran hacia Argentina

En pandemia, el país registró un aumento del 20% en la cantidad de gamers. Cuál es el potencial del negocio y por qué necesitan de las grandes marcas para profesionalizarse en una industria que mueve millones alrededor del mundo.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
eSportes en Argentina: en el país hay 19 millones de jugadores

eSportes en Argentina: en el país hay 19 millones de jugadores, es decir, cerca del 42% del total de la población. 

El mercado global de eSports está valuado en US$ 1.100 millones. La pandemia aceleró el boom en todo el mundo, con una audiencia que ya en 2020 alcanzó los 436 millones de usuarios, de los cuales alrededor de 19 millones de jugadores están en Argentina. Es decir, casi el 42% del total de los habitantes del país.

Por lo tanto, no resulta tan extraño que este segmento, el de los eSports, genere cada vez más interés en Argentina, tanto de parte de la industria como de las marcas que se acercan a un mercado nuevo, en expansión e ideal para llegar a ciertas audiencias que no alcanzan por los canales más tradicionales.

A nivel global, según un informe de la consultora PwC sobre la industria del entretenimiento, el negocio en 2020 alcanzó los US$147.700 millones, con una tasa de crecimiento anual del 5,7%. No obstante, las cifras más alentadoras aún tienen que ver con las perspectivas a largo plazo: para 2025, el sector aspira a alcanzar una facturación de US$200.000 millones en todo el mundo.

Por su parte, en Argentina, la industria de los eSports crece a pasos agigantados, con más de 19 millones de jugadores, lo que ubica al país como el tercer mercado más grande de Latinoamérica, detrás de México y Brasil. Además, durante la pandemia por COVID-19, Argentina registró un aumento del 20% en la cantidad de gamers.

El interés de las marcas por los eSports

La industria de eSports es cada vez más atractiva para las empresas que buscan involucrarse en un negocio que, parece, no tiene fronteras. Al mismo tiempo, los equipos de eSports necesitan del acompañamiento económico de las marcas para crecer en estructura y saltar hacia otros mercados. Por lo tanto, la comunión entre ambas partes resulta prácticamente inevitable.

Cómo sacan provecho las empresas. La visibilidad y posicionamiento de las marcas se logra a través de la retransmisión en directo de los campeonatos, que atraen a una gran audiencia por su interés como espectáculo y entretenimiento.

En este sentido, Twitch es la plataforma que lidera el streaming de los eSports, con un aumento del 150% interanual en 2020 y 17,5 millones de usuarios activos diarios. Otras plataformas como YouTube y Facebook también vieron el potencial y ya se sumaron al negocio.

Estas cifras confirman un mercado tentador para todo tipo de empresas y marcas, que apuestan a posicionarse entre un público joven difícil de captar, que ya no consume los medios tradicionales.

eSports torneos.jpg
eSports: las marcas apuestan a posicionarse entre un público joven difícil de captar en otros medios. 

eSports: las marcas apuestan a posicionarse entre un público joven difícil de captar en otros medios.

Un equipo de eSports requiere de una gran inversión, ya que hay que pagar sueldos, gastos en viajes, equipamientos y los centros de entrenamiento, es así que empezamos a cerrar acuerdos con marcas patrocinadoras, lo que nos permitió seguir creciendo como equipo y en estructura”, comenta Gonzalo García, CEO y fundador de Furious Gaming, el primer equipo latino en clasificar al PUBG Mobile Global Championship 2021 y una de las empresas más importantes de eSports en Latinoamérica.

En la actualidad, al equipo de García lo acompañan marcas como Lenovo, Motorola, Trust, y XPG ADATA. También trabajaron con Mercado Libre, Amazon Prime Video, Logitech G, Western Digital, EXO y Razer, entre otras.

Inversiones para profesionalizar los eSports

Un estudio de la consultora Newzoo estimó que 2021 cerraría con una inversión de US$ 641 millones por parte de sponsors a nivel mundial, con un crecimiento del mercado de 14,5%.

La profesionalización de los eSports es cada vez mayor y, en paralelo, la industria comienza a necesitar de expertos en distintas disciplinas que den soporte a este negocio: desde especialistas en marketing, analistas de datos, y psicólogos deportivos, pasando por directores y entrenadores.

“Durante el último año en pandemia, crecimos en seguidores de redes sociales en un 62%, abrimos un Store de merchandising, expandimos nuestros acuerdos comerciales y obtuvimos la atención de muchas marcas que se acercaron a nosotros”, explica Esteban Abeledo, CFO y director General de la empresa.

Un futuro con maduración y crecimiento

El ecosistema eSports se expande, las competencias y torneos se multiplican y los equipos se profesionalizan al ritmo que las marcas patrocinadoras invierten cada vez más fuerte en la industria. Y el caso de Furious Gaming es un ejemplo de rápida expansión: inició su camino en Argentina, luego desembarcó en Chile y ahora apuntan a México.

“Nuestro objetivo es seguir consolidando la organización con el apoyo de las marcas que nos acompañan en el mercado eSports. El foco está puesto en México y también en expandirnos a nivel infraestructura en Chile. A mediano plazo iremos en busca del mercado europeo, consideramos a España como un país clave por la influencia latina y el público hispanohablante”, asegura Francisco Robin, el COO y socio de Furious.

Todo indica que el mundo eSports se encuentra en pleno proceso de maduración y crecimiento. Los equipos, los organizadores de las ligas y las marcas patrocinadoras lo saben, y por eso buscan subirse a este tren que no parece tener una estación terminal definida.

Ni la pandemia pudo con una industria que genera millones y que sirve de insumo a cientos de negocios en paralelo, según lo demuestra el informe de Juniper Research: “Los deportes electrónicos generarán u$s3.500 millones en anuncios y derechos de retransmisión hacia 2025, lo que implica un crecimiento del 70% en los próximos cuatro años en todo el mundo”.

Se habló de
s