Por qué siguen las dudas de los mercados en las finanzas argentinas
Layer 1
ElRumboDeLaEconomía

Por qué siguen las dudas de los mercados en las finanzas argentinas

Las batallas en el mercado financiero son diarias. Se trata de tapar agujeros y contener al máximo las pérdidas. EL BCRA vendió 358 millones de dólares en  un día negativo para todos los emergentes. La tasa de LEBAC a octubre está en 65%. La escasez de pesos en la plaza se hace sentir. El blue se opera por debajo del dólar blanco.

Al menos la subasta de 400 millones de dólares del Banco Central no se completó con demanda que no llegó a 300 millones. El riesgo país orilla los 800 puntos.

Esos son los números del día. Veamos los movimientos del Gobierno, ahora. Luis Caputo, presidente del BCRA, optó por quedarse en Buenos Aires ante la tensión en la plaza cambiaria. El lunes, al momento de cancelar su viaje, se comunicó telefónicamente con Christine Lagarde para explicarle la delicada situación cambiaria. Viajaron el vicepresidente Gustavo Cañonero y el director Pablo Quirno. El ministro Nicolás Dujovne presentaba ya el plan fiscal para el 2019 con el impuesto a las exportaciones para llegar al déficit cero.

Dispararon muchas versiones el encuentro de Dujovne en el Tesoro norteamericano y el comunicado de apoyo de Donald Trump al país. ¿Se viene el paquete de ayuda de EE.UU.? Es muy temprano aún para llegar a esa instancia si llegara a producirse. No hay mucho aún para entusiasmarse. Basta leer el comunicado de Trump tras su charla con Mauricio Macri para concluir que envía diplomáticamente a la Argentina al FMI.

Da la sensación que aún con acuerdo "remixado" con el FMI, las dudas sobre la Argentina seguirán. Es que garantizarán prácticamente los pagos al 31 de diciembre del 2019. Pero, ¿qué pasará el 1 de enero del 2020? Y con un nuevo gobierno eventualmente. Esas dudas no se materializarán ese 1° de enero sino que se comenzarán a anticipar por el mercado seis o nueve meses antes.

Por ello es que reina el escepticismo en la plaza financiera local. No se ve luz alguna. Los datos de la macroeconomía siguen mostrando derrumbe en la actividad. Las tasas en 60% también hacen su trabajo. Y lo peor es que la inflación no cede. Al contrario. Cada día es una batalla. Pero cada día es una eternidad.