Presión tributaria

Se aceleran las consultas para judicializar el impuesto a la riqueza y se enciende una batalla silenciosa contra la AFIP

Unas 13.000 personas tendrían que presentar sus declaraciones juradas y pagar el impuesto. ¿Qué consultas reciben los tributaristas y que ofrece la AFIP?
por Julia D´Arrisso | 16 de marzo de 2021 - 16:22
Los contribuyentes que deberán afrontar el impuesto a la riqueza analizan presentar medidas judiciales antes del vencimiento de la presentación de declaraciones juradas

Los contribuyentes que deberán afrontar el impuesto a la riqueza analizan presentar medidas judiciales antes del vencimiento de la presentación de declaraciones juradas

Se aceleran las consultas para judicializar el impuesto a la riqueza  y se enciende una batalla silenciosa contra la AFIP

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) espera. Con la mira puesta en el próximo 30 de marzo, los teléfonos de varios estudios jurídicos y contables comenzaron a sonar con mayor regularidad desde hace varios días. El motivo de la insistencia no es casual, sino que acompaña la preocupación de muchas de las personas alcanzadas por el impuesto a la riqueza.

Antes del anteúltimo día del mes, las 13.000 personas que, según los cálculos de AFIP cuentan con un patrimonio superior a los $200 millones, tienen que presentar sus declaraciones juradas y pagar el impuesto. Sin embargo, varias de ellas están analizando alternativas para evitarlo.

A pesar de que la AFIP implementó un régimen de facilidades de pago para financiar el impuesto, por el que las personas alcanzadas por él podrán realizar entre el 23 de marzo y el 28 de abril un anticipo del 20% de la deuda para luego abonar en cinco pagos mensuales, muchos de los contribuyentes entienden que no cuentan con el dinero disponible y deberían vender sus activos para pagarlo.

“Hay mucha resistencia. Como este impuesto no diferencia activos productivos de activos financieros, por ejemplo, una fábrica que no trabajó tiene que vender máquinas para afrontarlo y esas son situaciones donde realmente no se puede pagar. Por eso muchos quieren judicializarlo”, resumió un especialista en diálogo con A24.com.

afip.jpg
El impuesto a la riqueza se podrá pagar hasta en seis cuotas. La AFIP calcula que alcanzará a 13.000 personas.

El impuesto a la riqueza se podrá pagar hasta en seis cuotas. La AFIP calcula que alcanzará a 13.000 personas.

Además, otro advirtió que la fecha de pago coincide con el momento de afrontar Bienes Personales, que sumado a la baja de rentabilidad que provocó la pandemia, despertó la indignación de los contribuyentes.

“Llegaron a un límite de tolerancia para aceptar más presión fiscal. Por eso, muchos clientes preguntan cómo llevarlo a la Justicia”, indicó un tributarista cuyo estudio ya trabaja en más de 200 judicializaciones.

La gente está a contrarreloj y no quiere pagar porque es mucho dinero, así que se están interiorizando sobre los riesgos de judicialización”, señaló un abogado, que reconoció que desde que comenzó el mes recibe al menos tres consultas por día sobre esta cuestión.

Si bien las personas que quedan alcanzados por los valores más bajos prefieren evitar el conflicto, otros estudian diversas estrategias para presentar en los próximos días. En general, el objetivo es probar que el impuesto es confiscatorio, por lo que, entre las opciones que se manejan, se habla de dar aviso a la AFIP y después presentar medidas legales; realizar acciones como amparos o medidas cautelares, o utilizar el mecanismo de “pagar y repetir”, esto es, abonar para después solicitar una devolución.

“Hay que mostrar cómo este impuesto absorbe la mayoría de la rentabilidad que tuvieron y en muchos casos hay que vender activos para vender el impuesto. El fisco puede reclamarle al contribuyente, pero ahí se abre una vía administrativa durante la cual la AFIP no puede embargar los fondos”, describió un especialista en derecho tributario, que estimó que al menos el 30% de las personas alcanzadas por este impuesto acudirán a la vía judicial.

Si bien todavía el conflicto no se desató y se están barajando alternativas, la decisión de demostrar la inconstitucionalidad del gravamen y evitar pagarlo está sobre la mesa.

“Resulta que pagar impuesto es como comerse un sapo, pero imagínate que sea un sapo tan grande que no pase por el sistema digestivo”, ilustró un tributarista que ya prepara su línea de defensa para los próximos días.