Entrevista con A24.com

Todesca: "Vamos a usar los cañones que tenemos para estimular los sectores que faltan recuperarse"

La vicejefa de Gabinete habló en exclusiva con A24.com. Por qué dice que la economía está creciendo fuerte, pero heterogénea. Salario, dólar, Leliqs y el mensaje a los empresarios.
Diego Landi
por Diego Landi |
Creo que en el año 2022 la economía argentina va a volver a crecer

"Creo que en el año 2022 la economía argentina va a volver a crecer", dice Todesca y plantea el foco en la política industrial y de ingresos. (Foto: Jefatura de Gabinete)

Desde la ventana de su despacho de la Casa Rosada se ve Puerto Madero. Es un día lluvioso, como los que agobiaron esta semana, y Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete, recibe a A24.com.

En una charla extensa, la funcionaria se despachó para defender minuciosamente las medidas económicas, productivas y sanitarias que lleva adelante un gobierno que está casi al cierre de campaña, a días de las PASO.

“Las veces que la Argentina hizo foco en la producción y el empleo y puso toda la política económica a ese servicio tuvimos buenos resultados”, sostuvo.

Y añadió: “Creo que en el año 2022 la economía argentina va a volver a crecer y lo que creo que hay que hacer es ser todavía más asertivo en la política industrial y en la política de ingreso. Esos deberían ser los dos ejes”.

A lo largo de la charla, Todesca resalta que van a cumplir con la máxima de que los salarios le ganen a la inflación, considera que “fue una buena decisión este año quedarse tranquilos” respecto del casi ínfimo aumento de tarifas.

Además subraya que el Banco Central tiene las suficientes reservas para mantener el equilibrio cambiario, que las Leliqs no son un problema, que fue correcta la medida del cierre parcial de exportaciones de carne y critica a parte del empresariado que por un lado reconoce que hay mejores indicadores pero “que algunos de ellos francamente tienen su corazoncito en otro lado".

-¿A pocos días de las elecciones, qué estado de situación observan en la economía?

- La economía está creciendo y a un ritmo fuerte. Las proyecciones del Ministerio Economía son en torno al 8% este año. Es una recuperación importante, que viene después de tres años consecutivos de caída.

Es una recuperación que todavía es heterogénea. Hay sectores que están por arriba de 2019: el ejemplo es la industria. Y es importante que la industria esté por arriba del 2019. No es lo mismo cómo se compone el crecimiento.

Si el crecimiento está compuesto por la industria y los servicios asociados, eso quiere decir que se están generando las condiciones para aumentar la producción nacional, el empleo nacional, va a traccionar bienes de mayor calidad, empleo de calidad con salarios más altos, que son los que caracteriza al sector de la industria. Y eso te genera encadenamientos en todo el resto de los sectores.

Entonces no es solo crecer, sino cómo se compone ese crecimiento. Que esté liderado por la industria es francamente muy importante.

Hay otros sectores que también ya recuperaron, pero también hay varios que están afectados por medidas de sanitarias.

-¿A qué atribuyen ese crecimiento?

-Tenemos al más del 50% de los mayores de 18 años con doble dosis. Cobertura con segunda dosis en personas de 50 años más de 75%. Cobertura con segunda dosis en las personas de 60 y más del 80,6%. Y en los mayores de 70 años más 82%.

La cobertura con primera dosis en el total de la población ya está en 62% y la cobertura de mayores de 50 años con una dosis es de 92%.

Hay una baja en el nivel de contagios, una baja en la capacidad de utilización de UTI de cámaras de terapia intensiva y una baja en los fallecimientos.

Estamos frente a un escenario sanitario diferente del que tuvimos hasta acá. Y si no pasa nada muy extraño, entonces estaríamos en condiciones de ir sumando otros sectores a esa recuperación.

-¿Por qué creen eso?

-Porque en la medida en que vos vas relajando todas las restricciones esos sectores se van a recuperar rápido. Porque se puso mucha plata para sostener. Entonces, si bien hubo destrucción, no se destruyó todo lo que estuviese destruido sin esos sostenes.

Y por el otro lado, porque nosotros estamos rotando la política pública. Lo que nosotros no gastamos en ATP o en REPRO, ese tipo de cosas, son fondos que nosotros lo vamos a volcar para estimular sectores. Tenemos el ejemplo de Previaje 2 y un paquete grande de audiovisual que sacó Cultura y hay otras medidas que tenemos en gateras.

¿Piensa que se va a votar con el bolsillo, se evaluará la gestión de la pandemia u otra variable?

-Nosotros siempre hablamos de esta doble crisis y doble recuperación. No es solo que necesitamos recuperar lo que se perdió en pandemia. Hay algunos sectores que ni siquiera están en 2019 todavía. El segundo problema que tenemos es que, una vez que lleguemos al 2019, vos y cualquiera que nos lea va a decir "yo no quería estar en el 2019", porque fue horrible.

Entonces a partir de ese momento nosotros tenemos que recuperar producción, salarios, dispersión del crecimiento, es decir, otros sectores, cantidad de empleo para que se note en el bolsillo. Por eso hablamos de doble recuperación necesaria como para que todos sientan esa salida.

-Pero el impacto en el bolsillo se sintió

-No hemos tenido ningún ejemplo de una discusión tan fuerte como la que representa la pandemia. Es una descusión que no se parece a ninguna otra. Nosotros en la Argentina hemos tenido muchas crisis económicas y sociales, pero esta tiene particularidades.

Cómo eso se va a traducir en términos de que la gente lo que la gente va a votar, no lo sé yo. Lo que sí sé es que las veces que la Argentina hizo foco en la producción y el empleo y puso toda la política económica a ese servicio tuvimos buenos resultados.

Salarios e inflación

-¿De qué forma piensa hacer el gobierno para cumplir la máxima de que los salarios le ganen la inflación?

-Cuando nosotros estuvimos en shock de precios internacionales y nos dimos cuenta de que esa meta que teníamos no se iba a cumplir, y que íbamos a estar bastante por arriba, inmediatamente dijimos: el objetivo es que los salarios le ganan a la inflación y nos preguntamos qué es lo que nosotros podemos hacer para que eso suceda.

Lo primero es articular las políticas más económicas para ir tratando de disminuir la inflación, cosa que no es sencillo en el caso argentino, porque las herramientas que vos Tenés, que básicamente son bajar el tipo de cambio en términos nominales, si se contrarresta un shock de precios internacionales en Argentina te comprás un lío muy grande hacia adelante.

Se puede ir disminuyendo la tasa a la que se desliza el tipo de cambio pero no es lo que se necesita cuando tenés un shock de precios 70% en menos de un año como indica el índice de materia prima del Banco Central.

Entonces para que los salarios o los ingresos le ganen a la inflación lo primero es esta cuestión macroeconómica de cómo ir reacomodando las políticas macroeconómicas para lograr la disminución de la tasa mensual que golpeó muy fuerte en la primera parte del año.

Lo segundo: las paritarias son libres, pero nosotros fuimos muy claros respecto de que era importante reabrir esas paritarias temprano sin anticipar esa reapertura que por ahí estaba prevista para octubre, para noviembre, para diciembre.

Era también necesario sumar algún porcentaje adicional que no estaba previsto y lo dijimos claramente: dimos lugar a esos encuentros e hicimos lo mismo con la paritaria del sector público.

Cecilia Todesca FINAL 2.jpg

"Hay una baja en el nivel de contagios, una baja en la capacidad de utilización de UTI de cámaras de terapia intensiva y una baja en los fallecimientos", remarca Todesca a A24.com.

-¿Y con los jubilados, que también sufrieron esta pandemia?

-Ahí lo que hicimos es esta fórmula que es mejor para la sostenibilidad y pero esa a su vez mejor porque permite crecimientos en términos reales.

La fórmula va a ir dando resultados y esto se va a ver a lo largo de estos meses y también el año que viene. Nosotros fuimos dando bonos adicionales para compensar a una gran mayoría de los jubilados y las jubiladas, también con la AUH y la AUE. Lo mismo hicimos con el salario mínimo vital y móvil y eso impacta también en los Potenciar Trabajo.

No es que nosotros solo discursivamente dijimos los salarios le tienen que ganar a la inflación. Hicimos un montón de cosas.

-¿Y en qué medida piensa que se va a ir recomponiendo el salario real, que es el más bajo de los últimos 10 años? ¿Le van a dar los tiempos electorales, de cara a noviembre?

-Eso tiene disparidades sectoriales. Es muy posible que en el sector privado registrado, donde hay recuperación económica, de otros sectores, que ya tienen recuperación económica, vos tengas una recuperación real de un par de puntos porcentuales, pero tenés otros sectores donde todavía no tenés recuperación. La economía no puede ir más rápido que su propia sombra.

Vamos a usar los cañones que tenemos para estimular los sectores que faltan recuperarse y eso tendría que ir dando una recuperación también en los ingresos.

Arrancamos este año poniendo la meta todas las paritarias en torno al 30, pero cambió el escenario. Hubo un ejercicio realmente muy valioso con los sindicatos. Hubo también un shock brutal de precios que no solo fueron los commodities en términos de los alimentos. Fue además en algunos insumos que se usan para packaging y otro tipo de cosas.

-¿Qué sectores ve con mayor impulso y cuáles más retrasados?

-Con mayor impulso, Industria y Construcción. Y en algunos otros como Economía del Conocimiento. A los que les falta son turismo, cultura y gastronomía porque tienen todavía hoy prohibiciones.

¿Considera eficaces los programas de Precios Cuidados y Super Cerca y cómo sigue la relación con las empresas alimenticias?

-Hay que decir que la economía argentina viene hace rato con un problema de inflación elevada. Lamento decirlo, pero "Ah, pero Macri!”. Veníamos en torno al 20% y Macri nos dejó una inflación y una inercia en torno al 40.

El año pasado pasamos de 53% en el 2019 al 36,1% en el 2020. Pero el 2020 es un año totalmente atípico por la pandemia.

Esos programas son herramientas muy importantes que le ayudan al consumidor en un entorno desordenado de inflación elevada. Son precios de referencia. Ni Precios Cuidados ni Súper Cerca son políticas anti inflacionarias. Es otra cosa.

Empresarios, carne y Leliqs

-¿Mejoraron las relaciones con los empresarios de esos rubros?

-Sí, estamos todo el tiempo conversando. Ellos tenían razón en una parte. Hubo un shock de precios y los insumos les aumentaron. Pensar que solo en Argentina los empresarios son maléficos, yo no tengo esa impresión.

Sí tengo la impresión de que un entorno macroeconómico desordenado da lugar a un conjunto de vivos, que se pasan de vivos, y eso impacta en los índices. Pero acá tenés una cuestión de orden macroeconómico.

-¿Siguen pensando que el cierre de las exportaciones de carne es una buena medida?

-En julio se exportaron 194 millones de dólares. Eso es lo primero que hay que decir para que los que los leen y piensan que no se exportó nada. Es un poco menos de lo que se exportó en 2020 y en 2019. Pero muchísimo más de lo que se exportó en 2016, 2017 y 2018.

La segunda cuestión para que tener bien en claro es que nosotros no estamos ni en contra de los productores ni en contra de los exportadores. Son dos cosas que necesitamos. Más producción y necesitamos exportar más.

Ahora bien, en torno del aumento de los precios que veníamos conversando, la carne aumentó entre 70 y 100% en un año. Y no estoy hablando de los cortes premium: el asado aumentó 100%.

Entonces si vos tenés una aceleración de precio provocada por un shock internacional, más una pandemia que te genera estos desórdenes de reapertura de sectores. Y tenés preocupación por el ingreso real de las familias, hay que tomar algunas medidas.

-Generó mucha disconformidad en el sector rural.

-Acá no fue la prohibición de las exportaciones, solo se dijo hay una parte que no van a poder exportar.

Es siempre esta dificultad de cómo administrar que los precios internacionales no se trasladen hacia dentro de la economía argentina.

Gente que gana en pesos que no pueda acompañar una dinámica de aumento de precios en dólares porque gana pesos.

Así que nuestro único objetivo con esto fue cuidar un elemento que es importante en la canasta básica de los que habitan el territorio. En paralelo estamos desarrollando un Plan Ganadero. Hay que generar más oferta. Hace 40 años que la Argentina tiene la misma cantidad de oferta de carne.

-¿Consideraron correcta la medida entonces a partir de la baja?

-La baja fue muy menor. Pero acá el problema no era que no bajaba, si no que paraba de subir. Nosotros tuvimos meses donde aumentó 9%, 12%, 15% en un mes. Esa dinámica te desordena todo y también te impacta sobre las otras proteínas animales.

¿Cómo impacta la bola de nieve de Leliq que se está armando en las finanzas públicas y qué van a hacer, a medida que la economía se reactive, respecto de una mayor demanda de importaciones?

-Nosotros hacemos eje en nuestra política económica. El eje es la política industrial porque vos necesitás desarrollar las exportaciones y necesitás tener también un plan de sustitución de importaciones.

Tenemos capacidades, tenemos trabajadores, tenemos fábricas, sabemos hacer cosas. Hay que aprovecharlo. Hay que identificar en las cadenas, cuáles son aquellos insumos aquellas partes que vos podrías producir -que no quiere decir producir todo- y empezar a producirlo.

Y del otro tema, vos hablabas tema monetario.

-Sí, específicamente de las Leliqs.

-Otra de las cuestiones estructurales de la economía argentina es el tema del bimonetarismo. Entonces cuando vos tenés un cepo como el que tenemos nosotros, lo que generalmente se iba a dólar, para ahorrar en dólares, ya sea aquí o sacándolos, hoy lo tenés en plazos fijos adentro del sistema bancario.

Esos plazos fijos que están adentro del sistema bancario: una parte son créditos y otra parte quedan en el Banco Central. Así quedan en los bancos y los bancos esa liquidez la utilizan comprándole Leliqs. Eso es política monetaria. La tasa de interés nosotros la bajamos sustantivamente.

Lo que pasa que nosotros tuvimos además una emisión muy fuerte el año pasado porque tenemos un déficit fiscal muy grande explicado en su totalidad por el paquete covid. Pero eso es lo que había que hacer: política fiscal al contrario del ciclo.

El ciclo era absolutamente recesivo: perdimos 9,9%, el año pasado. Lo que había que hacer es poner el gasto público para sostener ATP e IFE y todas las otras políticas.

-¿Pero ven ahí un riesgo?

- No, no, totalmente tiene una dinámica que hay que observar, pero lo que nosotros creemos, que es que lo que vos no tenés acá es descalce de ningún tipo.

Es el reflejo del crecimiento de los plazos fijos en pesos. Y lo que hay que ir tratando es de generar más crédito para que ese dinero se convierta en oportunidades negocios para las empresas y no se quede durmiendo la siesta en las Leliqs. Y también una parte de fondos financien al sector público en la colocación de letras.

Pero todo eso es algo que se hace pausadamente. No se puede hacer de un golpe. Es lógico en una circunstancia con la regulación cambiaria que nosotros tenemos.

-¿Creen que con todas las restricciones y cepos tienen dominado el tipo de cambio?

-El Banco Central fortaleció su posición de reservas y tiene hoy los instrumentos para poder transitar estos meses que, siempre los últimos meses del año, son de una estacionalidad más baja en la liquidación de exportaciones y de una estacionalidad más alta en las importaciones.

Los años electorales también suelen traer cierto ruido asociado, pero el Banco Central hoy tiene las herramientas para atravesar estos meses sin problemas.

Banco Central y negociación con el FMI

-¿Y aún en estos días que el BCRA tuvo que vender de a 100 millones?

-Siempre los últimos días de los meses vienen con mucho pago de importaciones. El intramensual también tiene estacionalidad. Lo vemos dentro de lo que pensábamos que íbamos a tener que pagar de importaciones.

-Este mes hay que pagarle al FMI. Van a usar los Derechos Especiales de Giro que recibieron del mismo organismo ¿no?

-En principio creo que sí. Es algo que por supuesto decide el ministro de Economía. Pero sí, los DEGs ya están, son del Tesoro, están depositados en el Banco Central.

Nuestro objetivo es poder renegociar con el Fondo Monetario un programa que le permita crecer a la Argentina y también devolverle al Fondo Monetario pero sin que esa devolución al Fondo Monetario se transforme en un cepo al crecimiento.

-¿Qué se sabe de la negociación?

-Esa es una negociación que marcha, es una negociación compleja porque es un préstamo muy grande y porque tiene algunas características que son las características típicas -no es que son características para la Argentina- de los programas que tiene aprobados el Fondo.

Me parece que la Argentina está en una buena negociación con el Fondo Monetario pero con preceptos bastante claros, respecto de lo que nosotros tenemos que lograrle esa negociación para que sea sustentable para la Argentina, no por ningún otro motivo.

-Siguen pidiendo más de 10 años para pagar...

-Nosotros por pedir, pedimos todo.

-Dijo usted que hay empresarios a los que les va mejor con este gobierno, pero igual votan a otra cosa. ¿Qué le criticaría a cierta clase del empresariado argentino?

-Lo que quise decir cuando dije eso es que hay dos cosas diferentes. Si vos escuchás el discurso de Funes de Rioja en el Día de la Industria él reconoce que los indicadores son buenos y reconoce que estamos en una situación, la industria está en una situación, muy diferente a la que estaba en los últimos años del gobierno anterior.

Y me parece que eso es súper importante. Eso es lo que tenemos que reconocer, dice. Bueno, pero ustedes están peleando. No, lo que digo es que algunos de ellos francamente tienen su corazoncito en otro lado y es absolutamente razonable y defendible y ni siquiera me importa tanto.

En lo que tenemos coincidencia es en cuál es el plan económico que nos puede sacar adelante. Y creo que ahí no tenemos tantas desavenencias con ellos, más allá de que ellos siguen repitiendo a veces cosas que no funcionaron en otros momentos.

-Por ejemplo.

-Me parece que ellos deberían actualizar el típico reclamo de que hay que bajar todos los impuestos.

O que para generar empleo hay que desproteger al trabajador. Bueno, nosotros tenemos otra idea de cómo funciona la economía. Vos no invertís porque te bajan los impuestos, invertís cuando pensás que vas a vender más, contratás trabajadores y comprás máquinas cuando vas a vender más.

Y por eso nunca se materializó la famosa lluvia de inversiones en el gobierno anterior. Podemos discutir cuestiones tributarias, por supuesto, siempre hay cosas para mejorar,

En el caso del mercado de trabajo exactamente lo mismo: hay un montón de cosas para discutir en convenios laborales específicos que quedaron viejos que tienen que actualizarse

Pero no es cierto, que si vos desregulaste el mercado de trabajo y no protejas a los trabajadores y las trabajadoras vas a tener un mejor empleo. Eso nunca se dio y por el contrario como se vio en pandemia, cuanto más desprotegidos tenés a los trabajadores, sos una peor economía.

El futuro de la economía

-¿Cómo imagina la economía después de noviembre?

- Creo que en el año 2022 la economía argentina va a volver a crecer y lo que creo que hay que hacer es ser todavía más asertivo en la política industrial y en la política de ingreso. Esos deberían ser los dos ejes

-¿Consideran que es sostenible el nivel de subsidios que implementan?

-El tema con los subsidios es el siguiente. En una economía tan heterogénea, como la descubrimos hace un rato, donde vos tenés sectores que se recuperan, sectores que no se han podido recuperar, trabajadores que están trabajando, otros que perdieron el empleo y todavía no pudieron conseguir uno nuevo. O que están trabajando, pero están incluso con suspensiones. El problema del aumento de las tarifas apunta a cómo le pega a cada una de las empresas y cómo le pega cada uno de los hogares.

La probabilidad de equivocarte y vos ser factor, no de salida de la recesión, sino al contrario de volver a generarle una pequeña inflexión hacia abajo a la economía era muy grande.

Entonces me parece que fue una buena decisión este año quedarse tranquilo. A partir del año que viene eso es una discusión a dar porque tenemos que ver cuánto se termina recuperando este año la economía y cómo vemos el año que viene la economía y entonces cuáles serían los parámetros razonables para los subsidios el año que viene.

Se estaban discutiendo aumentos modestos. Lo cierto es que un mismo porcentaje bastante menor de aumento le puede pegar a dos familias que incluso viven en el mismo barrio sin ser un barrio humilde de manera muy diferente porque tenemos muy dañado el mercado de trabajo y todavía con interrupciones que afectan el nivel de actividad.

Y las tarifas que impactan tanto en las unidades productivas como en la familias, entonces eso es un doble rebote con el cual sí había que tener cuidado.

-¿Qué tienen pensando en inversión social a corto plazo? Por ahí salió gran parte del presupuesto.

-La salida del ATP la trasladamos hacia el REPRO que todavía lo tenemos funcionando y en el mes de julio atendimos unos 472 mil trabajadores

Eso te habla de esa heterogeneidad de la que estamos hablando. En el caso del IFE nosotros tomamos la decisión cuando se dio de baja después la tercera ronda dice es plegar políticas que fueran más constantes para las familias.

Lo que hicimos fue ampliar políticas sociales, que hoy están y que se cobran durante todo el año unos Potenciar Trabajo, la otra fue la ampliación de la tarjeta Alimentar, primero el monto y después hasta cubrir niños hasta 14 años.

Las becas progresar que estamos ya casi en 800.000 chicos y chicas y aumentamos también los valores que van de 3.600 a 9.000 pesos por mes. Ampliamos muchísimo la política social sostenida no esporádica.

-¿Qué sintió cuando Cristina por twitter la elogió en su explicación por el derrotero del salario real de los últimos 18 años?

-Esa serie que era el salario real del sector privado registrado mostraba con claridad los efectos las distintas políticas económicas y creo que es algo que estamos discutiendo en este momento que vamos a votar.

Es decir, que más allá de la simpatías personales, el problema es lo que estás votando ¿Estás votando por la producción, por el empleo, por la sustitución de importaciones, por las exportaciones, por la ciencia, por la tecnología, por la salud, por la educación, o estás votando otra cosa?

Esta cosa de que nos vamos a integrar al mundo, pero nadie sabe muy bien por qué. Y vamos a abrirnos a los capitales financieros y cuando vienen vienen bárbaro. Y cuando se van, se llevan puesto todo.

Entonces lo que me pareció importante de esa serie, más allá de quién la tuitee, es que se ve con claridad, qué le pasó al salario real durante los tres gobiernos kirchneristas, el gobierno de Macri y con nosotros, con este efecto tan fuerte de la pandemia.

s