Crisis Política

América dividida por Cuba: cuáles países repudiaron la represión y cuáles no

La situación en Cuba divide al continente americano. Entre quienes rechazaron la represión a los opositores y aquellos que defienden al gobierno y critican el bloqueo de EE.UU.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
En México se repite la división en toda América entre el apoyo al gobierno comunista o a los manifestantes en Cuba (Foto: AP)

En México se repite la división en toda América entre el apoyo al gobierno comunista o a los manifestantes en Cuba (Foto: AP)

La situación en Cuba parece retrotraer al continente a 1962. En ese año, las relaciones de los países americanos con el gobierno de Fidel Castro tuvieron dos hitos fundamentales.

La expulsión de Cuba de la OEA, en enero de ese año, tras la cumbre de los cancilleres en Punta del Este de 1961. Posteriormente, en octubre, llegó la crisis de los misiles. Esa vez el mundo entero creyó que se iniciaría la III Guerra mundial, con el enfrentamiento entre EE.UU. y la Unión Soviética.

Además, comenzó algo que aun permanece: el bloqueo a Cuba determinado por los Estados Unidos. Se impuso en 1960 y se continúa hasta hoy.

Las marchas por la libertad

El fenómeno surgió este fin de semana: marchas populares en reclamo de libertad y protesta por la crisis alimentaria y el manejo de la pandemia. Desde San Antonio de los Baños, en las afueras de la capital, la protesta llegó a las calles de La Habana. Especialmente con jóvenes, valiéndose de la tecnología:

  • Internet
  • Celulares
  • Redes Sociales

Alejados de los combates revolucionarios en la Sierra Maestra, hay una nueva generación que reclama cambios en la isla. Mayores libertades y cambios en el sistema económico. La política se da por añadidura.

Los "contrarrevolucionarios"

Así los ha definido el gobierno comunista. Ahora en manos del presidente Díaz Canel. Por primera vez sin un Castro (Fidel o Raúl) en el poder.

La respuesta fue cortar internet, interrumpir el suministro eléctrico durante varias horas por día y responder a los manifestantes con uniformados. Hay ya al menos 1 muerto, se informó oficialmente.

Un continente dividido

Ante esta realidad cubana, América vuelve a mostrar su división frente a cómo relacionarse con la isla. Desde México, el presidente AMLO (López Obrador) fue de los primeros en alejarse de quienes protestan. Enfocó su visión en el bloqueo.

"Si se quisiera ayudar a Cuba, lo primero que se debería hacer es suspender el bloqueo. Ningún país del mundo debe ser cercado, bloqueado; eso es lo más contrario que puede haber a los derechos humanos", dijo el mandatario mexicano.

En el mismo sentido se manifestó Bolivia, primero por medio de su presidente, Luis Arce, quien expresó su "respaldo" al "pueblo cubano que lucha en contra de las acciones desestabilizadoras". Para Evo Morales, “su pecado fue crear vacuna con más de 92% de efectividad que afectó intereses capitalistas”.

También Nicolás Maduro señaló a los Estados Unidos "en un nuevo intento del imperialismo por derrotar a la revolución cubana".

Desde Nicaragua, el presidente Ortega, señalado por la detención arbitraria de sus opositores en las próximas elecciones, envió una carta de apoyo a Díaz Canel: "Ni pudieron, ¡ni podrán!", dice en una parte de su mensaje que condena al imperialismo (norteamericano) por alentar a quienes protestan en Cuba.

Una duda y una certeza desde la Argentina

"Yo no sé lo que está pasando, pero terminemos con los bloqueos”, fue la primera respuesta que dio el presidente Alberto Fernández. No dijo nada sobre las protestas ni las acciones del gobierno cubano. También él se recostó sobre el embargo. Y sumó a Venezuela: "Los bloqueos le están haciendo un daño incalculable a Cuba y Venezuela", dijo para concluir: "No hay nada más inhumano en una pandemia que bloquear económicamente a un país".

Cuba: la posición de Brasil, Uruguay, Chile y Colombia

Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, fue uno de los mayores defensores de quienes reclaman al gobierno castrista. “Además de alimentos, electricidad e internet, que no existe, fueron a pedir libertad y recibieron balas de goma, golpes y prisión”, dijo el mandatario en claro apoyo a los manifestantes.

En una línea similar, como viene ocurriendo dentro del Mercosur, el presidente uruguayo estuvo más cerca de Bolsonaro que de Fernández. "El pueblo cubano está demostrando un coraje digno de elogiar", Luis Lacalle Pou.

El gobierno de Chile eligió la formalidad para condenar la represión en Cuba. Seguramente, luego de la conmoción social que vivió ese país a finales de 2019 y desembocó en la convocatoria para redactar una nueva constitución. En un comunicado, en nombre del presidente Sebastián Piñera se dijo: "el Gobierno de Chile reitera su convicción de que la libertad de expresión y la manifestación pacífica constituyen derechos humanos que deben ser siempre respetados y resguardados".

Lo mismo vale para el gobierno Iván Duque. Colombia vive aún reclamos que fueron violentos a principios de este año. Por medio de la cancillería pidió a las autoridades en Cuba a "respetar el derecho a reclamar y a garantizar la libertad de expresión del pueblo".

El flamante presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, aún no se pronunció sobre el fondo de las disputas en Cuba. Pero se cruzó con el embajador del país caribeño cuando hace pocos días habló de la reelección indefinida. "Cuba y Ecuador tienen distintos modelos. Y precisamente eso quiero, que sigamos con un modelo distinto al de ellos", expresó Lasso sin eufemismos.

También la OEA, la Conferencia Interamericana de Derechos Humanos y Human Rights Watch, condenaron la represión en Cuba y el corte del acceso a internet para evitar que los manifestantes puedan coordinarse o dar a conocer su postura fuera de la isla.

El papel de los Estados Unidos

El gobierno de Joe Biden mantiene las sanciones sobre Cuba que en su momento, intensificó Donald Trump. Pero ante el conflicto desatado en las calles de La Habana, comentó: “Estados Unidos llama al régimen cubano a escuchar a su pueblo”.

Para los millones de inmigrantes cubanos que viven en los EE.UU. y para la oposición republicana, las palabras del presidente demócrata fueron muy tibias. Esperaban una condena expresa.

Más tarde señaló que las protestas "son un valiente llamado a la libertad". Pero no fue más allá.

62 años más tarde del triunfo de la revolución en la isla del caribe, Cuba sigue siendo motivo de una profunda división en el continente americano.

Se habló de
s