Cultura en Qatar

Argentinos en Qatar: ¿cómo se vive desde adentro en el país del próximo Mundial?

La cultura, las costumbres, la comida, la seguridad, la gente. ¿Cómo es para un argentino vivir en el país de medio oriente sede del próximo Mundial 2022?
Camila Mestres
por Camila Mestres |
Nacho Artigas vivió 1 año y medio en Qatar
Nacho Artigas vivió 1 año y medio en Qatar, sede del próximo Mundial de fútbol 2022

Casi falta un año para el Mundial Qatar 2022, y los hinchas argentinos ya empezaron a averiguar los precios de vuelos para viajar a este país en medio oriente a ver a la Selección Argentina. Sin embargo, más allá de lo que pueda costar el presupuesto para presenciar el evento deportivo, hay que tener en cuenta los detalles de la cultura y las costumbres tan distintas que se vive en esa región.

Según Manuel Paz, cónsul argentino en Qatar, en último censo se registraron 311 argentinos viviendo en el país. "A fines del 2020 se inició un nuevo censo pero aún no contamos con los datos" detalló Paz y agregó: "debido a que nacionales argentinos ingresan a Qatar utilizando otros pasaportes (ESP, ITA, etc), creemos que el número es un poco mayor y podría rondar los 350".

Nacho Artigas, es uno de los tantos argentinos que vivió en Qatar. Tiene 25 años, es periodista y tripulante de cabina, y vivió 1 año y medio en la capital del país, Doha, por cuestiones laborales. Lo primero que destacó de Qatar es el lujo y el “derroche” de dinero. “Es una cultura muy rica. Podes encontrar lugares sumamente lujosos en el medio de la nada” afirmó, y agregó: “Me sorprendió cómo manejan el dinero, y cómo lo muestran. Ellos te echan en cara que tienen plata todo el tiempo”.

image.png

En contracara a este bienestar económico, se encuentra la falta de libertad individual y derechos sociales. “La homosexualidad está penada por ley, y la vida de las mujeres es muy límitada” detalló el periodista quien describió sentirse muy perdido al venir desde un país latinoamericano donde muchos de los derechos ya están ganados. Sin embargo, cuando pudo entender mejor el día a día en Doha, se dio cuenta que la población que “no cumplía con las normas” tenía vidas paralelas. “Todo se hace a puertas cerradas, hay mucha gente que está casada y tiene una doble vida e incluso, las esposas saben esto de sus maridos” concluyó Artigas.

El verano en Qatar

El clima en Qatar es un problema, es más hasta la fecha del Mundial se tuvo que desplazar a diciembre porque los veranos en la región son muy calurosos con temperaturas de hasta 50 grados. “Vos salis a la calle, te quedas parado y transpiras igual” explicó Nacho, igualmente especificó que el país está preparado, y hasta en las zonas más humildes tienen aire acondicionado.Como consecuencia de estos calores, la gente suele salir a pasear y andar en bicicleta alrededor de la 1 o 2 de la mañana.

image.png

El idioma en Qatar

“Qatar era una colonia del imperio britanico, por ende el inglés es su segunda lengua no oficial” detalló Nacho, y afirmó que si bien el idioma oficial es el árabe, al haber tantos inmigrantes y sólo aproximadamente el 11% de población nativa, el inglés se suele utilizar más en la cotidianidad. Por ejemplo, los carteles, y señalizaciones en las calles están escritos en los dos idiomas.

image.png

La comida en Qatar

La comida “es muy diferente a lo que estamos acostumbrados”, pero para alegrar a quienes tienen un gran problema con los sabores, Doha es una ciudad donde podes encontrar restaurantes con alimentos de todo el mundo, es más hasta hay un local gastronómico argentino que se llama “La Boca”

En cuanto a los sabores se puede encontrar mucho curry, cordero, y vaca. El cerdo y el alcohol están prohibidos por la religión musulmana, y solamente se puede consumir en restaurantes ubicados en hoteles lujosos de 5 estrellas, sin embargo el precio es muy caro. “En las calles o supermercados no hay posibilidad de comprar estos productos, a no ser que cuentes con una licencia que te la puede otorgar el gobierno como no” afirmó Artigas.

Seguridad en Qatar

En Doha, Nacho describió que se sentía muy seguro. Él dejaba su celular arriba de la mesa en un café, iba al baño, y no había ningún problema. “No es que hay tanta presencia policial, sino que la seguridad es más bien cultural, la mayoría de la gente tiene internalizado el discurso del no robo, y se aplica bien” detalló el periodista. Sin embargo, para las mujeres no se trata de la misma sensación, Nacho declaró que varias de sus amigas latinoamericanas que se vestían de diferente forma a las nativas, se sentían muy incómodas y observadas por los hombres.

Para concluir, Nacho comentó que su bienestar económico fue excelente, no tenía incertidumbre al hablar de dinero viviendo en ese país respecto a su día a día. Podía ahorrar, y planear un futuro. Sin embargo, afirmó que el bienestar tiene que ver también con el aspecto social: sentirse amparado por un marco jurídico, aceptado por la sociedad y representado.

Se habló de
s