Crisis

Boris Johnson, acorralado en el Reino Unido por un nuevo escándalo: renunciaron 31 integrantes y quieren destituirlo

El primer ministro británico tiene un panorama poco alentador con la dimisión de dos ministros importantes. El "Party Gate" y abusos sexuales de ex funcionarios amenazan la continuidad de su gobierno.
Boris Johnson y el ministro de Finanzas

Boris Johnson y el ministro de Finanzas, uno de los que presentó su renuncia. 

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

El panorama no es nada alentador para Boris Johnson, el primer ministro británico. En las últimas horas, dos importantes ministros renunciaron a sus cargos, en un ambiente sacudido fuertemente por una serie de escándalos que amenazan con ponerle fin a su gobierno. En total ya son 31 los funcionarios que renunciaron y la cifra puede aumentar.

De todos modos, Johnson prometió este miércoles "seguir adelante" con su Gobierno a pesar de los llamados a que abandone su cargo. "La tarea de un primer ministro en circunstancias difíciles, cuando se ha recibido un mandato colosal, es seguir adelante, y eso es lo que voy a hacer", dijo el premier conservador ante el Parlamento.

Al ministro de Salud, Sajid Javid, y el de Finanzas, Rishi Sunak, no le alcanzaron las disculpas presentadas horas antes por Johnson por haber nombrado en un cargo importante a Chris Pincher, un dirigente conservador que la semana pasada renunció tras reconocer que manoseó en estado de ebriedad a dos hombres, uno de ellos diputado.

Medios británicos sobre Boris Johnson 1.jpg
Los medios británicos afirman que todo es un escándalo y hasta pusieron en duda su continuidad.

Los medios británicos afirman que todo es un escándalo y hasta pusieron en duda su continuidad.

La renuncia de dos ministros claves en contra de Boris Johnson

El ministro de Salud anunció su renuncia en un comunicado y argumentó que no podía “seguir con la conciencia tranquila”.

De inmediato, el ministro de Finanzas también presentó su renuncia. “La población tiene la expectativa legítima de un gobierno conducido de manera adecuada, competente y seria”, escribió Sunak en una carta.

“Admito que este puede ser mi último cargo ministerial, pero pienso que estos son valores por los que vale la pena luchar y por eso renuncio”, sentenció.

Ministro de Salud británico 1.jpg
Sajid Javid es el ministro de Salud que también presentó su renuncia.

Sajid Javid es el ministro de Salud que también presentó su renuncia.

Los dos renunciantes responsabilizan a Boris Johnson por el escándalo de los “Party Gate”, unas fiestas organizadas en pleno período de confinamiento en el peor momento de la pandemia por coronavirus. En ese momento los británicos podían salir casi nada de sus casas y tenían prohibido encuentros sociales.

Después de esas fuertes renuncias de los ministros de Salud y Finanzas nada se calmó porque la lista siguió con una gran cantidad de miembros del gobierno, todos de menor rango, pero que ya suman 29 en total y podrían ser más.

Según el análisis de los medios británicos, Johnson se encuentra en una posición muy delicada. Incluso Johnson reconoció que debería haber despedido a Chris Pincher al ser informado sobre las denuncias en su contra cuando era funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores en 2019, pero, en cambio, lo nombró para otros cargos gubernamentales.

Boris Johnson y las disculpas que no alcanzaron

El Kremlin citó a la embajadora de Reino Unido por las "declaraciones groseras" de Boris Johnson
El primer ministro británico, Boris Johnson.

El primer ministro británico, Boris Johnson.

"Creo que fue un error y me disculpo por ello", dijo cuando se le preguntó a Johnson sobre el caso. "Pido disculpas a todos los que se vieron gravemente afectados por esto. Quiero dejar absolutamente claro que no hay lugar en este gobierno para nadie que sea depredador o que abuse de su posición de poder", afirmó.

Un vocero de Downing Street reconoció que Johnson sabía que existían acusaciones contra Pincher por comportamiento sexual inapropiado, pero que no habían generado ninguna queja formal y por eso no se consideró necesario bloquear su nombramiento. Sin embargo, su caso se suma a otros similares en el Partido Conservador en los últimos meses.

A mediados de mayo, un diputado sospechoso de violación fue detenido y posteriormente puesto en libertad bajo fianza. En abril, otro legislador dimitió por ver pornografía en su celular. Y un ex diputado fue condenado en mayo a 18 meses de prisión por agredir sexualmente a una niña de 15 años.

En los próximos días habrá nuevas elecciones en el grupo parlamentario conservador, en las que sus críticos intentarían modificar las reglas. El paso inminente es buscar una mayoría que lo saque del Ejecutivo a Boris Johnson.

s