El caso McCann

El misterioso testimonio en el caso Madeleine McCann que cambió el rumbo de la investigación

Un amigo ocasional del principal sospechoso de haber secuestrado a Madeleine McCann en Portugal confesó cual habría sido el propósito final para llevarse a la niña británica que estaba por cumplir 4 años.

Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Una confesion inesperada puede reorientar el caso de la desaparición de Madeleine McCann en 2007. (Foto: A24.com)

Una confesion inesperada puede reorientar el caso de la desaparición de Madeleine McCann en 2007. (Foto: A24.com)

La confesión de un "amigo ocasional" de Christian Brueckener puede tener un giro fundamental en la causa por la desaparición de la pequeña britanica Madeleine McCann, en Portugal en mayo de 2007. Se trata de un ciudadano inglés, Ken Ralphs, quien habló con la policía y confesó cuál podría haber sido el plan original para secuestrar a la niña que estaba por cumplir 4 años: Brueckner planeaba secuestrar a un niño para vender a un matrimonio que no podía tener hijos.

Embed

Ralphs dijo que se sintió sorprendido al enterarse que un "amigo ocasional" -al que conoció viajando por el territorio portugués- estuviese dispuesto a cometer semejante crimen. Relató que amonestó duramente a otro amigo de Brueckener, quien una noche, entre llantos, le reveló el plan y que a partir de allí, tomaron caminos diferentes.

Sin embargo, cuando Ralphs regresó a Inglaterra, la desaparición de Maddie McCann era la noticia de mayor impacto. De inmediato, recordó el episodio con Brueckner y su amigo y alertó a la policía. Pero cuando la policía portuguesa llegó al hotel en la zona del Algarve - de donde se llevaron a la pequeña- no encontraron ni rastros de Brueckener.

Desde el 3 de mayo de 2007, jamás se supo nada sobre el destino final de Madeleine McCann. Este nuevo dato puede reorientar la investigación.

Caso Madeleine: secuestrar un niño para vender

Ralphs habló con el diario británico "The Mirror" y relató su experiencia con Brueckener en el sur de Portugal en 2003. Eran parte de una serie de "amigos ocasionales" que compartían alojamientos en lugares en los que coincidían. Así lo conoció al alemán, sindicado como el primer sospechoso de haberse llevado a la niña McCann.

Brueckener viajaba con otro ciudadano alemán. En una casa que habían alquilado en Algarve, la región elegida por la familia McCann para sus vacaciones en 2003, se produjo el diálogo clave que sale a la luz casi 20 años más tarde.

Pasaron una noche tomando cervezas y, cuando amanecía, el compañero alemán de Brueckner hizo una dramática confesión. Entre lágrimas, le contó que Breuckner tenía un plan siniestro: secuestrar a un niño en esa zona.

Ralphs contó que de inmediato le reprochó esa idea, pero que luego vino la peor parte del plan: el secuestro debía ocurrir porque Brueckner tenía ya a una pareja que no podía tener hijos dispuesta a pagar una importante suma por ese niño.

casa de brueckner en algarve portugal .jpg
La casa que utilizó el sospechoso Brueckner en Portugal en 2007. (Foto: Gentileza The Mirror)

La casa que utilizó el sospechoso Brueckner en Portugal en 2007. (Foto: Gentileza The Mirror)

Aviso tardío a la policía por Madeleine

El relato de Ken Ralphs sobre su encuentro con Brueckener y su compañero alemán en Portugal, y la posterior confesión sobre el presunto plan de secuestro de un niño, arroja nueva luz sobre el caso de la desaparición de Madeleine McCann. Su decisión de informar a las autoridades británicas después de enterarse de la desaparición de Madeleine demuestra su deseo de colaborar en la investigación y no quedar involucrado en ese crimen.

el artículo del mirror sobre maddie.jpg
El artículo con un dato revelador sobre el posible destino para Madeleine McCann. (Foto: The Mirror)

El artículo con un dato revelador sobre el posible destino para Madeleine McCann. (Foto: The Mirror)

El hecho de que Brueckener esté siendo juzgado por una serie de ataques sexuales en Portugal en fechas cercanas a la desaparición de Madeleine también añade un elemento intrigante a la historia. Si las afirmaciones de Ralphs son ciertas y se puede identificar al matrimonio que estaba interesado en comprar un niño, podría proporcionar pistas cruciales para resolver el caso de la desaparición de Madeleine.

Este nuevo desarrollo sugiere que el caso de Madeleine McCann podría estar cerca de una resolución después de casi dos décadas de incertidumbre y angustia para su familia y para la comunidad en general.

Se habló de