Guerra entre Rusia y Ucrania

El Papa Francisco no descartó ir a Ucrania y evalúa aceptar la invitación de ir a Kiev

Tanto el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, como el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, invitaron al pontífice a viajar hasta ese país "para mostrar su proximidad a la población ucraniana".
Hay que repudiar la guerra

"Hay que repudiar la guerra", fue el mensaje del Papa Francisco. 

El Papa Francisco se reunió este sábado con refugiados ucranianos en Roma, y dio un mensaje contundente. El Sumo Pontífice no descartó viajar al país invadido, al afirmar que “está sobre la mesa” aceptar la invitación de ir a Kiev realizada por las autoridades ucranianas ante la invasión rusa.

“Sí, esta sobre la mesa”, respondió ante la consulta sobre si tenía pensado acudir a la capital ucraniana, realizada a bordo del avión que lo trasladó a Malta para una visita de 36 horas donde la problemática de migrantes y refugiados será un tema central.

La invitación al Papa Francisco

Tanto el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, como el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, invitaron al pontífice a viajar hasta ese país "para mostrar su proximidad a la población ucraniana" por una guerra que el papa criticó reiteradamente.

papa-francisco-niños-ucranianos.jpeg
El Papa Francisco en una visita que realizó en el hospital de Roma, a las pocas semanas de comenzada la guerra entre Rusia y Ucrania.

El Papa Francisco en una visita que realizó en el hospital de Roma, a las pocas semanas de comenzada la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Renovamos las oraciones para que se frene esta crueldad salvaje que es la guerra”, pidió el pontífice el miércoles pasado al encabezar la tradicional Audiencia General en el Vaticano.ante cerca de 4.000 fieles.

El 22 de marzo pasado, Jorge Bergoglio habló por teléfono con Zelenski para abordar la situación en el país y le dijo que está haciendo lo posible por poner fin a la guerra.

Previo a subirse al avión, el Papa se reunió con algunas familias de refugiados de Ucrania que están siendo ayudadas por la comunidad de Sant’Egidio de Roma, acompañadas también por el cardenal Konrad Krajewski, limosnero del pontífice.

Se habló de
s