Pandemia

Francia: polémica por el certificado sanitario para aumentar la vacunación

El presidente Emmanuel Macron defiende la iniciativa para avanzar hacia la inmunidad colectiva. Quienes se oponen dicen que es una medida discriminatoria.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Emmanuel Macron pide Hágase vacunar para defender el certificado sanitario (Foto: archivo).

Emmanuel Macron pide "Hágase vacunar" para defender el certificado sanitario (Foto: archivo).

Francia vive otra tormenta social en plena pandemia. El gobierno de Emmanuel Macron puso en marcha un "certificado Covid", una suerte de aval sanitario para los desplazamientos de las personas vacunadas. Pero despertó profundas reacciones porque su implementación podría generar divisiones, discriminaciones y eventualmente consecuencias durísimas, como la pérdida de trabajos por no estar vacunado.

Desde este miércoles, la presentación del certificado sanitario es obligatorio para todos los que quieran acceder a los cines, teatros, museos y a cualquier evento cultural o espectáculo, deportivo o de otro tipo, que reúna a más de 50 personas. Incluso para subir a la torre Eiffel, que reabrió sus puertas, como símbolo del camino a la "nueva normalidad".

El presidente pidió pragmatismo, coherencia y sentido común. Macron no es partidario de ampliar las restricciones para quienes no tengan el certificado a otras actividades. Muestra evidente que tomó nota de las protestas contra su "pasaporte interno", como lo llaman sus críticos. El mandatario busca la "aceptabilidad social". Si no desactiva la resistencia, el certificado no será de ayuda para promover la vacunación.

Cómo es el certificado sanitario

Está pensado siguiendo los lineamientos del pasaporte sanitario europeo para recuperar el turismo. En este documento figura:

  • Pauta de vacunación completa
  • Haber superado el Covid en los últimos seis meses
  • Disponer de un test PCR negativo de menos de 48 horas

Sus portadores tendrán una serie de beneficios frente a quienes no lo tengan. Estos, en cambio, denuncian al documento como un "arma" para la discriminación en la sociedad.

certificado covid.jpg
El certificado sanitario, motivo de polémica en Francia (Foto: archivo)

El certificado sanitario, motivo de polémica en Francia (Foto: archivo)

Una ley de emergencia

Es la ley del gobierno de Emmanuel Macron, que espera la adopción definitiva del texto por un procedimiento de urgencia antes del fin de semana.

Pero esta iniciativa no encuentra terreno para avanzar en la Asamblea Nacional. Hay novecientas enmiendas presentadas al proyecto presidencial por considerar. Es una manera de postergar el debate. El gobierno, por su parte, denuncia que el Poder Legislativo solo quiere realizar una maniobra de "obstrucción". Macron esperaba que se aprobara este fin de semana para que entrara en vigencia en agosto, el último mes pleno de vacaciones en Europa.

Lo que sucede en la Asamblea es un claro ejemplo del grado de división que despertó este "certificado sanitario" en toda la sociedad francesa.

Urgencia sanitaria

Para potenciar la vacunación, el país se encuentra en el estado de "urgencia sanitaria". Es lo que le permitió al gobierno exigir la obligatoriedad de la vacunación completa a todo el personal sanitario para continuar en funciones. El primer ministro francés, Jean Castex, debió hacer una comparecencia en la Asamblea para explicar los alcances del certificado. Defendió la necesidad de llegar cuanto antes a la inmunidad de rebaño.

Pero los grupos -muy numerosos- que se oponen a su obligatoriedad protestan a diario. La sede del Poder Legislativo en París está con especiales medidas de seguridad para evitar disturbios.

Francia, atrasada en Europa

La negativa a vacunarse fue uno de los principales inconvenientes en ese país. La fuerte incidencia de la segunda ola obró como un catalizador para convencer de la conveniencia de estar inmunizado. Pero aún su grado de aplicación es bajo en el continente europeo. Tanto, que se habla de una cuarta ola en cuanto termine el verano.

vacunación en Francia.jpg

Según "Our World in Data", Francia ocupa el 14° lugar entre las naciones vacunadas con dos dosis en el Viejo Continente con apenas el 42%, frente al 55% de Hungría, el 53,4% del Reino unido o el 52,1% de España. Está, incluso, por debajo de la media de la Unión Europea, que es del 43,8%.

La polémica por el "certificado sanitario" impide a Francia centrarse en el objetivo de fondo: controlar a la pandemia, que cambió la vida en el planeta desde hace 20 meses.

Embed