sentimientos ✍

Japón, Corea del Sur y Alemania: ¿qué hicieron los países que lograron domar al coronavirus?

por Redacción A24_com | 23 de marzo de 2020 - 06:32
Japón, Corea del Sur y Alemania: ¿qué hicieron los países que lograron domar al coronavirus?

Mientras que Italia y España se posicionan como las naciones más golpeadas por la pandemia de coronavirus, Japón, Corea del Sur y Alemania se presentan como los estados en donde la el brote pudo ser contenido, al igual que China.

¿Cómo lo hicieron?

Japón

Ubicado en la denominada "zona roja" de la pandemia, Japón se posicionó como la nación a imitar ante el avance del COVID-19. Pese a que en este país el virus ya circula entre la población y que al inicio de la expansión estuvo entre los tres Estados más afectados, logró frenar la propagación a una tasa del 0,07 por cada 10 mil habitantes.

“En comparación de otros países, donde el aumento de la cantidad de personas infectadas va a un paso acelerado, en nuestro país se está logrando controlar la velocidad de aumento“, explicó Abe Shinzo, primer ministro nipón.

Algunas de las medidas que adoptaron son similares a las que se están aplicando en la Argentina aunque, gracias a su cultura, con un fuerte acatamiento. Desde la detección del primer caso, el 27 de febrero, se dispusieron iniciativas selectivas (enfocadas a algunos distritos) y progresivas.

Aquí algunas:

  • Comité de expertos: en el marco de una Ley de Medidas Especiales relativas al nuevo coronavirus, el Estado japonés puso al frente de las recomendaciones a los que más conocen sobre pandemias.
  • "Estado de emergencia": "Grandes esfuerzos que implican inconveniencias”. Con esta frase Shinzo señaló que “declarar el estado de emergencia implicaría restringir diversos derechos particulares y pensamos decidir prudentemente escuchando las opiniones de los expertos“, pero este método es una forma de “prevenir la propagación y mantener las funciones sociales”.
  • Cierre de fronteras: para frenar la presencia de casos importados, el Estado japonés cerró sus fronteras con China y Corea del Sur, instauró una cuarentena de 14 días las personas prevenientes de zonas de riesgo y comenzaron a pedir visas a distintas naciones. Se extremaron los cuidados en los aeropuertos y comenzaron a tomar la temperatura a los denominados casos sospechosos.
  • Aislamiento social: impulsaron rápidamente el home office, dispusieron una línea para consultas y se suspendieron eventos masivos, entre ellos las fiestas regionales y nacionales. Este punto fue uno de los más importantes y que obtuvo un alto acatamiento por parte de la población. Incluso, se impusieron severas multas para los comercios que aumentaron descontroladamente los precios o los revendían.
  • Resguardo de grupos de riesgo: los adultos mayores y personas con enfermedades preexistentes son el grupo más vulnerable ante el COVID-19. Como Japón cuenta con una población muy longeva, pusieron un especial foco en esta población y en métodos para fortalecer su sistema inmunológico.
  • Suspensión de las clases: a finales de febrero el Estado japonés suspendió las clases en las escuelas primarias y secundarias. Además, se dispuso de lugares de guarda para los que no pudieran quedarse en sus casas y anunciaron “subsidios para los padres que deben ausentarse del trabajo, ayuda para las empresas que preparan las comidas escolares y los productores lácteos que enfrentan una situación difícil debido a la detención de suministro de comidas escolares”.
  • Estudios generalizados: el Estado nipón señaló la importancia de detectar pacientes en sus primeros estadios, es por eso que aseguraron que "es posible realizar más de 6 mil pruebas (PCR) por día" y absorbieron el total de los gastos por estos estudios.
  • Se evitó el colapso el sistema sanitario: “Aseguramos más de 12.000 camas hospitalarias disponibles en instituciones médicas designadas para infecciones de todo el país. También 3.000 respiradores artificiales necesarios para el tratamiento de pacientes graves”, ya que, según explicó Shinzo, "aún no existe una medicina definitiva ni vacunas y no queda otra opción que continuar los tratamientos sintomáticos".

Corea del Sur

Sin llegar a instaurar una cuarentena total, en Corea del Sur se les pidió a los ciudadanos mantener un aislamiento social, que fue acatado por el total de la población. En base a la experiencia que adquirieron durante las pandemias del SARS y el MERS dispusieron:

  • Test masivos: Se instalaron 633 puntos de control y se realizaron 20 mil tests a diario, superando los 200 mil desde que comenzó el brote. De esta manera, se evitó que colapsara el sistema de salud, uno de los más robustos del mundo, al atender a los pacientes en los primeros estadios de la enfermedad.
  • Coordinación sanitaria: articularon, en conjunto y de manera coordinada, el sistema público y privado de salud. En esa nación, el 97% de la población abona un Seguro Nacional de Salud y el 3%restante, con menores ingresos, recibe un programa de ayuda del Gobierno.
  • Aislamiento de casos confirmados: con la detección temprana de los casos, estos pacientes fueron aislados en salas con presión negativa (que evita que el aire contaminado se filtre al exterior) para evitar la propagación. Además, se realizó un control, mediante GPS, de los pacientes infectados ambulatorios para evaluar incumplimientos y minimizar los contagios.

Alemania

“Si el virus está ahí afuera, la población no tiene inmunidad al virus, y todavía no hay terapias ni vacuna, entonces entre el 60-70% de la población podría infectarse”. Con esta frase, Ángela Merkel explicó cuál sería el panorama alemán, y además mundial, frente al COVID-19.

Y agregó: “Permítanme decirles: la situación es seria. Tienen que tomarla también en serio. Desde la reunificación de Alemania... no, desde la Segunda Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada”.

Más allá de estas palabras, que bien podrían ser catalogadas como alarmistas, Alemania se expresa como una de las naciones que no solo se enfrenta al coronavirus de manera eficiente, sino que tiene una de las tasas de mortalidad más bajas del planeta. ¿Cómo hicieron?

  • Baja tasa de letalidad: hasta el momento se encuentra debajo del 0,3%. Según los especialistas, y al igual que las otras 2 naciones, esto se basó en la detección precoz de los infectados.
  • Detección precoz y test masivos: “La capacidad en Alemania es muy significativa; podemos realizar más de 160.000 tests por semana, y eso puede aumentar más”, explicó Lothar Wieler, presidente del Instituto Robert Koch (RKI), la agencia alemana para el control de enfermedades contagiosas, en declaraciones a la prensa. Todos aquellos que hubieran estado en contacto con personas infectadas o procedentes de zonas de riesgo eran evaluadas.
  • Sistema de salud robusto: Alemania cuenta con 25.000 camas con respirador en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y estiman duplicar la cantidad de plazas. Por lo cual, su sistema de salud se encuentra en pleno funcionamiento.
  • Población joven: “Más del 70% de las personas infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, señaló Wieler, los cuales no padecen enfermedades de base que compliquen su pronóstico.