Elecciones

Lasso se proclamó presidente electo y asume el "desafío" de cambiar a Ecuador

Su victoria fue reconocida por su rival, el izquierdista Andrés Arauz. Con más del 97% escrutado, se impuso con 52,51% de los votos frente a un 47,49%.
11 de abril de 2021 - 23:39
Guillermo Lasso

Guillermo Lasso, candidato a presidente de Ecuador.

El exbanquero conservador Guillermo Lasso se proclamó este domingo presidente electo de Ecuador y anunció que asumirá el "desafío" de cambiar a su país, aquejado por una crisis económica agravada por la pandemia del covid-19.

"El 24 de mayo próximo asumiremos con responsabilidad el desafío de cambiar los destinos de nuestra patria y lograr para todos el Ecuador de oportunidades y de prosperidad que todos anhelamos", dijo el conservador, cuya victoria fue reconocida por su rival, el izquierdista Andrés Arauz.

Sonriente, agradeció uno a uno a las personas que ayudaron en su victoria: Jaime Nebot, el líder del Partido Social Cristiano que decidió aliarse para evitar una vuelta del correismo al poder, a sus socios del movimiento conservador CREO y al estratega Durán Barba.

Lasso no mencionó en ningún momento a su rival, Andrés Arauz, mantuvo el discurso antigrieta que adoptó después de entrar raspando al balotaje presidencial, a solo décimas porcentuales del candidato que quedó tercero y que se presentaba como una superación de la polarización entre correismo y anticorreismo, el líder indígena Yaku Pérez.

"Hoy todos podremos dormir en paz y en calma", aseguró el exbanquero y prometió que construirá desde mayo, cuando asuma la Presidencia, "un proyecto nacional que continúe escuchando a todos". Asimismo, prometió que "desde mañana" trabajará "en el proceso de vacunación con decisión", aunque no hizo anuncios concretos de cuáles serán sus primeras medidas en ese sentido.

Con más del 97% escrutado, Lasso se impuso con 52,51% de los votos frente a un 47,49% de Arauz, según el portal del Consejo Nacional Electoral (CNE). Hasta ahora, las actas observadas eran del 4,5%, una cifra más pequeña que en la primera vuelta.

Tras largas demoras en la primera vuelta, el CNE se había comprometido a entregar los resultados finales en la noche de las elecciones.

Guillaume Long, vocero de la campaña de candidato correista y ganador de la primera vuelta presidencial, Andrés Arauz, se había mostrado confiado horas antes en que podrían dar vuelta la elección cuando se cargaran de forma masiva los votos de la costa del país, una región tradicionalmente más cercana a su movimiento. Sin embargo, esto nunca sucedió en el escrutinio oficial y la ventaja, aunque pequeña, se mantuvo.