Crisis en Brasil

Los cinco puntos relevantes del decreto que había preparado Jair Bolsonaro para desconocer el triunfo de Lula

El texto completo lo reveló Folha de San Pablo y llevaba la firma del exmandatario brasileño. La justicia brasileña pidió la extradición del anterior ministro de Justicia, que huyó a Estados Unidos.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Jair Bolsonaro y su ministro de Justicia

Jair Bolsonaro y su ministro de Justicia, Anderson Torres. Redactó un decreto que suspendía el resultado electoral que dio ganador a Lula (Foto: gentileza El intransigente).

"Art.:1.º Se decreta... el Estado de Defensa en la sede del Tribunal Superior Electoral...". Así comienza el decreto con el que Jair Bolsonaro buscaba desconocer el triunfo de Lula da Silva en la segunda vuelta electoral de las últimas elecciones presidenciales de Brasil. La intervención al Tribunal electoral le daba atribuciones al entonces presidente para revisar y objetar todo el proceso.

Según el decreto, se ponía en manos de los militares la revisión de las elecciones y podía declararse nulo el acto por el que Lula ganó su tercera presidencia.

lula presidente.jpg
El exministro de Justicia de Bolsonaro tenía en sus oficinas un decreto para intervenir el tribunal electoral y desconocer la victoria presidencial de Lula (Foto: gentileza El diario).

El exministro de Justicia de Bolsonaro tenía en sus oficinas un decreto para intervenir el tribunal electoral y desconocer la victoria presidencial de Lula (Foto: gentileza El diario).

Ahora quedan pocas dudas sobre la real intención del derrotado Jair Bolsonaro en las elecciones que consagraron como nuevo presidente a Lula de Silva. La Justicia tiene ya en sus manos este documento, que nunca salió a la luz, pero que llegó a redactarse y fue preservado por el entonces ministro de Justicia bolsonarista, Anderson Torres.

Torres huyó del país antes del intento de golpe de Estado del domingo. Está en los Estados Unidos y la justicia brasileña pidió que sea extraditado. No obstante, pese a la huida, en sus oficinas quedó este documento más que revelador sobre el dudoso compromiso democrático del gobierno de Bolsonaro.

Grave amenaza al orden público y la paz social

Esa es la consideración principal del decreto preparado tras la victoria de Lula. El gobierno de Bolsonaro pretendía intervenir el tribunal electoral para evitar la consolidación del tan temido "fraude", del que nunca pudo presentar una sola prueba.

El diario Folha de San Pablo tuvo acceso de manera exclusiva al texto completo de ese decreto que anulaba un principio fundamental de la democracia: desconocía el resultado de la voluntad popular en las urnas.

decreto 1.jpg
La primera parte del decreto preparado por el gobierno de Bolsonaro para desconocer el triunfo de Lula en Brasil (Foto: Folha de San Pablo),

La primera parte del decreto preparado por el gobierno de Bolsonaro para desconocer el triunfo de Lula en Brasil (Foto: Folha de San Pablo),

En concreto, la decisión que estuvo a punto de tomar el gobierno de Bolsonaro planteaba 5 puntos fundamentales

decreto2.jpg
El decreto preparado intervenía a la Justicia electoral y llevaba el nombre del presidente Jair Bolsonaro (solo faltaba su firma). (Foto: Gentileza Folha de San Pablo)

El decreto preparado intervenía a la Justicia electoral y llevaba el nombre del presidente Jair Bolsonaro (solo faltaba su firma). (Foto: Gentileza Folha de San Pablo)

1- Negar el triunfo de Lula da Silva

El diario "Folha de San Pablo" asegura que la intervención al Tribunal electoral dejaba en suspenso el resultado del balotaje. Como ya se señaló, Bolsonaro nunca pudo presentar pruebas sobre el fraude o manipulación de la votación electrónica. Por eso, intervenir al tribunal electoral le daba el instrumento para "desconocer y revisar" su derrota.

2- Apartar al juez Alexadre de Moraes

El decreto fijaba la intervención del tribunal electoral por 30 días, prorrogables por otros 30. Así dejaba sin autoridad a su presidente, Alexandre de Moraes, quien es además integrante del Supremo Tribunal de Justicia. Moraes fue el encargado de escribir todos y cada uno de los fallos contrarios a los planteos de fraude presentados por Bolsonaro durante la campaña electoral. Por eso debía apartarlo: era su enemigo público número 1.

ministro de la corte Moraes.jpg
El decreto apócrifo quitaba de la escena al juez De Moraes, el enemigo número 1 para Jair Bolsonaro (Foto: gentileza Daily Mur).

El decreto apócrifo quitaba de la escena al juez De Moraes, el enemigo número 1 para Jair Bolsonaro (Foto: gentileza Daily Mur).

3- Suspensión del secreto de los jueces electorales

El fundamento legal era para revisar si hubo alguna falta o mal procedimiento en el proceso electoral y sus controles. Pero la verdadera razón era que, al mismo tiempo, Bolsonaro tuviera la chance de conocer todos los diálogos de los responsables de verificar el acto electoral, especialmente el presidente del cuerpo, el ministro De Moraes.

4- Control absoluto de la justicia electoral

El borrador hallado en la casa de Anderson Torres incluso preveía un control de "acceso a las instalaciones del Tribunal Superior Electoral". Con esa atribución máxima podría abrirse el camino a encontrar "irregularidades" a favor de Lula que nadie podría poner en tela de juicio. El decreto de intervención prohibía ese mecanismo de apelaciones.

5- El papel de las Fuerzas Armadas

En el decreto, los uniformados se convertían en la práctica como el nuevo tribunal electoral o, en todo caso, el brazo ejecutor del ministro de Justicia de Jair Bolsonaro. Bajo el nombre de "Comisión de Regularidad Electoral", militares bolsonaristas harían un nuevo recuento de votos.

El resultado electoral, en manos de Bolsonaro

Todos esos elementos son suficientes para demostrar el verdadero peligro del decreto que finalmente no se firmó. Durante 30 (o 60 días de haber sido necesario) el control total y absoluto de la verificación de las elecciones habría estado en manos del presidente de la República.

Bolsonaro, o la intervenida Justicia electoral, podía encontrar así el fraude "denunciado" y, en todo caso, anular las elecciones o descartar votos tomados como válidos. Esas decisiones no podrían ser apeladas ante la justicia. O lo que es lo mismo: declarar el ganador de las elecciones por decreto. Un decreto firmado por el presidente Bolsonaro, que quería ser reelecto.

s