Crisis mundial

"Mi deseo es que se termine todo esto": el crudo relato de un argentino en Ucrania en pleno ataque de las tropas rusas

Marcelo Mack es un argentino que está radicado en Ucrania hace cuatro años. "Lo que está haciendo Rusia es una locura, están entrando por todos lados, la gente está muy nerviosa y preocupada".
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
Marcelo Mack es argentino y vive desde hace cuatro años en la ciudad de Ivano-Frankivsk

Marcelo Mack es argentino y vive desde hace cuatro años en la ciudad de Ivano-Frankivsk, a 500 kilómetros de Kiev, la capital de Ucrania.

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Un día normal, sin bombas, Marcelo Mack se despierta a las 9 de la mañana y mientras desayuna empieza a planificar su jornada laboral. Desde hace unos días, el panorama se modificó. Se levanta con una esperanza que se le niega: no escuchar el sonido de la guerra. La invasión de Rusia a Ucrania y la escena de largas filas de autos escapando de Kiev, la capital, es una postal de la preocupación.

“Mi deseo es que se termine todo esto”, explica a A24.com Marcelo Mack, que nació en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, y desde hace cuatro años vive en la ciudad de Ivano-Frankivsk, ubicada a 500 kilómetros de Kiev.

Mientras habla mira con preocupación por la ventana de su hogar. "No puedo salir de la compu porque tengo todas las aplicaciones abiertas para estar atento a la información y desde acá también trabajo como teleoperador para una empresa española", dice.

Guerra Rusia-Ucrania 1.jpg
Los vehículos militares rusos pasan por una calle después de que el presidente Vladimir Putin autorizó una operación militar en el este de Ucrania.

Los vehículos militares rusos pasan por una calle después de que el presidente Vladimir Putin autorizó una operación militar en el este de Ucrania.

"Acabo de mandar un mail a la Embajada Argentina acá en Ucrania para tener más información pero solo me dijeron que estuviera atento a las noticias. Estamos a 30 cuadras del aeropuerto y hoy ya nos despertamos con bombardeos. Es horrible despertarse con ese ruido. Ahora envié otro mail a la Embajada para ver si teníamos alguna vía de salida pero no solamente yo, también mi familia. Estoy esperando la respuesta", cuenta ilusionado.

Y agrega: "Lo primero que hicimos a la mañana fue juntar agua. Si la cortan, hay que tener agua potable y agua para bañarnos. Después salí a los cajeros automáticos y cada dos cuadras hay uno pero estaban todos llenos. Hay que sacar dinero de a poco. Y hay que hacer muchas operaciones".

El drama de vivir en Ucrania

Al momento de ir a hacer las compras, Marcelo se encontró con que los supermercados estaban desbordados de gente y que faltaban cosas esenciales como pan y leche. La cotidiano ya no está más ahora.

"Había que pagar en efectivo porque no te aceptan tarjeta. Y a partir de las seis de la tarde nos dijeron que ya no se puede andar. Ese es el panorama”, confiesa.

"La gente está muy nerviosa y preocupada. Están entrando por todos lados. Me decía mi esposa que en Chernobyl están luchando un montón. Si explota algo de esa central atómica puede ser terrible", aclara.

"De Rusia tengo la visión más negativa que puedas entender. Lo que está haciendo es una locura, se buscó todo estratégicamente. Desde hace años que están viendo la manera de entrar a Ucrania. Empezaron con entrenamientos en Bielorrusia pero con toda la idea de entrarnos por todos lados", afirma.

"Esto no se pensaba jamás"

Marcelo dice que desde el 13 de enero se empezó a sentir cierta preocupación. "Recuerdo que en ese momento habíamos hablado con mi mujer de salir del país, pero bueno, hay mucha gente mayor que pensaba que no iba a pasar nada por la relación entre Ucrania y Rusia. Mi esposa mismo tiene muchos familiares y trabaja en Rusia. Esto no se pensaba jamás", repite durante la charla.

La intención de irse no está en su cabeza. "Todo depende lo que quiera hacer mi esposa. Creo imposible que podamos salir todos. Ella no va a salir sola con un hijo y va a dejar a la demás familia, a sus padres, sus hermanos. Me imagino que tenemos que quedarnos por acá".

"Me está llamando todo el mundo, no pensé que me querían tanto", se despide Marcelo Mack, con la intención de mostrar que todavía le queda algo de humor después de horas de incertidumbre.

s