América Latina

Naciones Unidas advierte que la pandemia aumentó la distancia entre los más ricos y los más pobres

Es la conclusión del informe anual del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. La crisis del Covid reveló que crecer con poca productividad no es sostenible.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Atrapados por la alta desigualdad y el escaso crecimiento en América Latina. La presentación del informe anual del PNUD.(Foto: archivo).

Atrapados por la alta desigualdad y el escaso crecimiento en América Latina. La presentación del informe anual del PNUD.(Foto: archivo).

La concentración de poder, la violencia, y las políticas de protección social ineficientes en América Latina, conforman un círculo vicioso. El resultado: una clara limitación al desarrollo humano. Esa es la conclusión principal del informe anual del Programa de Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD). A24.com participó de la videoconferencia en la que se presentó el capítulo regional correspondiente a 2021. Estas son sus consideraciones más relevantes.

Una brecha ampliada por la pandemia

La distancia entre la extrema riqueza y extrema pobreza y vulnerabilidad que caracteriza a la región quedó de relieve en este nuevo relevamiento. La pandemia no hizo más que alimentar ésta situación de desigualdad en América Latina.

Pese a los avances de las últimas décadas, nuestros países son más desiguales que los de otras regiones con niveles similares de desarrollo.

Sus indicadores sociales se encuentran por debajo de los esperados para su nivel de ingreso promedio.

Tres factores claves para el desequilibrio

El PNUD considera que la desigualdad se ha incrementado por:

  • La concentración de poder.
  • La violencia en todas sus formas.
  • Las políticas de protección social que no funcionan bien.
la trampa gráfico.JPG
América Latina y la trampa del escaso crecimiento que genera mayor desigualdad (Foto: Informe PNUD)

América Latina y la trampa del escaso crecimiento que genera mayor desigualdad (Foto: Informe PNUD)

“El informe hace un llamado a los latinoamericanos para que comprendan la conexión entre todos estos factores y destaca un punto de entrada que puede servir para liberarse del bajo crecimiento y alta desigualdad: la implementación de sistemas universales de protección social que sean redistributivos, fiscalmente sostenibles y más favorables al crecimiento,” explicó Luis Felipe López-Calva, Subsecretario General Adjunto de la ONU y Director Regional de PNUD para América Latina y el Caribe.

jefe del informe.JPG
Luis López-Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe, presentó el informe anual (Foto: Captura de Pantalla)

Luis López-Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe, presentó el informe anual (Foto: Captura de Pantalla)

La crisis de la pandemia del COVID-19 exacerbó aún más las desigualdades a lo largo de 2020 y 2021. Esto ha tomado diferentes formas, que van desde impactos sobre los ingresos de los hogares hasta una incidencia cada vez mayor de violencia doméstica.

La concentración del poder

En su participación central de la videoconferencia reseñó que como refleja el trabajo de más de 300 páginas, “la concentración de poder en manos de unos pocos que defienden sus intereses privados es uno de los factores que conectan la alta desigualdad con el bajo crecimiento”.

López-Calva dijo que el poder mal utilizado distorsiona las políticas públicas y debilita las instituciones: "Cuando se captura la política en manos de pocos grupos y se afecta la competencia, el resultado es la concentración del poder, que provoca menos libertades y menor desarrollo económico de los países".

Región desigual.JPG
El PNUD establece que América Latina y el Caribe conforman la segunda región más desigual en el mundo ( Foto: Informe PNUD)

El PNUD establece que América Latina y el Caribe conforman la segunda región más desigual en el mundo ( Foto: Informe PNUD)

Políticas sociales y laborales insuficientes

El informe también se detiene en la fragilidad de los sistemas de protección social de la región, la cual se vio agravada por la magnitud de la pandemia en esta parte del mundo.

Esta desigualdad trajo como consecuencia que los gobiernos de muchos países de Latinoamérica y el Caribe crearan en muchos casos sistemas paralelos al mercado laboral formal, de menor calidad, para cubrir a las personas que quedan excluidas, que en la región son la mayoría. En la Argentina, el informe del PNUD coloca al 46% de la población activa sin acceso a la seguridad social.

fuera de seguridad social.JPG
El trabajo informal está fuera de la protección de las normas legales de la seguridad social (Foto: Informe PNUD)

El trabajo informal está fuera de la protección de las normas legales de la seguridad social (Foto: Informe PNUD)

Esto produce la segmentación de la fuerza laboral en dos categorías:

  • Trabajadores formales, cubiertos por programas de seguridad social contributiva (SSC), estabilidad laboral y regulaciones de salario mínimo.
  • Trabajadores informales, que reciben los beneficios que ofrecen los programas de seguridad social no contributiva (SSNC). Esta división es una característica central de los mercados laborales en Latinoamérica.

Esto trajo un menor crecimiento, con una mayor volatibilidad de los ciclos de expansión de la economía. En promedio, casi se igualan los ciclos de crecimiento del PBI con los de caída en un período de casi 60 años

El caso argentino

Nuestro país es uno de los más afectados por las crisis recurrentes: alterna 34 años de crecimiento con 24 de caídas. Solo superado por Venezuela.

Caída y Crecimiento PBI.JPG
En los últimos 57 años, la Argentina alternó 34 años de crecimiento con 24 de caída del PBI (Foto: Informe PNUD)

En los últimos 57 años, la Argentina alternó 34 años de crecimiento con 24 de caída del PBI (Foto: Informe PNUD)

Otra de las conclusiones del informe anual es la baja productividad en la región. Debido en gran medida a esa alternancia entre crecimiento y crisis económicas.

La desigualdad en aumento

Solo los países del África subsahariana superan a Latinoamérica y el Caribe en este terreno, pese al crecimiento en todo el continente durante las dos últimas décadas.

Argentina desarrollo muy alto.JPG
Argentina, Uruguay y Chile, los países de la región con mayor índice de desarrollo humano (Foto: Informe PNUD)

Argentina, Uruguay y Chile, los países de la región con mayor índice de desarrollo humano (Foto: Informe PNUD)

Según el Índice de Desarrollo Humano (del PNUD) hay tres países que presentan los mejores registros de toda la región: Argentina, Chile y Uruguay. Incluso, superan a Brasil y México, las dos economías latinoamericanas más grandes.

La percepción de la democracia

Según este reporte, el 46% de la opinión pública en esta porción de mundo cree que el sistema democrático no funciona bien y no está dando las respuestas adecuadas para reducir la desigualdad.

Esto se ha podido ver claramente en varios países como en Colombia y Chile, que afrontaron importantes momentos de confrontación social con sus gobiernos. O el caso de Bolivia con su proceso electoral interrumpido, la salida del poder de Evo Morales y la normalización institucional que se demoró un año y medio.

El 20% más pobre en las sociedades de cada país es el que más manifiesta su disconformidad con el desempeño de las autoridades democráticas para resolver estos graves problemas de inequidad y falta de progreso.

concentración de la riqueza.JPG
La riqueza se ha concentrado en  América Latina a un mayor ritmo durante la pandemia (Foto: PNUD)

La riqueza se ha concentrado en América Latina a un mayor ritmo durante la pandemia (Foto: PNUD)

La violencia en aumento, por la exclusión y la desigualdad

El documento anual señala que América Latina y el Caribe es la región más violenta del mundo.

La violencia limita también el crecimiento a través de su impacto sobre el capital humano (y la productividad) y sobre la inversión pública y privada que se ve distorsionada, así como por el gasto en seguridad y por la incertidumbre acerca de los derechos de propiedad.

tasa de homicidios.JPG
América Latina es la región más violenta del mundo. Pero la Argentina tiene el segundo mejor índice de seguridad. Muy superior al promedio de la región. (Foto: Informe PNUD)

América Latina es la región más violenta del mundo. Pero la Argentina tiene el segundo mejor índice de seguridad. Muy superior al promedio de la región. (Foto: Informe PNUD)

Conclusión

"Es como si estuviéramos en un pozo y siguiéramos cavando hacia abajo", resumió López-Calva. Pero el gran desafío para la región es lograr frenar las condiciones que generan esa desigualdad que no disminuye.

Para ello, dice que deben darse las bases para un mayor crecimiento con sostenibilidad ambiental. Junto a una mayor inclusión y movilidad social.

A pesar del avance de la región en las últimas décadas para convertirse en una zona de ingreso medio, la dinámica de esta trampa ha hecho que ese progreso sea inestable; y las crisis recientes han demostrado la rapidez con la que se pueden producir retrocesos.

Este es el primer paso para poner fin a esta trampa en que se encuentra América Latina.

s