Pandemia y galardón

Polémica en el mundo científico por el Premio Nobel de Medicina

Los grandes favoritos eran los creadores de las vacunas contra el coronavirus. Pero el Comité Nobel volvió a sorprender como suele hacer con las distinciones.
Cada entrega del premio Nobel despierta aplausos y genera polémicas (Foto: Archivo)

Cada entrega del premio Nobel despierta aplausos y genera polémicas (Foto: Archivo)

Tan justificado como polémico. Como suele ocurrir año tras año con la entrega del Premio Nobel. Por lo general, el más controvertido suele ser el Nobel de la Paz. Pero el Nobel de Medicina 2021 abrió las discusiones de las distinciones de este año.

El galardón de este año se otorgó a David Julius y Ardem Patapoutian. En su página oficial, el comité compartido por suecos y noruegos destacan: "Sus descubrimientos han desvelado uno de los secretos de la naturaleza al explicar la base molecular para sentir el calor, el frío y la fuerza mecánica, que es fundamental para nuestra capacidad de sentir, interpretar e interactuar con nuestro entorno interno y externo".

Sin duda, el reconocimiento fue merecido y así lo valoró la comunicad científica. Es un dato de la ciencia básica que descubrió el funcionamiento de un mecanismo fundamental para la supervivencia humana. Pero ahí surge la pregunta: ¿y los científicos que desarrollaron las vacunas ARN mensajero, clave contra el coronavirus? ¿No merecían antes que nadie este mismo premio?

nobel de medicina 2021.jpg
David Julius y Ardem Patapoutian, ganadores del Nobel de Medicina 2021 (Foto: Comité del Premio Nobel)

David Julius y Ardem Patapoutian, ganadores del Nobel de Medicina 2021 (Foto: Comité del Premio Nobel)

Uno de los responsables del comité que eligió a los premiados explicó que este importante descubrimiento fue hecho hace una década. Entonces, la polémica cobra más fuerza con una otra pregunta: ¿este era el momento para distinguir ese trabajo, cuando la pandemia aún no ha terminado?

Sensores de temperatura vs. ARN mensajero

“Sería un error del Comité Nobel no darle el premio de este año a la vacuna ARN mensajero, incluso si es un poco arriesgado”, había declarado Ulrika Björkstén, una de las voces principales de la radio de Estocolmo en Suecia. Es la responsable del servicio de Ciencia de esa radio. Sin embargo, el Comité Nobel eligió a otros científicos en para premiar.

Se trata de los descubridores de los sensores de temperatura en nuestro cuerpo y cómo envían la información al cerebro para producir las respuesta adecuadas para nuestra protección. El caso más fácil para entender: Al acercar la mano al fuego, los sensores de la piel advierten el peligro al cerebro, que reacciona haciendo que quitemos la mano para evitar una quemadura.

El desarrollo de las vacunas en base al ARN mensajero transformaron, junto a las demás, la posibilidad de luchar efectivamente contra el coronavirus. Durante más de un año causó contagios y muertes sin otra alternativa que hacer cuarentenas, evitar contactos estrechos y cuidarse con el uso de barbijos.

La aparición de las vacunas permite pensar en una vuelta a la normalidad y dejar atrás la pandemia. De hecho, varios países ya disfrutan de una "nueva normalidad" gracias al alto porcentaje de vacunación. Es por eso que sus desarrolladores eran los favoritos para esta edición del Nobel de Medicina.

El ARN mensajero sintético convierte a las células en fábricas capaces de producir temporalmente proteínas que son capaces de generar una respuesta de defensa del organismo contra un patógeno como el coronavirus.

premiados por cornavirus y las vacunas.jpg
 Katalin Karikó (bioquímica), Özlem Türeci (Médica) y Ugur Sahin (médico) creadores del ARN mensajero, postergados en el Nobel de Medicina (Foto: Archivo)

Katalin Karikó (bioquímica), Özlem Türeci (Médica) y Ugur Sahin (médico) creadores del ARN mensajero, postergados en el Nobel de Medicina (Foto: Archivo)

El premio princesa de Asturias

El año pasado, un grupo de científicos ganó la edición del premio Princesa de Asturias otorgado en España. Justamente, los que elaboraron la protección contra el coronavirus, sea por el ARN mensajero o los vectores a base de adenovirus.

Katalin Karikó (bioquímica), Drew Weissman (inmunólogo), Philip Felgner (inmunólogo), Ugur Sahin (médico), Özlem Türeci (médico), Derrick Rossi (biólogo) y Sarah Gilbert (vacunóloga experta en enfermedades virales) fueron los galardonados. La princesa Leonor, al entregar el premio, dijo: "Constituyen un excelente ejemplo de la importancia de la ciencia básica para la protección de la salud a escala global".

Otro premio que no fue indicativo.

Katalin Karikó, Özlem Türeci y Uur Ahin, quienes desarrollaron el ADN mensajero habían ganado la semana anterior los Premios Lasker, los más importantes en investigación biomédica en Estados Unidos, apodados los 'Nobel' de ese país. Parecía una señal, pero no fue así.

El Nobel de la Paz: los más polémicos

Es el que más discusiones suscita año tras año porque su interpretación está siempre acompañada de visiones políticas.

Por ejemplo, Aung San Suu Kyi, de Birmania, lo recibió en 1991. Perseguida y encarcelada por el régimen gobernante, el Comité Nobel la reconoció por "su lucha no violenta por la democracia y los derechos humanos". Sin embargo, cuando llegó al poder (2016), todos estos honores se vieron cuestionados debido a la inacción y el negacionismo en relación a la limpieza étnica de los Rohinyá, una minoría musulmana en la región occidental del país.

Barack Obama, el expresidente de los Estados Unidos ganó el Nobel de la Paz en 2009. Pero en su presidencia triplicó la presencia de soldados en Afganistán y nunca cumplió con su promesa de "desmantelar" las prisiones en Guantánamo (Cuba) en las que hubo torturas sistemáticas a detenidos acusados de ser terroristas musulmanes.

borges obras completas.jpg
Jorge Luis Borges, el Comité Nobel nunca quiso otorgarle el premio de literatura (Foto: Archivo)

Jorge Luis Borges, el Comité Nobel nunca quiso otorgarle el premio de literatura (Foto: Archivo)

Jorge Luis Borges, otro caso discutido

Seguramente es el caso más conocido en el mundo. El más genial escritor argentino nunca recibió esa distinción en literatura. Tras estar propuesto por primera vez en 1956, su nombre estuvo siempre entre los candidatos hasta su muerte, en 1986 (el premio solo puede recibirse en vida).

La explicación que siempre se dio poco tiene que ver con su capacidad inigualable con la escritura. Sus opiniones políticas -sobre todo los elogios a la dictadura de Pinochet y por el golpe de 1976 en la Argentina- lo marginaron en las consideraciones del Instituto Karolinska.

Otra versión dice que una vez criticó públicamente la obra del poeta sueco Artur Lundkvist, quien más tarde fuera nombrado secretario permanente de la Academia. Lundkvist quedo resentido para siempre.

María Kodama, la viuda de Borges, declaró: "Todo el mundo sabe que es una cuestión política". Y aclaró ese episodio en Chile. "Él no fue invitado por Pinochet, sino por la Universidad de Chile".

Con cada edición de los Premios Nobel, los aplausos y polémicas se renuevan. Borges, poseedor de una fina ironía, dio tal vez la mejor definición sobre el por qué de su postergación permanente: “Porque esos caballeros comparten conmigo el juicio que tengo sobre mi obra”.

s