A 30 años del ataque

Por qué Irán atacó la AMIA: los motivos del atentado que conmocionó a la Argentina

La Justicia argentina determinó que Irán tuvo la responsabilidad por el atentado terrorista que llevaron adelante integrantes de Hezbollah en la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994. Las hipótesis sobre el por qué de la elección de la Argentina.

Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
A 30 años del atentado en la AMIA

A 30 años del atentado en la AMIA, la justicia argentina ratificó la responsablidad final de Irán. (Foto: Gentileza Análisis digital)

Pero 30 años años después, luego de dos juicios que fracasaron y esta reciente decisión, sigue abierto el debate y las investigaciones sobre el por qué nuestro país fue elegido como blanco del terrorismo internacional.

Embed

El fallo explicita que el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina “respondió a un designio político y estratégico” de la Republica Islámica de Irán que utilizó a Hezbollah como brazo ejecutor.

Por qué la Argentina fue blanco del terrorismo internacional

Nuestro país fue el primer lugar en el mundo que sufrió una nueva modalidad de los atentados terroristas vinculados con la situación siempre caliente en Oriente Medio. El 17 de marzo de 1992 explotó un coche bomba en la embajada de Israel en Buenos Aires, causó 22 muertos y 242 heridos.

Solo dos años más tarde, el 19 de julio de 1994, la Argentina volvió a sufrir un atentado mas grave aún: la voladura de la sede de la AMIA, con 85 muertos y 300 muertos.

Faltaban todavía para dos ataques contra los Estados Unidos por parte de Al Qaeda. El primero en 1998 con la voladura de la embajada norteamericana en Kenia y luego, el 11 de septiembre, con el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Por eso siempre quedó pendiente determinar por qué Irán, por medio de Hezbollah eligió a la Argentina para este tipo de atentados a gran escala con coches bomba (o el caso de los aviones civiles en Nueva York).

En estas tres décadas de impunidad se tejieron muchas hipótesis, pero ninguna se pudo plasmar en concreto en la acción de la Justicia argentina, que en este caso, estuvo plagada de errores grosesos en la investigación y en el juicio conocido como AMIA I.

  • Una de las razones dadas fue una represalia por la participación argentina en la Guerra del Golfo en 1990. El gobierno del presidente Carlos Menem envió naves de guerra a la fuerza que comandó Estados Unidos bajo el mandato de las Naciones Unidas.
  • El alineamiento de la Argentina - también en la presidencia de Carlos Menem - con los Estados Unidos (en su momento, durante la gestión del entonces canciller Guido Di Tella se hablaba de "Relaciones Carnales").

Pero el fallo de la sala II de Casación Penal da una acción específica como causante de la respuesta iraní con el atentado a la sede de la mutual judía en Buenos Aires. Los tres magistrados consideran probado que tanto el ataque contra la Embajada de Israel en marzo de 1992 como la bomba que hizo explotar la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994 “respondieron a un designio político y estratégico” de la República Islámica de Irán. Dice, además, que ambos atentados fueron ejecutados por la organización terrorista Hezbollah.

mural en la amia.jpg

Por lo tanto, para los tres camaristas, Irán consideró "intolerable" el incumplimiento argentino cancelar tres contratos de provisión de material y de tecnología nuclear acordados con Teherán, en el gobierno de Carlos Menem.

La Argentina tiene un gran desarrollo de su programa de tecnología nuclear, es pionero en América Latina. Además, tenía un importante plan para la construcción del misil Cóndor, un vector que, si fuera necesario, podría cargar armas nucleares. El programa del misil Cóndor fue desactivado por la presión de los Estados Unidos.

Para los camaristas, la respuesta de Irán a ese "incumplimiento" de la Argentina se tradujo en la planificación y ejecución de los ataques terroristas "como una forma extrema de presión para que el país revirtiera por fuerza de la coacción su decisión de cancelar esos acuerdos".

La impunidad y el fracaso para investigar a Irán

Durante dos años, las investigaciones en la justicia terminaron en un primer juicio oral. Por cuestiones de seguridad fue necesario tomar medidas especiales en los tribunales de Comodoro Py. Se acondicionó la sala en el subsuelo, con vidrios a prueba de ataques inclusive.

Pero ese juicio, por la pésima instrucción se declaró nulo y absolvió a todos los involucrados. Sí, recayó una culpa y responsabilidad sobre el juez de instrucción y los fiscales.

Luego se llevó adelante otro juicio, que en el año 2005 condenó al juez Juan José Galeano por su mal accionar como juez de instrucción. Carlos Telleldín, llevado a juicio en la causa "AMIA I" fue absuelto (se lo acusaba de haber provisto la camioneta que se utilizó como coche bomba).

En este fallo último, se ratificó la absolución ya que el tribunal no está seguro si la camioneta que aportó fue la misma que se utilizó en el atentado.

pacto con Irán.jpg
 Ali Akbar Salehi y Héctor Timerman firmando el memorándum en la capital de Etiopía. (Foto: Gentileza Wikipedia)

Ali Akbar Salehi y Héctor Timerman firmando el memorándum en la capital de Etiopía. (Foto: Gentileza Wikipedia)

El pacto con Irán

Irán retiró de inmediato de la embajada en nuestro país a los funcionarios vinculados con el atentado a la AMIA. Se refugiaron en Irán y el gobierno de Teherán jamás aceptó enviarlos a la Argentina para ser interrogados. Nuestro país no contempla los juicios en ausencia, como el que en Francia condenó a Alfredo Astíz, por su responsabilidad en los secuestros ilegales en la última dictadura militar.

Es por eso que el gobierno kirchnerista cambió llamativamente de estrategia. Paso de la condena en la Asamblea General de Naciones Unidas - con Néstor Kirchner - a un memo de entendimiento muy particular con Irán.

Ya con Cristina Fernández de Kirchner, se llegó a un protocolo con ese país para enviar una comisión judicial que tomaría declaración a los funcionarios iraníes en Teherán. No sería obligatoria la comparecencia de las personas señaladas por la Argentina. Mucho menos, podría pedir la detención de ninguno de ellos.

El gobierno argentino lo defendió como la "única alternativa posible" para escuchar a los iraníes sospechados de participar en los atentados. Claro, siempre que ellos quisieran.

El protocolo debía ser ratificado por ambos parlamentos para poder cumplirse. El congreso argentino asi lo hizo, pero el parlamento iraní, no.

El instrumento fallido - tomado como un pacto de impunidad por la oposición política argentina y también por la dirigencia de la DAIA y la AMIA- se firmó con la presencia del canciller Timerman en Adis Abeba, Etiopía.

fiscal alberto Nisman.jpg
El fiscal Alberto Nisman, muerto el 18 de enero de 2015. (Foto: Gentileza La Razón)

El fiscal Alberto Nisman, muerto el 18 de enero de 2015. (Foto: Gentileza La Razón)

La muerte del fiscal Nisman y la causa AMIA

El presidente Néstor Kirchner creó la Unidad Fiscal AMIA, para investigar lo sucedido. Designó al frente al fiscal Alberto Nisman. En su investigación, llegó a la conclusión de la responsabilidad del gobierno argentino para "encubrir" al gobierno de Irán. Por eso, iba a presentarse ante una comisión del Congreso Nacional. Pero apareció muerto el 18 de enero de 2015.

Tras idas y vueltas en la justicia - que contemplaron la posibilidad de un suicidio - el 1° de junio de 2018, la Sala II de la Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires afirmó que, de acuerdo a las pericias realizadas sobre la escena, Alberto Nisman habría sido asesinado. Como consecuencia directa de la denuncia del 14 de enero de 2015 en el que apuntaba al encubrimiento por parte del gobierno de Cristina Kirchner.

Ahora, este fallo de la sala II de la Cámara de Casación determina que el atentado a la sede de la AMIA constituye un delito de lesa humanidad, por lo cual, es imprescriptible.