Semana Santa

Qué pasó el Viernes Santo y por qué se acostumbra no comer carne

Es el día de mayor recogimiento de todos los de la Semana Santa. El Papa, en Roma, realiza el Vía Crucis y es un día de luto para el cristianismo.

Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
El Viernes Santo

El Viernes Santo, es el día de mayor recogimiento para el cristianismo en la Semana Santa. (Foto: Gentileza Lexica,art)

Para los católicos, uno de los momentos más importantes de la jornada se da en Roma, cuando el Papa encabeza el vía Crucis en torno al Coliseo Romano.

Son las doce etapas que simbolizan desde que es condenado a muerte, pasando por todo el calvario, hasta llegar al momento de su crucifixión y muerte.

Embed

En cambio, la celebración del domingo de Pascua, es uno de los momentos de mayor alegría para el cristianismo ya que evoca la resurrección de Jesús, al tercer día de ser sepultado.

La pasión y crucifixión del Viernes Santo

El Viernes Santo comienza en la evocación de Jesús detenido y conducido ante la autoridad romana de Poncio Pilato. Pero el prefecto de Judea decide enviarlo primero ante las autoridades judías, para que decidan que hacer con él ya que había "desafiado" a su religión al proponerse como hijo de Dios en la Tierra y no como un profeta más del judaísmo.

El Sanedrín, la asamblea de sabios, condenó a muerte a Jesús y lo remitió nuevamente ante Poncio Pilato. Como Jesús es de Galilea, se lo manda a la autoridad de esa zona que estaba en Jerusalén: Herodes. Ninguno de los dos encontró motivo para ejecutarlo según las leyes de Roma, por lo que Pilato decidió que se le dieran azotes y fuera dejado en libertad.

Pero ante la acusación del Sanedrín, de "pretender ser el hijo de Dios", la multitud pidió a viva voz por una solución extrema. Pilato preguntó entre la liberación del delincuente Barrabás o de Jesús. Los allí reunidos aclamaron a Barrabás, por lo que Pilato cambió su decisión original, dijo que era el pueblo quien definió que Jesús debía morir en la cruz.

crucifixion.jpg
Viernes santo, conmemora la pasión y crucifixión de Jesús. (Foto: Gentileza Kyeneki)

Viernes santo, conmemora la pasión y crucifixión de Jesús. (Foto: Gentileza Kyeneki)

Otro pasaje que se recuerda, es que en todo ese proceso, San Pedro fue reconocido como uno de los seguidores de Jesús y lo negó tres veces, para evitar ser detenido también.

El Viernes Santo sigue con la pasión de Cristo. Los castigos y torturas que recibió y luego el camino hasta el monte en el que fue crucificado. Como parte de las torturas, fue obligado a llevar su propia cruz en la que sería ejecutado.

Fue crucificado en el gólgota, junto a otros dos delincuentes. El Cristianismo establece que Jesús murió tras un padecimiento en la cruz a las tres de la tarde del viernes.

Luego viene la parte final que se conmemora en este día. Jesús es descendido de la cruz, entregado a su madre María y es sepultado en una pequeña cueva en un montículo y cerrado el acceso con una piedra.

Todo esto es lo que se recrea cada año con el Vía Crucis, que se realiza en todas las iglesias del mundo. Pero la más importante se da en el Coliseo Romano, con la presencia del Papa, la máxima autoridad de la Iglesia Católica.

empanadas de vigilia.jpg
Empanadas de vigilia, reemplazo de las carnes rojas en el Viernes Santo. (Foto: Gentileza Minuto Argentino)

Empanadas de vigilia, reemplazo de las carnes rojas en el Viernes Santo. (Foto: Gentileza Minuto Argentino)

Por qué no hay que comer carne el Viernes Santo

El origen de esta abstinencia se encuentra en una penitencia por el hijo de Dios. La carne roja evoca el padecimiento de Jesús (sumado a su propia abstinencia en los 40 días que estuvo en el desierto). Por eso se recomienda no comer carnes rojas el Viernes Santo.

A lo largo de la historia del Cristianismo, esta vigilia y no consumo de carne ha ido modificándose y se ha moderado. Antiguamente, la abstinencia debía mantenerse los 40 días de cuaresma. Luego, se recomendó la abstinencia los viernes de cada mes y, finalmente, la vigilia se ha reducido al Viernes Santo.

via crucis con el papa.jpg
El via Crucis en Roma, con el papa Francisco. (Foto: Gentileza Vatican News)

El via Crucis en Roma, con el papa Francisco. (Foto: Gentileza Vatican News)

Es por eso que se utiliza como sustituto el pescado y las empanadas de vigilia. Pero Francisco, hizo una aclaración conveniente para rescatar el sentido del ayuno o la penitencia.

El papa Francisco, sobre los reemplazos de la ingesta de carne dijo: "El ayuno no es comer los platos de la Cuaresma. ¡Esos platos hacen un banquete! Ayunar no es cambiar los platos o hacer el pescado más sabroso, eso sería continuar el Carnaval. Nuestro ayuno tiene que ser verdadero. Y si no puedo hacer un ayuno total, ese que nos hace sentir hambre hasta los huesos, al menos hay que hacer un ayuno humilde, pero verdadero".