Guerra entre Rusia y Ucrania

Zaporiyia, el botín de guerra que guarda Vladimir Putin y que genera preocupación mundial

Se trata de la mayor central nuclear de Europa y la tercera en el mundo. Rusia la tiene bajo su control y la utiliza para guardar armamento. Además, busca unirla a la red energética de su país.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
La central nuclear de Zaporiyia en Ucrania está en manos de Rusia y no tiene ninguna revisión de seguridad internacional (foto: Gentileza Ecoavant)

La central nuclear de Zaporiyia en Ucrania está en manos de Rusia y no tiene ninguna revisión de seguridad internacional (foto: Gentileza Ecoavant)

La guerra entre Rusia y Ucrania tiene un peligroso "botín de guerra". Se trata nada menos que de la central nuclear de Zaporiyia. Está ubicada en territorio ucraniano, pero está en manos de las tropas rusas. Es la mayor central nuclear de Europa y su "utilización" en la guerra es un motivo de preocupación constante. Las fuerzas de Vladimir Putin la emplean como depósito de parte de su arsenal bélico y además, pretenden integrarla al sistema energético de Rusia.

central nuclear planta de zaporiyia.jpg

Zaporiya, la central nuclear más grande de Europa

Está en funcionamiento desde 19985 y es, por su capacidad, la más grande del continente europeo y la tercera del mundo. Es seis veces más potente que la de Chernobyl, que sufrió el accidente de 1986 que provocó una catástrofe humana y ecológica.

En el primer mes de la guerra entre Rusia y Ucrania, la central fue alcanzada por varios misiles y causó una alarma mundial. Afortunadamente, los cohetes impactaron en edificios subalternos y no en alguno de los 6 reactores nucleares de la planta.

Desde el 4 de marzo, la central está bajo control de Rusia. Ahora llegan novedades inquietantes, denunciadas por Ucrania.

explosion en zaporiyia.jpg
La central nuclear provocó alarma mundial cuando fue alcanzada por misiles rusos, pero afortunadamente impactaron en edificios secundarios y no en los reactores (Foto: Gentileza La Vanguardia)

La central nuclear provocó alarma mundial cuando fue alcanzada por misiles rusos, pero afortunadamente impactaron en edificios secundarios y no en los reactores (Foto: Gentileza La Vanguardia)

Central nuclear y refugio de armamento

El gobierno de Volodímir Zelenskidenunció que el Kremlin tiene dos planes en acción sobre esa planta productora de energía.

Primero la transformó en parte como un refugio para su arsenal militar, a sabiendas de lo peligroso que representa que la central nuclear sea atacada por bombardeos de Ucrania. El gobierno de Kiev dice que en sus edificios se ocultan armamento pesado, municiones y explosivos.

El otro punto conflictivo complica la situación energética de Ucrania. El país obtiene de Zaporiyia el 20% de la energía que consume. Pero como desde marzo está bajo el control ruso, el Kremlin tiene otro plan: quiere conectar la central nuclear al sistema energético ruso.

Según la Red Europea de Operadores de sistemas de Transmisión (ENTSOC), esta idea sería factible, ya que está vinculada por medio de redes al territorio ruso y también a la península de Crimea, que ocupa de facto Rusia desde 2014. Si esto se concreta, Ucrania podría perder la quinta parte de la energía que consume, en plena guerra.

central de zaporiya.jpg
Rusia controla la central nuclear de Zaporiyia y quiere unirla a la red energética de ese país (Foto: Archivo)

Rusia controla la central nuclear de Zaporiyia y quiere unirla a la red energética de ese país (Foto: Archivo)

Preocupación por la seguridad de la planta de Zaporiyia

"Es urgente enviar una misión a la central nuclear de Zaporiyia para llevar a cabo actividades esenciales de seguridad, protección y salvaguardias en la instalación", dijo el titular del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Esta oficina internacional, que depende de la ONU, está dirigida por el argentino Rafael Grossi. Es la encargada de velar por el uso pacífico de la energía nuclear y a la vez, de verificaciones periódicas de seguridad a todas las plantas de los estados que la integran.

rafael Grossi.jpg
Rafael Grossi, el argentino que dirige la Oficina de la Energía Atómica de la ONU, nunca pudo ir a revisar la seguridad de la central de Zaporiyia desde el inicio de la guerra (Foto: OIEA)

Rafael Grossi, el argentino que dirige la Oficina de la Energía Atómica de la ONU, nunca pudo ir a revisar la seguridad de la central de Zaporiyia desde el inicio de la guerra (Foto: OIEA)

Sin embargo, esto no ha sido posible desde que Zaporiya cayó en manos rusas. Por eso, Grossi calificó la situación como "preocupante". Declaró la semana pasada que la gravedad del caso destaca la importancia de que el OIEA vaya a la planta de Zaporiyia para cumplir con las tareas de verificación de seguridad.

"Continúo con mis esfuerzos decididos para acordar y dirigir una misión de seguridad, protección y salvaguardias a la central lo antes posible", dijo el director general de la OIEA.

El viernes pasado, las Fuerzas Armadas de Ucrania denunciaron el uso de drones de combate contra posiciones del Ejército de Rusia en las inmediaciones de la central nuclear de Zaporiyia.

Con todos estos datos, Grossi expresó: "En vista de los recientes informes no confirmados sobre eventos en la central nuclear de Zaporiyia o cerca de ella, estoy muy preocupado por este peligro muy real, con consecuencias potencialmente graves".

s