Un crimen que conmovió a Brasil

Marielle Franco: lucha, feminismo y resistencia de las favelas

Se cumplen 3 años del asesinato de la militante por los derechos de las mujeres, los negros y el colectivo LGBT. ¿Qué se sabe del crimen de Marielle Franco?
por Luciana Arias | 14 de mar de 2021 - 07:00
Marielle Franco: hoy se cumplen tres años de un crimen que todavía está impune.

Marielle Franco: hoy se cumplen tres años de un crimen que todavía está impune.

Las paredes de las favelas recuerdan a Marielle. (Foto Reuters)

Las paredes de las favelas recuerdan a Marielle. (Foto Reuters)

Marielle Franco en su territorio: la favela.

Marielle Franco en su territorio: la favela.

La ráfaga de tiros contra el auto resonó en el barrio Estácio, en el centro de Río de Janeiro. Era la noche del 14 de marzo de 2018. La concejal y activista por los Derechos Humanos, Marielle Franco, volvía de moderar el encuentro “Jóvenes negras moviendo estructuras”, en la “Casa de las Negras”, a 4 kilómetros de distancia. Viajaba en el vehículo que conducía el chofer Anderson Gómes.

Marielle Franco tenía 38 años. Murió por los disparos. El hombre tampoco sobrevivió. Durante la investigación la Fiscalía consideró que la asesinaron por su militancia política y la defensa de causas contra el racismo, la homofobia y los derechos de los más vulnerables.

Para cuando la mataron, Marielle Franco ya era un símbolo de insolencia contra el poder: parlamentaria en la Cámara Municipal de Río a pesar de ser mujer, negra, hija de las entrañas de una favela, feminista y lesbiana.

“Van a tener que soportar que las trans, lesbianas y negras ocupemos todos los espacios sin ser violentadas ni violadas”, le espetó en plena Cámara el 8M de 2018 a un hombre que la interrumpió durante su discurso y defendió la dictadura militar.

Su potencia provino de los márgenes: empezó a militar cuando una amiga murió por una bala perdida entre narcos y policías en la favela de Maré, en la zona norte de Río, donde nació y se crió.

A los 19 fue mamá soltera de una nena, la misma edad que tenía su hija cuando perdió a Marielle. Desde entonces también trabajó por los derechos de las mujeres, en especial dentro de su comunidad.

Cuando la mataron estaba casada con Monica Benicio, otra “cría de la Maré” -como se hacía llamar Marielle. Monica hoy también es concejala.

marielle-franco favela.jpg
Marielle Franco en su territorio: la favela.

Marielle Franco en su territorio: la favela.

De la favela a la facultad

Tras obtener una beca, Marielle se recibió de socióloga en la Pontificia Universidad Católica carioca. A eso le sumó un máster en Administración Pública que coronó con su tesis: “UPP: reducir la favela a tres letras”. El trabajo criticaba Unidades Policiales de Pacificación, parte una dura política de seguridad para el estado carioca.

Se afilió al Partido Socialismo y Libertad (PSOL), donde trabajó, entre otros espacios, en una comisión de Derechos Humanos. En 2016 se postuló como concejal para las elecciones municipales. Fue la quinta candidata más votada.

Desde entonces forjó su espacio en un parlamento donde la mayoría eran hombres blancos con mucho poder.

“Queremos ‘negrear’ esa Cámara Municipal, llevar debates o actividades de rap de personas negras y ‘desatrincherar’ estos lugares”, había dicho Marielle en el evento previo a su asesinato. Esa misma noche el PSOL declaró en un comunicado que no descartaban una ejecución, un crimen político.

image.png
Marielle Franco, con su turbante, huella de identidad.

Marielle Franco, con su turbante, huella de identidad.

Pocos días antes de su asesinato, Marielle había denunciado en redes sociales la violencia con que la Policía Militar intervenía en las favelas. “Tenemos que gritar para que todos sepan lo que pasa”, dijo tras el asesinato de dos jóvenes negros. "El batallón 41 de la Policía Militar está aterrorizando y violentando a los habitantes de Acari”, alertaba.

Algunas semanas antes había sido elegida como relatora de una comisión investigadora de la Militarización que el entonces presidente Michel Temer había aprobado como política de seguridad para el estado de Río de Janeiro. La misma le daba al Ejército el control total de la seguridad de ese Estado para combatir el narcotráfico y la violencia creciente.

La fuerza de la periferia

Durante en año y medio que duró su mandato presentó casi 20 proyectos de ley. Entre ellos, una campaña permanente contra el acoso y la violencia sexual, la asistencia gratuita para reformas en viviendas de bajo costo, el reconocimiento de días contra la homofobia, por la visibilidad lésbica, por la Mujer Negra y contra el encarcelamiento de la juventud negra. La única aprobada hasta ahora es la de la construcción de nuevas casas de parto para asistir a madres y recién nacidos.

Su accionar se hacía sentir tanto en las calles de las favelas como en el mundo virtual. Para el Día Internacional de la Mujer previo a su muerte publicó en Twitter un “manual de supervivencia para mujeres en medio de un montón de hombres”.

Se trata de un compendio de respuestas ante situaciones de machismo: “No me toques”, “me estás interrumpiendo” o “tu broma machista no tiene gracia”. Días antes, durante el carnaval de 2018, había repartido 250 mil abanicos con la leyenda “No es no”.

Marielle Franco mural (Reuters).webp
Las paredes de las favelas recuerdan a Marielle. (Foto Reuters)

Las paredes de las favelas recuerdan a Marielle. (Foto Reuters)

Grito y desobediencia

“Nuestros cuerpos negros y nuestra movilidad están amenazados, vamos a intentar que nuestros eventos no acaben más tarde de las 21 para que las personas de otros barrios puedan volver”, había dicho en aquel encuentro la noche en que la mataron.

Según mostraron las cámaras de seguridad, para entonces el auto Cobalt color plata desde donde saldrían las balas ya la esperaba. Los dos hombres a bordo la siguieron hasta el céntrico barrio Estácio, que alberga al Primer Batallón, el Museo Histórico de la Policía y el Hospital Militar. Pasadas las 22 Marielle acabó con cuatro tiros directo a su cabeza.

Los hombres acusados como autores materiales del crimen son los agentes de la Policía Militarizada son Ronnie Lessa -ya jubilado- quien habría disparado y Elcio Vieira de Queiroz –separado de la fuerza- señalado como el chofer del vehículo desde donde salió la balacera.

Tras idas y vueltas judiciales, ambos fueron detenidos por el doble asesinato. Con el transcurso de la investigación las sospechas recayeron sobre el actual presidente Jair Bolsonaro y su familia. Los casquillos de las balas pertenecían a un lote de munición de la Policía Federal de Brasil.

image.png
Marielle Franco tenía 38 años cuando la asesinaron de dos disparos.

Marielle Franco tenía 38 años cuando la asesinaron de dos disparos.

Hasta ahora, la justicia no logró dar con los responsables detrás de los ejecutores.

En marzo del año pasado se supo que un tribunal popular formará parte del juicio contra los dos acusados. Para entonces Amnistía Internacional emitió una declaración donde instan a la justicia a que identifique a todos los involucrados.

En su cierre, el comunicado insiste: "Seguimos preguntando: ¿Quién ordenó el homicidio de Marielle y por qué? ”. Ahora la ONG entregó un petitorio con un millón de firmas en un acto en Río de Janiero.

“Las rosas de la resistencia nacen del asfalto”, le había dicho Marielle a un concejal que le acercó una flor mientras ella daba un discurso en la Cámara. Segundos después, cerró su puño y levantó el brazo en alto.