Violencia institucional

Facundo Astudillo Castro: sin imputados ni detenidos a un año del hallazgo de su cadáver

El joven estuvo desaparecido entre el 30 de abril y el 15 de agosto de 2020 tras iniciar un viaje hacia Bahía Blanca mientras regía el Aislamiento Obligatorio. La familia acusa a un grupo de policías bonaerenses.
Gabriel Tuñez
por Gabriel Tuñez |
Las principales sospechas de la muerte de Facundo Astudillo Casto están centradas en agentes de la policía bonaerense. Foto: Archivo.

Las principales sospechas de la muerte de Facundo Astudillo Casto están centradas en agentes de la policía bonaerense. Foto: Archivo.

Cristina Castro y el mural de su hijo

Cristina Castro y el mural de su hijo, Facundo Astudillo, en la localidad bonaerense de Villarino. Foto: Amnistía Internacional.

Cristina Castro

Cristina Castro, durante la conferencia de prensa organizada por Amnistía Internacional. Foto: Amnistía Internacional.

Facundo Astudillo Castro: sin imputados ni detenidos a un año del hallazgo de su cadáver
Facundo Astudillo Castro fue detenido por la policía el 30 de abril de 2020  y hallado muerto más de 100 días después. Foto: Archivo.

Facundo Astudillo Castro fue detenido por la policía el 30 de abril de 2020  y hallado muerto más de 100 días después. Foto: Archivo.

La investigación de la muerte del joven Facundo Astudillo Castro, cuyo cadáver fue hallado el 15 de agosto de 2020 en un cangrejal después de haber sido visto con vida por última vez 107 días antes detenido por la policía bonaerense por violar la cuarentena en plena pandemia de coronavirus, no tiene detenidos y ni siquiera imputados, aunque la sospecha principal de su madre, Cristina Castro, y sus abogados es que fue víctima de violencia institucional.

Luciano Peretto y Leandro Aparicio, los representantes legales de la familia Astudillo Castro, criticaron el rumbo de la investigación y reclamaron, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, que la Cámara de Casación aparte a la jueza federal de Bahía Blanca, Gabriela Marrón, por guiar la investigación hacia la hipótesis de un accidente y no a la de desaparición forzada de persona como la causa que terminara con el homicidio de Facundo, que tenía 22 años.

La querella pidió en reiteradas ocasiones a la jueza Marrón que investigue, especialmente, a los policías del partido bonaerense de Villarino Alberto González, Gabriel Sosa, Siomara Flores y Jana Curruhinca, protagonistas en la detención y, según afirman, la desaparición forzada de Astudillo Castro.

Embed

La reconstrucción del caso que hicieron los abogados destacó, además, que otros cuatro agentes viajaron en un patrullero ocho días después de la desaparición de Facundo y estuvieron detenidos a unos 800 metros del lugar donde hace un año fue hallado el cadáver de Facundo. El vehículo no se movió de allí durante 35 minutos. Las pericias llevadas a cabo en el automóvil policial, un Toyota Etios, permitieron encontrar en el baúl un trozo de piedra turmalina coincidente con una que llevaba Facundo en un colgante.

A eso se suma que durante un allanamiento llevado a cabo en la comisaría de la localidad de Teniente Origone un perro rastreador encontró un souvenir de madera -regalo que le había hecho la abuela- que pertenecía a Facundo: una sandía en cuyo interior había una vaquita de San Antonio, además de rastros que serían de sangre en una de las celdas.

Recién el 5 de junio pasado la Justicia secuestró tres teléfonos celulares pertenecientes a las agentes Curruhinca y Flores en un operativo realizado por la Gendarmería Nacional. En 2020, los policías bajo sospecha habían entregado sus teléfonos celulares a la Justicia, aunque eran viejos y estaban rotos.

facundo Astudillo Castro detención.jpg

Los fiscales a cargo de la investigación -Horacio Azzolin, Andrés Heim e Iara Silvestre, en reemplazo de Santiago Ulpiano Martínez, que fue el primero en comenzar con el expediente, pero renunció meses después en medio de cuestionamientos- pidieron a la jueza Gabriela Marrón que los intimara a entregar los aparatos que realmente estaban usando, pero se negó a darle curso al pedido. Finalmente fue la Cámara Federal de Bahía Blanca la que avaló esa solicitud.

"La ayuda que tuvieron estos policías no la tuve yo, no la tuvo mi hijo y no la tuvo nadie. Su mejor abogado (la de los policías) es la doctora Marrón", dijo este viernes, entre lágrimas, Cristina Castro, la madre de Facundo, en una conferencia de prensa organizada por Amnistía Internacional (AI) Argentina.

El camino a la muerte

Facundo Astudillo Castro salió de la casa de un amigo, ubicada en la localidad de Pedro Luro, en el sur bonaerense, alrededor de las 5 o 6 de la madrugada del 30 de abril de 2020. Llevaba una mochila en la espalda y el barbijo puesto. Su destino era Bahía Blanca, donde vivía su ex novia y con la que busca reconciliarse. Caminó hacia la ruta nacional 3; allí tenía previsto hacer dedo.

Cerca de la localidad de Hilario Ascasubi, vecina a Pedro Luro, en sentido a Bahía Blanca, subió a un auto conducido por una mujer, que en su declaración en la causa recordó que Facundo dejó las huellas de sus zapatillas húmedas por el rocío de la madrugada en las alfombras de su vehículo.

La mujer dejó a Facundo en el ingreso a la localidad de Mayor Buratovich entre las 9 y 10 de la mañana, aproximadamente. Allí fue interceptado por primera vez por una comisión policial. Según la reconstrucción, los agentes lo subieron a un patrullero y trasladaron hacia la comisaría de Mayor Buratovich.

Cristina Castro - Amnistía.jpg

Peretto y Aparicio consideran de allí Facundo pudo haber sido liberado con la condición de que regresara a Pedro Luro, donde su madre había sido avisada de que el joven estaba en la seccional por no haber respetado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) dictado en marzo de 2020 por el presidente, Alberto Fernández.

Tras salir de la comisaría, Facundo caminó otra vez hacia el ingreso a Buratovich, donde llamó a su madre a las 13.33 de ese día. La comunicación se cortó con un ruido, dijo ella. A partir de ahí, Facundo siguió rumbo a Teniente Origone caminando por la vera de la ruta. A las 15 fue detenido otra vez por un nuevo patrullero en el que iban dos agentes bonaerenses.

¿Cuándo fue visto con vida por última vez Facundo Astudillo Castro?

El joven fue visto por última vez con vida algunos kilómetros más adelante, entre Origone en la localidad de Ombucta, por un matrimonio que pasó con su auto. La pareja refirió a la Justicia que un chico estaba tirado sobre el asfalto de la ruta, aparentemente golpeado. Un tercer patrullero, en el que iba el policía González, llegó al lugar. Le pidió el DNI, comprobó que ya había sido detenido por violar el ASPO y, según los abogados, lo llevó hasta la comisaría de Teniente Origone, donde quedó detenido.

Facundo apareció muerto el 15 de agosto en un cangrejal de la localidad de General Daniel Cerri. Su cuerpo había sido hallado un día antes por un pescador. El hombre aseguró que el cadáver estaba completo, aunque cuando llegó la familia del joven lucía desmembrado y sin una zapatilla, que fue encontrada intacta y sin manchas a unos 30 metros del lugar. Para la familia, fue “plantada” horas antes del hallazgo. Lo mismo que una mochila hallada dos semanas después en una zona cercana: en su interior estaba la licencia de conducir de Facundo y dos teléfonos celulares que le pertenecían.

Cristina Castro Amnistía 2.jpg

Se trató de una muerte violenta, por no ser natural. El avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte, no pudiendo la ciencia forense determinar con rigor científico si se trató de uno u otro modo de muerte violenta: suicida, homicida o accidental”, destacó el reporte de la autopsia al cadáver, en el que participaron integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). La causa de la muerte: asfixia por sumersión.

El informe no mencionó que Facundo hubiera sido golpeado o herido con un arma de fuego. “Todas las lesiones y pérdida de algunas piezas dentales que presentaban los restos estudiados son posteriores a la muerte, producto de depredadores y exposición medioambiental", detalló.

Embed

Facundo “fue víctima de violencia institucional. Han descartado su cuerpo de manera atroz”, indicó Peretto a la prensa.

También el abogado Aparicio, en una nota publicada en la revista Cítrica, había expresado que para que en la Argentina “haya desaparecidos como Facundo, Daniel Solano, Jorge Julio López, Luciano Arruga, Santiago Maldonado y tantos más, existe una estructura estatal que permite y facilita la impunidad judicial" y es "su engranaje esencial, el principal ‘desaparecedor’, la propia policía”.

"Sé que a mi hijo no me lo va a devolver nadie, pero no quiero que a ningún papá le priven de volver a ver a su hijo. Lo nuestro no es venganza, quiero que paguen los asesinos y que esto no vuelva a pasar", afirmó Cristina Castro.

s