Narcotráfico

Rosario bajo fuego: un nuevo ataque pone a la ciudad en jaque

Tras la seguidilla de asesinatos contra taxistas, un nuevo crimen pone en alerta a un gobierno que busca controlar el negocio y la extorsión del narcotráfico en Santa Fe. La nueva víctima lucha por su vida. Hay paro de colectivos y máxima tensión.

Rosario: balean a colectivero y es el tercer caso en 48 horas. (Foto: gentileza Rosario 3)
Rosario: balean a colectivero y es el tercer caso en 48 horas. (Foto: gentileza Rosario 3)

El hecho ocurrió en la tarde de este jueves cuando un chofer de línea K fue atacado a tiros en el barrio Belgrano de la ciudad de Rosario. El hombre fue trasladado en muy grave estado al Hospital Emergencias Clemente Álvarez (Heca) con disparos en la cabeza.

"Según lo último que me informaron, está gravísimo. Las probabilidades de recuperación son muy bajas", sostuvo Sergio Coppello, titular de la UTA, y confirmó la interrupción de los servicios en líneas urbanas e interurbanas hasta nuevo aviso.

Las primeras versiones señalan que un falso pasajero, que podría ser menor de edad, disparó contra el conductor del colectivo y se dio a la fuga. Se trata del tercer hecho violento de un trabajador de un servicio público en poco más de 24 horas.

nuevo ataque en rosario.jpg

Rosario narco: cómo fueron los crímenes de los taxistas

Este jueves y por segundo día consecutivo, la ciudad de Rosario se vio conmocionada por un feroz crimen: una vez más un taxista fue baleado mientras trabajaba. Se trataba de Diego Alejandro Celentano, de 32 años, quien fue encontrado muerto dentro de su vehículo con al menos un disparo en la cabeza.

El hecho tuvo lugar nuevamente en la zona sur de la ciudad, precisamente en la intersección de Marcelo T. de Alvear y Garmendia, cerca del parque Regional Sur y las piletas de El Saladillo.

Es sorprendente la similitud entre este crimen y el ocurrido la noche anterior, donde Héctor Raúl Figueroa fue también víctima de un ataque fatal en Flammarion al 5100.

En ambos casos, los agresores, que fueron dos, dejaron una zapatilla cerca del vehículo, reproduciendo así el patrón del crimen anterior.

Se habló de