icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLICIALES

Fabián Tablado: el femicida que nos interpela a todos

Fabián Tablado: el femicida que nos interpela a todos
Fabián Tablado recién liberado

El rastro de Fabián Tablado se perdió ni bien salió de la cárcel de Campana. Tras enfrentar encapuchado a una maroma de periodistas que lo aguardaban sobre la ruta 6, el auto azul metalizado de su madre María Esther Gallardo se encaminó en dirección a la ciudad de Rosario.

“Podría ir a refugiarse en la casa de un familiar para evitar el asedio de la prensa”, le rartificó a A24.com una fuente del Servicio Penitenciario Bonaerense que también aclaró “que al haber cumplido su pena no tiene obligación de fijar un domicilio”.

¿Dónde está Tablado?

¿Dónde pasará el resto de su vida?

¿Su convivencia en cualquier barrio, pueblo o ciudad de nuestros país significa un riesgo?

La imagen del célebre femicida caminando hacia su libertad transmitida en cadena por todos los canales de noticias interpela a toda la sociedad y abre interrogantes de difícil resolución. ¿Está realmente preparado Fabián Tablado para enfrentar la vida en sociedad? O bien podríamos cuestionarnos en otro sentido. ¿Está la sociedad preparada para incorporar e integrar a un temible femicida qué pasó más tiempo de su corta vida (44 años) en la cárcel que en libertad?

En otro aspecto, no menos inquietante, la libertad de Tablado nos recuerda que en la Argentina alguna vez funcionó una ley del 2 x 1 que existió entre 1994 y 2001 con el objetivo de reducir la población carcelaria, compuesta en su gran mayoría por personas con prisión preventiva pero sin condena firme. Aquella norma penal, la 24.390, indicaba que pasados los primeros dos años de prisión preventiva sin condena, se debían computar dobles los días de detención de cada preso.

La ley finalmente fue derogada pero las cárceles argentinas siguen abarrotadas de presos pobres y sin condena firme.

También el rostro regordete de Fabián Tablado nos recuerda que existió un tribunal oral que interpretó, en un voto dividido, que aquel temible femicidio no merecía una cadena perpetua, ya que se había tratado de un simple homicidio que no alcanzó a contemplar ninguno de los agravantes que el caso presentaba: premeditación, alevosía o ensañamiento. Homicidio simple o un simple homicidio. Así fueron los mensajes que la justicia le entregó a nuestra sociedad en los albore de la infame década de los noventa.

Y para completar el cuadro, no podemos desconocer la sucesión de errores cometidos desde los medios de comunicación quienes relatábamos a aquellas muertes (previas a Ley de Femicidio) como “crímenes pasionales”. Crimen, nunca es pasión.

Su recorrido tras los muros fue extenso. Inicialmente estuvo preso en la Unidad 31 de Forencio Varela. Fueron sus primeros años tras las rejas. “Sin duda los peores”, solía explicar. Luego pasó a la Unidad 9 de la ciudad de La Plata. El año 2012 fue caótico en su vida carcelaria.

Fueron meses de mudanza permanente donde comenzó a deambular por varios establecimientos penitenciarios bonaerenses. De la Unidad 11 de Baradero pasó a la cárcel de Gorina donde recayó unos pocos meses. Al año siguiente fue trasladado a la Unidad 36 de Magdalena y luego, durante ese mismo 2013, terminó en el penal de San Martín.

A principios de 2014 el Servicio Penitenciario fue trasladado a la Unidad 16 de Junín para terminar su vida tras las rejas en la ciudad de Campana. En ese establecimientos primero pasó por la Unidad 41 y meses más tarde llegó a la 21 de la misma jurisdicción.

El femicida Tablado está en libertad, pero un a vez más debemos recordar que salió de nuestra sociedad, se crió en nuestra sociedad y a nuestra sociedad volvió tras pasar 23 años, 6 meses y 1 día tras las rejas.

Tablado está entre nosotros simplemente porque es uno de nosotros y eso también nos interpela y, sobre todo, nos inquieta.

¿Cuántos Tablados hay en la Argentina?

¿Cuántos hubo?

¿Cuantos habrá?

También es cierto que la libertad de Tablado y esa caminata lenta y cinematográfica que todos observamos con perplejidad nos enfrenta y nos expone, una vez más, a todo lo que esta sociedad logró en los últimos años en materia de derechos y género.

Ya nadie se refirió a Tablado como el asesino pasional de las 113 puñaldas sino como el autor de un femicidio brutal que jamás olvidaremos.

por Facundo Pastor
SUBIR

Poder

Ovación

Show