Ciudad de buenos aires

Barracas: un barrio conmocionado y tres policías apartados por la muerte de Lucas

El deportista de 17 años falleció luego de que un oficial de la Policía de la Ciudad le disparara en la cabeza a la salida del club Barracas Central.
Ayelén Bonino
por Ayelén Bonino |
Barracas: un barrio conmocionado y tres policías apartados por la muerte de Lucas

El barrio porteño de Barracas se vio conmocionado esta semana luego de que un chico de 17 años, identificado como Lucas González, recibiera dos tiros en la cabeza por parte de oficiales de la Policía de la Ciudad cuando salía de entrenar junto a otros tres adolescentes del club Barracas Central, en Capital Federal. El joven estuvo internado con muerte cerebral en el hospital de El Cruce, en Florencio Varela, y finalmente falleció este jueves por la tarde.

“Es un nene querido. Es un pibe que se levanta a las 6 de la mañana y va a entrenar”, contó Emanuel López, tío de Lucas, a A24.com desde la puerta del hospital, antes de su muerte. Según explicó, el deportista, oriundo del barrio Villa Aurora, en Florencio Varela, jugaba hace dos años en la sexta de Barracas Central. “Está todo el barrio revolucionado. Se acercaron amigos y vecinos”, detalló. En rigor, tras la confirmación de la muerte, allegados se reunieron a dar muestras de afecto en la puerta del centro de salud y también en Barracas.

Horas antes, fuentes de la institución deportiva confirmaron a este medio que efectivamente los jóvenes habían estado entrenando en una de las sedes poco antes del episodio. Ayer, emitieron un mensaje en relación a lo sucedido. "Desde el club queremos hacerle llegar a la familia y amigos de Lucas todo el apoyo incondicional por el momento que les está tocando atravesar", comunicaron.

Un jugador de Barracas Central baleado por la policía: qué pasó

Lucas salía de entrenar junto a otros tres jóvenes este miércoles por la mañana cuando ocurrió el confuso hecho. “Él no viajaba usualmente con los otros chicos. Solía ir con una mamá que vive en Bernal, lo dejaba ahí y él se tomaba un tren hasta Varela. Ese día fue a acompañarlos y se volvían los cuatro juntos”, explicó Emanuel.

De acuerdo a su relato, los otros tres adolescentes son de la misma zona y habían ido a probarse. Esa mañana salían del lugar, ubicado en la calle Luna en Barracas, y fueron hasta un kiosco en auto a “comprase un jugo”, cuando los interceptó un vehículo. “Los chicos pensaron que los iban a robar porque no se bajaron con uniformes ni nada. Se asustaron y cuando los evadieron, ahí los acribillaron a balazos y le dieron a Lucas dos tiros”, detalló. Según denunciaron, los agentes no se habrían identificado y circulaban de "civil".

Embed

Según los familiares, los tres chicos "salieron corriendo" y en una esquina se toparon con una oficial de la policía, a quien le contaron lo que había ocurrido. “Esa misma policía los tiró al piso y los esposó. Uno de los chicos se asustó y huyó a la casa. Le dijo a la madre lo que había pasado y la mujer lo lleva a la comisaría de Avellaneda”, precisaron fuentes con acceso a la causa a este sitio.

Tras esto, "fueron a la comisaría de Barracas donde los derivaron a la de la calle California. Ahí lo retuvieron hasta que llegó la Policía Federal", quien tomó intervención en el caso. Esta mañana a las 10.30, el último de los chicos salió del instituto de menores donde pasaron la noche. “Estaban emocionados de ver a sus familias. Son tres chicos de familias normales, que sus papás se esfuerzan para darles todo. Viven una vida deportiva porque juegan los cuatro al fútbol, van a la escuela”, sostuvieron allegados a A24.com.

La versión policial

Ayer, tras conocerse el hecho por fuentes policiales, la primera información afirmaba que a raíz del episodio dos policías resultaron heridos con politraumatismos leves al ser embestidos por los chicos cuando quisieron detenerlos porque "supuestamente estaban armados".

Según la policía, en el el baúl auto de los chicos fue hallada un arma de juguete, pero la mamá de Lucas dijo que nunca pudo haber sido vista por los agentes porque la encontraron en el baúl. "La encontraron recién a la noche, una réplica y en el baúl", dijo Cintia, al considerar que el arma fue "plantada", consignó la agencia Télam.

En este marco, los tres policías de la Policía de la Ciudad que participaron del hecho fueron hoy apartados de las tareas operativas en la fuerza, informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, que inició un sumario administrativo. "Se inició un sumario interno a los policías que participaron del procedimiento a la espera de la resolución judicial. Además se los apartó preventivamente de tareas operativas, es decir no están en la calle", precisaron los voceros.

El adolescente de 17 años estuvo en estado "crítico", “ventilado mecánicamente” y con “medidas de soporte vital”, según el parte médico difundido por el Hospital El Cruce, de Florencio Varela. Finalmente, pasadas las 18 horas, la familia confirmó su fallecimiento.

Se habló de
s