Poder Judicial

Cristina Kirchner: la trastienda de un fallo histórico en la tarde caliente en Comodoro Py

A24.com fue uno de los pocos medios que estuvieron dentro de los Tribunales en donde se condenó a la Vicepresidenta a 6 años de prisión. Crónica de un martes inédito en Comodoro Py. ¿Cuándo podrán comenzar la apelación y qué suerte corrieron los otros condenados?
Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
Jorge Gorini

Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso son los jueces que condenaron a Cristina Kirchner a 6 años de prisión (Foto: Captura).

Por el mismo motivo, podría presentarse como candidata en las elecciones del 2023, y aunque ella aseguró que no planea hacerlo, si cambia de opinión podría extender la protección que le otorgan los fueros a través de la Ley 25.320, que establece el Régimen de Inmunidades para legisladores, funcionarios y magistrados.

Lo cierto es que Cristina Kirchner recibió la pena máxima prevista para el delito de administración fraudulenta (artículo 173 del Código penal: de 1 mes a 6 años de prisión a quien “tuviera a su cargo el manejo, la administración o el cuidado de bienes o intereses pecuniarios ajenos, y con el fin de procurar para sí o para un tercero un lucro indebido o para causar daño, violando sus deberes perjudicare los intereses confiados u obligare abusivamente al titular de éstos”).

cristi.png

A la vez, resultó absuelta como jefa de una asociación ilícita (artículo 210 del Código Penal: de 3 a 10 años de prisión para quien ”tomare parte en una asociación o banda de tres o más personas destinadas a cometer delitos por el solo hecho de ser miembros de esa asociación”).

En este punto la opinión de los jueces no fue unánime: Jorge Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu entendieron que no encontraron configurado el requisito típico de la pluralidad de delitos que debería incluir una asociación ilícita. Por su parte, el juez Andrés Basso no coincidió, pues consideró que sí pudo verificarse a través de la prueba producida en el debate.

Los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola adelantaron que apelarán la sentencia “en defensa de los intereses de la sociedad que representa, para que un tribunal superior revise esa parte del fallo y la revoque”.

A través de un comunicado advirtieron que “el delito de asociación ilícita que estimó comprobado esta fiscalía a lo largo del juicio confirma la existencia de un sistema corrupto que se ha enquistado en la contratación pública argentina. Al mismo tiempo, interpela a toda la clase dirigente para depurar el sistema de contratación pública, tan contaminado de abusos, arbitrariedades, discrecionalidad, intereses ilegales y mezquindades”.

Qué pasó con los otros 12 acusados

Julio De Vido no hubiera apostado por resultar absuelto en el juicio Vialidad. La resolución del tribunal parece haberlo tomado por sorpresa, pues estaba acusado por los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola de ser autor de los delitos de asociación ilícita agravada por su calidad de organizador y administración fraudulenta agravada por haber sido cometida en perjuicio de una administración pública, con un pedido de 10 años de prisión.

Los otros tres beneficiados por el fallo del TOF 2 fueron el ex subsecretario de obras públicas Abel Fatala, ex presidente de Vialidad Santa Cruz, Héctor Garro, y el exsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, Carlos Santiago Kirchner.

lazaro-baez-julio-de-vido-vialidad.jpg
Causa Vialidad: Cinco de los 13 acusados, entre ellos el exministro de Planificación Federal Julio De Vido y el dueño de

Causa Vialidad: Cinco de los 13 acusados, entre ellos el exministro de Planificación Federal Julio De Vido y el dueño de "Austral Construcciones" Lázaro Báez, tendrán la oportunidad de hacer el descargo hoy antes del veredicto que se conocerá a fin de año. (Foto: Telam).

Los condenados por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública fueron el empresario Lázaro Báez (6 años de prisión), el ex secretario de Obras Públicas de la Nación, José López (6 años); los ex funcionarios de Vialidad, Nelson Periotti (6 años), Mauricio Collareda (4 años), Juan Carlos Villafañe (5 años), Raúl Daruich (3 años y 6 meses), Raúl Gilberto Pavesi (4 años y 6 meses), y José Raúl Santibáñez (4 años).

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 9 de marzo del año que viene, y a partir de esa fecha, las partes podrán apelar ante la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Javier Carbajo.

El abogado defensor de Lázaro Báez, Juan Martín Villanueva, indicó que “recurrirá, con argumentos, pruebas y derecho. Tenemos dos instancias en la justicia nacional y tenemos también los tribunales internacionales para revertir este error”.

Agregó que quedó probado que “todas las licitaciones se ganaron ofreciendo mejores precios, que las ampliaciones de plazo fueron comunes y normales tanto para la Patagonia como para otras zonas del país”.

Un martes muy caliente en Comodoro Py

Los Tribunales Federales de Comodoro Py se ubican en un lugar desapacible para trabajar, realizar una manifestación o una guardia periodística. Afuera del edificio suele sentirse el clima con crudeza, y un día como el de ayer, con más de 33 grados de térmica, la mejor sombra la ofrecían los aviones cuyas rutas pasaban por esa zona.

Con este escenario, desde temprano había una docena de militantes reclamando el juicio político de los jueces que juzgaban a Cristina Fernández de Kirchner, mientras en Liniers, Luis D´Elia iniciaba una marcha hasta los Tribunales en respaldo a la vicepresidenta.

Fue por eso que se montó un operativo coordinado entre los ministerios de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires y Nación.

En la calle custodiaban efectivos de la policía porteña. Todo el perímetro de los Tribunales se cercó con vallas de dos metros. La Policía Federal Argentina (PFA), con unos 200 agentes controlaba quienes ingresaban o circulaban por los 9 pisos de Comodoro Py. Colaboró el cuerpo de Bomberos, Brigadas anti-explosivos, División perros, apoyados por carros hidrantes, drones y ambulancias.

Además, trabajaron preventivamente fuerzas especiales antidisturbios, más el grupo de extracción preparado para proteger y sacar a los jueces del Tribunal Oral Federal 2 o los fiscales del juicio, en el caso de que se presentara una situación de emergencia.

No quisieron dejar nada librado al azar, por eso a las 13.30 horas cerraron las puertas y ya nadie podía ingresar sin autorización. Algunos juzgados dispusieron guardias mínimas con cumplimiento de la jornada bajo la modalidad home-office. De hecho, para cuando se leyó el veredicto a las 17.30, el edificio estaba casi vacío.

Definitivamente las conversaciones en los pasillos giraban alrededor de dos ejes, la expectativa por conocer la decisión de los jueces del TOF 2 y el calor infernal.

Quienes estaban en la calle fueron los más perjudicados. Cualquier refrigerio debían obtenerlo de los vendedores ambulantes, la más conocida Sara Quispe, que tiene su carrito permanente frente a Comodoro Py y se hizo famosa por sus sandwiches de matambre a 300 pesos.

En el interior del edificio la situación se contenía en las oficinas con aire acondicionado, aunque a la hora de obtener provisiones se formaron largas filas en el kiosco del entrepiso, que debió descongelar empanadas ante el incremento de la demanda de alimentos a la hora del almuerzo, inevitable por la presencia de tantos efectivos policiales.

Cuando llegó el momento, los jueces Andres Basso, Jorge Gorini y Rodrigo Gimenez Uriburu bajaron desde el sexto piso a la planta baja, escoltados por varios efectivos policiales. Se ubicaron en el estrado de la Sala B, y posaron para los fotógrafos. Luego ingresó A24.com junto con media docena de periodistas acreditados para ser testigos de la lectura del veredicto.

Había ansiedad, la tensión propia de los profesionales conscientes de que aguardaban la sentencia en uno de los juicios por corrupción más importantes desde el regreso a la democracia, sobre todo porque la principal acusada era la vicepresidenta de la Nación en ejercicio.

El secretario del TOF 2, Tomás Cisneros, comunicó a los jueces que ya estaba todo listo para la audiencia, y el juez Jorge Gorini fue el encargado de leer el veredicto. En menos de 10 minutos el juicio terminó, con la condena de Cristina Kirchner y otros 8 de los 13 procesados, al tiempo que se inauguró una nueva etapa en este proceso que deberán revisar los jueces de la Cámara de Casación, y posiblemente la Corte Suprema.

Sobre la avenida Comodoro Py al 2000, Luis D´Elía arengaba contra la justicia ante unos 700 militantes, según contabilizó la policía.

En los parlantes empezó a escucharse el descargo caliente de la vicepresidenta desde el Senado, al tiempo que algunas personas ya desconcentraban. La calle hervía por el asfalto.

s