Elecciones 2021

Cristina Kirchner toma distancia de la campaña electoral y Alberto Fernández busca surfear el golpe de los 100 mil muertos

¿Cuál va a ser el rol de Cristina Kirchner en campaña? Reproches, consejos y dudas por la estrategia electoral.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
Allberto Fernández y Cristina Kirchner. 

Allberto Fernández y Cristina Kirchner. 

Según pudo saber A24.com, en caso de haber un revés en las urnas, la ex presidenta buscará que toda la responsabilidad recaiga en el Presidente y por eso la relación se tensó tanto en los últimos días. “No quieren quedar pegados si hay una derrota en las elecciones”, dicen en la Casa Rosada.

La vicepresidenta exigió puertas adentro apuntar todos los cañones sobre el ex presidente Mauricio Macri para buscar polarizar la campaña y lo acusaron de facilitarle armamento al golpe de Estado en Bolivia de 2019.

También la definición de las listas de candidatos a diputados en la provincia de Buenos Aires está teñida por la intención del kirchnerismo de responsabilizar al Presidente por el resultado. Desde el kirchnerismo impulsan la candidatura del jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, pero ni el Presidente ni el primer ministro quieren.

Los candidatos en danza

La candidatura de Cafiero significaría una rendición de Alberto Fernández porque debería resignar a su mano derecha y el cargo podría ser ocupado por una figura del Instituto Patria. Además, en una eventual mala elección toda la responsabilidad se le achacaría a Alberto.

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, no quiere ser candidato a diputado en la lista bonaerense del Frente de Todos. Tampoco quiere la titular de la Anses, Fernanda Raverta. Ya ni se habla de la directora del PAMI, Luana Volnovich. Algunas versiones indican que Cristina Kirchner quiere que varios ministros integren las listas para provocar una depuración del gabinete y ocupar casilleros en el Gobierno.

En ese contexto, surgen cada vez más nítida la figura de la concejala de La Plata y directora del Consejo de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz. En la tarde de este jueves, su esposo, Enrique “Pepe” Albistur, visitó la Casa Rosada y conversó con su amigo el Presidente. Albistur le prestó durante años el departamento de Puerto Madero a Fernández.

Luego de visitar la Casa Rosada, Albistur redobló el envío de flyers a todos sus contactos con las apariciones televisivas de Victoria Tolosa Paz, que es en estas horas la vocera más persistente del Gobierno. No se descarta el surgimiento de algún otro intendente del conurbano.

Alberto busca superar los 100 mil muertos

Para remontar la pésima noticia de los 100 mil muertos por Covid, el aparato comunicacional del Gobierno hizo varias movidas durante las últimas horas. Comunicó un decreto con la declaración del duelo nacional por cinco días. La Argentina está en el puesto número 11 en el mundo de muertos totales por Covid, con 100.695, y en el lugar 13 en muertos por millón de habitantes, con 2207 fallecimientos.

En ese contexto, el Presidente anunció que el Instituto Gamaleya aprobó el primer lote de 140 vacunas Sputnik V que envasó el laboratorio Richmond para ser distribuidas en la Argentina. Ese laboratorio ya tiene un millón de segundas dosis, pero no están aprobadas aún por Gamaleya.

“Esta es una primera señal de que estamos haciendo bien las cosas”, se esperanzaron en la Casa Rosada. Alberto Fernández lo calificó como “un avance infinito” en una videoconferencia con Marcelo Figueiras, dueño del laboratorio Richmond. “Hace unos instantes el Instituto Gamaleya nos dio la aprobación del primer lote industrial fabricado por Laboratorios Richmond para ser usado en nuestro país”, expresó Figueiras por zoom.

El laboratorio ya produjo 1,3 millones de dosis del componente 1 y 1.010.000 dosis del componente 2 que se irán autorizando en estos días.

No abundan las buenas noticias de la vacunación. Este lunes el laboratorio Moderna anunció que llegará a la Argentina su vacuna recién en 2022. En tanto, los contratos de Pfizer y Johnson & Johnson aún están demorados. El jueves se conoció que dos aviones de Aerolíneas Argentinas fueron sorpresivamente a Estados Unidos a buscar las vacunas que donaría el presidente Joe Biden. Aunque no hubo mayores precisiones.

Los consejos de Cristina

En paralelo, para desviar las incomodidades de la pandemia, y en línea con Cristina Kirchner, el ministro de Justicia, Martín Soria, dijo ayer que el tema “más importante del día” es Bolivia y cuestionó a Macri por el supuesto envío de municiones al país vecino por el cual el Gobierno denunció penalmente al ex presidente. Lo señaló como un "hecho nefasto" para la región. En la misma entrevista condenó la suspensión provisoria de la quiebra del Correo Argentino y calificó a Macri de "privilegiado judicial" y señaló que su familia "no le paga al Estado hace 20 años".

"Hay maniobras de vaciamiento que investiga la Justicia", agregó Soria. La orden de apuntar a Macri viene de Cristina Kirchner.

La vicepresidenta le recomendó a Alberto Fernández en los últimos días, en forma privada, que reduzca sus apariciones públicas para evitar errores en el discurso. Con el diálogo casi cortado, ella deja que sus incondicionales hablen en contra del Gobierno para “despegar” al kirchnerismo de una eventual derrota por la economía y la pandemia. Cristina considera al ministro de Economía, Martín Guzman, como un ortodoxo.

Por eso muchos interpretaron las críticas del diputado Máximo Kirchner la semana última contra el DNU que autorizó las vacunas norteamericanas Pfizer, Moderna y Sinopharm como un mensaje de la vicepresidenta.

Máximo vinculó esa negociación por las vacunas con la del Fondo Monetario Internacional. La primera reacción del Presidente en Tucumán fue decir que ante una claudicación se iría a su casa. Dos días después le dio la razón al hijo de la Presidenta y justificó su crítica. Hay grupos marginales del kirchnerismo que buscan que Alberto rompa con el FMI.

“Los kirchneristas consideran que por este camino Alberto va a una derrota segura y la relación está en su peor momento. No quieren ser parte de esa derrota y empiezan a diferenciarse”, señalan en la Casa Rosada.

“Alberto tiene la paciencia colmada de esos gestos pero no va a romper el Frente de Todos. Pero la relación es angustiante”, agregan. Los kirchneristas no pueden ser culpables de un revés electoral y en ese caso lo responsabilizarán a Alberto para poder imponer un candidato presidencial propio en 2023. Pese a que las presidenciales están lejos, la primera opción de Cristina es el gobernador Axel Kicillof, pero la segunda podría ser Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados. “Podrían ir detrás de Sergio antes que de Alberto si Kicillof no llega”, dicen.

s