accidente

"Cuarentena relajada": la calle, la economía y el peronismo (autoinmune) decretan una nueva etapa del plan contra el Covid-19

Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Cuarentena relajada: la calle, la economía y el peronismo (autoinmune) decretan una nueva etapa del plan contra el Covid-19

La cuarentena no está dando los resultados esperados. Aunque los números de infectados y víctimas son bajos, el famoso “aplanamiento de la curva” se transformó en un “corrimiento de la curva”: el pico de la pandemia que iba a ser a mitad de abril se corrió para junio y nadie promete que para entonces vaya a ser menos feroz.

Y a medida que va pasando el tiempo, y el pico no llega, los controles se relajan. Se da una profecía autocumplida. Ya nadie aguanta, muchos salen para sobrevivir, el gobierno es menos exhaustivo a la hora de reprimir a los que no cumplen, y más gente sale. Un círculo vicioso. Así la cuarentena se levantó de hecho en buena parte del Área Metropolitana de Buenos Aires, como denunció el dirigente del PO, Gabriel Solano al retratar una imagen del atestado tren Sarmiento.

 Embed      

Desde el Gobierno dicen que fue algo puntual por una medida gremial y que no aumentó el uso del transporte público. Igualmente en la calle se siente mayor circulación.

El tracking diario de la encuestadora Inteligencia Analítica advierte que el 76% de la gente no aguanta ya más de 15 días sin cobrar. Las cadenas de pagos están cortadas por todos lados y cada vez más empresas van a tener problemas para pagar sueldos en mayo. La preocupación por la salud pasó a ser un privilegio para pocos.

En el medio se dieron torpezas innecesarias como la de permitir que la gente se congestione en los bancos por la falta de atención o la no apertura de los Pago Fácil.

Muchas medidas restrictivas generan el efecto contrario al que se quiere buscar. Si hay desabastecimiento (de billetes, de centros de pago, de comida, de insumos…) va a haber más aglomeraciones para conseguir eso que falta. El Estado se tiene que anticipar a esos movimientos porque es el que maneja la información.

Bastaba consultarle a cualquier dirigente del conurbano: abrir bancos, abrir PagoFácil, poner camiones-cajeros en los barrios... Se repetía y se repite como mantra desde hace semanas. También denuncian que no están llegando los recursos sanitarios. Y ahí empieza otro problema derivado de la falta de actividad.

¿Se colapsa el sistema antes del pico?

El sistema de salud argentino atraviesa el peor momento desde que empezó la pandemia. Al optimismo inicial de que se le podía ganar la carrera a “la curva” si los casos llegaban más lentamente y si el sistema se preparaba bien, sobrevino un pesimismo

  • El 70% de la gente se atiende en el sistema de salud privado.
  • En su mayoría en clínicas chicas o medianas que viven de las prestaciones que le facturan a obras sociales y prepagas.
  • Todos estos centros están inactivos desde que se inició la cuarentena.
  • En la guardia habitualmente veía 100 pacientes en una jornada y hoy son 5”, dice un traumatólogo.
  • Si no metemos una cirugía el sanatorio cierra”, avisan en algunas clínicas a sus médicos.

Hasta acá la dificultad es la misma que la de cualquier otro sector económico. El tema es que si estas clínicas no facturan, no pueden comprar los insumos que necesitan para enfrentar el pico del Covid-19, sea cuando fuere que llegue.

Están desabastecidos los sanatorios, los precios de los insumos se dispararon, el Estado toma todo y, por ahora, no lo distribuye. A esto se le van a sumar las enfermedades de siempre: “Dentro de poco van a venir todos los chiquitos con bronquiolitis y no nos va a alcanzar el material. No podemos hacer hisopados, ni mandarlos a su casa porque son muy pobres”, dice la dueña de una clínica cercana al Ceamse.

A todo esto, se le agrega el cambio del protocolo de diagnóstico del Covid-19. Ahora todo personal médico que presente más de dos síntomas (aún sin fiebre) tiene que aislarse 72 horas. ¿Cómo se reemplaza a esos médicos? La pregunta gira en estas instituciones.

Hablando de traumatología, en una clínica ya mandaron un aviso de que se pueden empezar a operar “juanetes” y “uñas encarnadas”. Señales de la crisis que se vive y de la cuarentena que se relaja.

La vacuna peronista

Un importante ministro de la provincia de Buenos Aires se preguntaba la semana pasada cómo era que el coronavirus no había penetrado masivamente en el conurbano profundo. ¿Será que el peronismo tiene anticuerpos contra la pandemia?

 Embed      
Sin barbijo y a menos de un metro. La reunión entre Alberto Fernández y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza
Sin barbijo y a menos de un metro. La reunión entre Alberto Fernández y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza

No sabemos si esto es así, pero los máximos dirigentes del gobierno sí lo creen. Si no, no se explica esta foto de la reunión del presidente con los jefes de bloque de la oposición. Todo el oficialismo sentado en filita, sin cuidar el más mínimo distanciamiento social. Massa y Maximo Kirchner tomaron mate en la reunión. Se supone que cada uno el suyo.

 Embed      
El oficialismo en Diputados con Alberto en Olivos. Los jefes de la oposición, por teleconferencia (Foto: Prensa Diputados)
El oficialismo en Diputados con Alberto en Olivos. Los jefes de la oposición, por teleconferencia (Foto: Prensa Diputados)

Sería bueno que algún psicólogo explique por qué los máximos dirigentes del país no siguen las mismas reglas que promueven para el resto de la población. Y por si fuera poco se encargan de exhibirlo. Casi una demostración fálica.

No queda claro en ese contexto por qué insiste el oficialismo en impulsar las sesiones virtuales en el Congreso: pudieron juntarse con los gobernadores o con los líderes parlamentarios del oficialismo. ¿Por qué no se puede sesionar en algún lugar garantizando las medidas de distanciamiento social?

 Embed      
Alberto Fernández con Sergio Massa, sin distanciamiento social
Alberto Fernández con Sergio Massa, sin distanciamiento social

Los reglamentos de las Cámaras habilitan a hacer sesiones fuera de su recinto en casos de fuerza mayor. Se necesita para eso un acuerdo político. “No hay lugar para la grieta en el marco de la batalla que tiene que dar la Argentina”, dijo Massa a la salida de la reunión de jefes de bloques.

Tampoco se entiende por qué Cristina insistió en las reuniones virtuales pidiéndole a la Corte que se expida sin preguntarle nada a la oposición.

Consenso vs. Conflicto

La insistencia de Martín Guzmán dio sus resultados. Su presión fue clave para que desde la cúpula del poder se aceptara presentar la propuesta de reestructuración de la deuda junto a la oposición. La idea fue mostrar un encolumnamiento de toda la dirigencia detrás de la propuesta a los acreedores. La mayor grieta que se exhibió fue la del barbijo. Los gobernadores de Juntos por el Cambio llevaban barbijo y el resto no: otra vez, los anticuerpos del peronismo.

 Embed      
Alberto Fernández anuncia plan de reestructuración de deuda junto a CFK y Horacio Rodríguez Larreta
Alberto Fernández anuncia plan de reestructuración de deuda junto a CFK y Horacio Rodríguez Larreta

Superada la instancia más dura de la presentación de la reestructuración es probable que el ministro de Economía asuma más protagonismo en otras decisiones que hasta ahora tomaba con menos visibilidad.

Adentro de la coalición varios sectores le reclaman más protagonismo y la presentación de un plan económico integral, aún en medio de las dificultades.

Igual, la figura de Guzmán tiene consenso –por ahora- entre los distintos sectores. Menos paciencia les tienen a otros ministros como Matías Kulfas (le apuntan porque el dinero que se imprime no llega a los sectores productivos), Felipe Solá y –fundamentalmente- el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Sobre él caen las balas por cada cosa que se traba en la gestión de gobierno.

Un chiste recurrente circula entre la militancia kirchnerista:

 Embed      
Santiago Cafiero, en remera en conferencia de prensa. (Foto Archivo - 29 de marzo)
Santiago Cafiero, en remera en conferencia de prensa. (Foto Archivo - 29 de marzo)

-¿Sabés por qué Santiago Cafiero usa remera?

-Porque le queda grande el saco.

Por si no se entendió. Muchos dirigentes creen que le queda grande el puesto. “Santiago no opera contra ningún compañero de la coalición”, contestan en su entorno. El día de la remera –dicen- había estado trabajando hasta las 10 de la noche con Alberto. Minutos antes de la conferencia de prensa en la que iban a extender por primera vez la cuarentena, Alberto le pidió que se sumara. El dijo que no, que ni siquiera tenía traje. Alberto insistió.

Cafiero está concentrado en la coordinación y la gestión de la emergencia. Quiere mantener por ahora un bajo perfil. “Será que no contratamos granjas de trolls para contraatacar y defender”, dicen en su entorno.

“Estamos en emergencia. Un compañero tiene que ayudar a mejorar. Pero algunos en lugar de harina quieren poner arena”, se quejan en Jefatura de Gabinete.

El rol de Cristina

Voces del entorno kirchnerista se quejan por la lentitud del gobierno de Alberto para resolver algunas cuestiones. Circuló estos días un Whatsapp entre militantes y dirigentes que decía que el avión con insumos chinos que trajo Aerolíneas Argentinas había llegado por una gestión directa entre Cristina y el presidente chino Xi Jinping. La información fue desmentida por gente cercana a la embajada china en la Argentina, pero el mensaje penetró en algunos sectores.

El rumor en política es importante. No importa a veces lo que en realidad pase sino lo que crean los actores que interpretan las múltiples realidades.

Mientras parte de las bases agitan algunos enfrentamientos, oficialmente en el entorno de Cristina insisten: “El deseo de que se pelee con Alberto hace pensar que tiene que apoyarlo o no apoyarlo. Ella es parte del gobierno: es la vicepresidenta e integrante de la fórmula presidencial”.

Cristina está presente en todo: habla permanentemente con Alberto, con el ministro del interior Wado de Pedro, con Kicillof, intendentes y gobernadores. Un rol inusual para un vicepresidente. Pero es la que tiene los votos.

¿Está alineada Cristina con las medidas que está tomando el Gobierno nacional para contener el Covid-19? Había dudas hasta ahora por la falta de expresiones formales de la vicepresidenta.

Las disipó en los fundamentos de su petición a la Corte para sesionar online:

  • Escribió sobre “la pertinencia, eficacia y adecuación de las medidas de aislamiento social dispuestas por el Poder Ejecutivo Nacional
  • “Pese al aislamiento social dispuesto, aún se está combatiendo la propagación de la enfermedad y por lo tanto se verifican las circunstancias excepcionales ya reseñadas, sin que pueda determinarse el momento en el que cesarán dichas circunstancias”, insistió.

Queda por verse si esas “circunstancias” las podrá definir el Estado o si va a ser la gente, por decisión o necesidad, la que va a levantar de facto la cuarentena. Por ahora, entramos en días más relajados.

 Embed      
#LaJunglaDelPoder
#LaJunglaDelPoder

¿Te gustó esta columna? Recibila en tu mail www.a24.com/jungla

Se habló de
s