Abuela generosa

En desuso y sin compradores a la vista: ¿Qué pasará con los aviones de Lázaro Báez?

por Julia D´Arrisso | 25 de feb de 2021 - 16:08
En desuso y sin compradores a la vista: ¿Qué pasará con los aviones de Lázaro Báez?

El 5 de abril de 2016 no fue un día más para Lázaro Báez. El empresario, que se había convertido en el foco de una megacausa de corrupción después de que se difundiera en 2012 un video dentro de la financiera SGI donde se lo veía contando enormes cantidades de dinero, viajó desde Santa Cruz a Buenos Aires a bordo de su Lear Jet 35 LV-BPL para aterrizar en San Fernando, donde quedó detenido por lavado de dinero.

El hombre salió del aeropuerto esposado y con un chaleco antibalas, y casi cinco años después la Justicia lo condenó a una pena de 12 años de prisión por maniobras de lavado de dinero por unos US$55 millones en la causa conocida como "la ruta del dinero K". Pero los aviones del empresario santacruceño siguen allí y se convirtieron en un emblema de la corrupción en el país.

Los dos aviones tienen como propietaria la empresa Top Air, la firma de taxis aéreos que adquirió Báez a través de la compra del 49% del paquete accionario para realizar viajes de negocios, especialmente en la ruta Río Gallegos - San Fernando, pero ahora son bienes decomisados que se encuentran bajo la órbita de la Agencia de Bienes del Estado, que los ofreció en subastas públicas, aunque sin compradores a la vista.

 Embed      
Lázaro Báez tenía dos aviones que quedaron bajo la órbita del Estado, pero no se pueden vender
Lázaro Báez tenía dos aviones que quedaron bajo la órbita del Estado, pero no se pueden vender

Ambos aviones están inmovilizados en el aeropuerto de San Fernando. El avión Lear Jet modelo 35A, matrícula LV – BPL se intentó vender en dos oportunidades, pero no se presentaron ofertas y la próxima subasta está prevista para el 19 de marzo. El avión se ofrece en $1.697.535 como precio de base.

Por su parte, el Rockwell Commander modelo 690 matrícula LV-MBY trató de venderse cuatro veces, tiene un precio de base de $2.684.700 y espera ser subastado el próximo 31 de marzo.

Sin embargo, la operación no será una tarea sencilla de concretar, ya que, según pudo reconstruir A24.com, el estado de las aeronaves está completamente deteriorado. “No pueden volar”, dijo una fuente que conoce la situación, mientras que otra coincidió: “No se sabe si se van a poder utilizar, salvo que se vendan las solo algunas piezas”.

En caso de que las subastas se realicen, el dinero por la venta de estos bienes deberá depositarse en una cuenta especial del Tesoro Nacional destinada al financiamiento de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Se habló de