Día de las infancias

Día del Niño: la historia oculta de la aparición de la payasa Filomena en el reporte de Covid-19 de 2020

El 16 de agosto de ese año se celebraba el Día del Niño. En medio de lo peor de la pandemia, y con los chicos encerrados hacía meses, a una funcionaria se le ocurrió traer a una animadora a cantar en el informe diario de los muertos por coronavirus.
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
La Payasa Filomena con Carla Vizzotti

La Payasa Filomena con Carla Vizzotti, entonces viceministra de Salud. En el reporte del Covid del Día del Niño 2020 (Foto: captura de TV).

“Para cerrar, pensaba que podemos hacer un juego, una canción muy simple… El juego se llama ‘una nube’”, decía una payasa por la tele. Eran las 9 de la mañana de un domingo del Día del Niño y un importante funcionario estaba viendo el reporte del Covid-19 en la TV: “Estaba desayunando en mi casa y se me atragantó la tostada -recuerda-. Después de esto, ya no servían más las conferencias”.

Fue el 16 de agosto de 2020, en el medio del reporte 309 del Ministerio de Salud sobre la pandemia que diariamente brindaba la hoy ministra Carla Vizzotti. Ese día se habían informado 6663 casos de Covid y 20 muertes. Todavía no había vacunas -tampoco vacunatorio VIP- y cada caso confirmado era una muerte probable.

En Casa Rosada no podían creer lo que veían. En el medio de la mayor tragedia que vivía la humanidad en el siglo XXI, observaban a una payasa informando por TV los números de los muertos por Covid. Se dio en el marco del Día del Niño 2020, cuando los chicos llevaban casi 5 meses encerrados en sus casas, con salidas recreativas autorizadas a 500 metros de su hogar, sin clases (presenciales) y en muchos casos con una situación social precaria.

El Gobierno recibía cuestionamientos de distintas agrupaciones de padres por esta situación. En ese escenario, el Ministerio de Salud decidió “celebrar” el Día del Niño convocando a una payasa a hacer una propuesta lúdica en el tradicional reporte del Covid-19 que daban la entonces viceministra de Salud, Carla Vizzotti, y el secretario de Acceso a la Salud, Alejandro Costa.

Embed

Según relatan quienes estuvieron involucrados en aquel proceso, la idea surgió de la propia Vizzotti, que por ese entonces ya estaba un poco agotada de dar esas conferencias todos los días a primera hora de la mañana. La idea era llevarles una propuesta lúdica a los chicos en medio de tantas noticias trágicas. La iniciativa fue conversada con la "Directora de Salud Perinatal y Niñez", Gabriela Bauer: es la hermana de Tristán el ministro de cultura- y fue ella quien acercó el nombre de la artista “Filomena”. A nadie se le ocurrió googlear quién era. Confiaban en Bauer, quizás por la marca de su apellido.

La idea era que Filomena acercara consejos para padres para que los chicos se divirtieran. Algo corto. Ya habían pasado por el mismo espacio referentes de la tercera edad que sugerían actividades para los adultos mayores o profesores de educación física que recomendaban ejercicios para hacer durante el encierro en la cuarentena; también fue un invitado que enseñó a tener sexo virtual.

Así como aquellos no recibieron objeciones, “Filomena” -cuyo apellido era un verdadero misterio- tampoco recibió reparos.

"¿Quién es la Payasa?"

La primera señal de alarma se dio ese domingo a las 8 de la mañana, cuando los responsables de la transmisión vieron su indumentaria. Filomena era un nombre artístico, y estaba vestida de payasa. Rápidamente, todos los presentes advirtieron que la cosa podía terminar en escándalo. “Nos habían dicho que hacía un personaje, pero lo que nadie pensó era que iba a ir vestida de esa manera”, relata uno de los testigos de la grabación.

El reporte de Covid-19 se grababa todos los días a las 8/8.30 de la mañana. Y se transmitía a las 9. “Se grababa porque a veces había que dar datos técnicos y no salía fluido. Pero apenas estaba listo, se emitía. No había margen para dar marcha atrás”, explica uno de los encargados de la parte técnica del asunto.

Si bien había equipos de comunicación de Presidencia, no tenían injerencia sobre el contenido. “Era gente técnica. Nadie tenía poder para digitarle a Vizzotti lo que hacía o dejaba de hacer. No había jefes con poder político para cuestionarla. Se terminaba de grabar y a los pocos minutos salía al aire”, explican.

-¿Se evaluó cancelar todo?- consultó A24.com a distintas fuentes. La respuesta en todos los casos fue la misma: “Carla la quiso bancar”.

Cuando ya estaba ahí decidieron subirla y pasar el papelón”, relata otro de los testigos. Se grabó en 20 minutos y salió. “No había marcha atrás, era la única invitada. No salir no era una posibilidad”, aclaran.

Filomena_payasa.PNG
La payasa Filomena, durante el reporte Covid-19 de agosto de 2020 (Foto: captura de video).

La payasa Filomena, durante el reporte Covid-19 de agosto de 2020 (Foto: captura de video).

El reporte salió sin el conocimiento de Ginés González García -que era el ministro-, ni del Secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi. Ni mucho menos del presidente Alberto Fernández.

El hecho provocó la ira de Ginés González García. Y también hubo bronca en la Casa Rosada. Ginés insultaba, y en la Casa Rosada también. "No podemos salir con una payasa en el marco de una pandemia’”, se escuchó del otro lado del teléfono. Vizzotti fue reprendida por la idea. Tal fue la repercusión, que al poco tiempo dejaron de emitir los reportes diarios.

El otro damnificado por la situación fue Alejandro Costa, que era el que tradicionalmente leía los números del Covid. “Tuvo que hacer algo de manera obligada. Era obediencia debida. Era el que daba los datos duros”, relatan quienes vivieron ese proceso.

La coincidencia de todas las fuentes consultadas para esta nota es que a Vizzotti le gustaba ese protagonismo que le daban los reportes.

Unos días antes había habido otro escándalo que también cayó mal en la Rosada. Fue el 12 de agosto, cuando Lucas Grimson pronunció un mensaje con lenguaje inclusivo. “Los pibes, las pibas y les pibis podemos ser parte de enfrentar esta pandemia. Es clave que nosotres les jóvenes también nos cuidemos. Nadie es más piola por no usar barbijo en la calle”, había dicho.

“Cuando vi eso en pantalla, algo que habíamos hecho serio, me di cuenta de que no servían más las conferencias”, recuerda un funcionario que tuvo a su cargo buena parte del operativo de la pandemia.