El peronismo le pone límites a Macri: no va a acompañar el ajuste y pide que se ordenen las cuentas de Provincia y Capital
RegresoAlFMI

El peronismo le pone límites a Macri: no va a acompañar el ajuste y pide que se ordenen las cuentas de Provincia y Capital

Qué pasa. El pedido del presidente Mauricio Macri a los gobernadores para reducir el déficit fiscal generó, cuanto menos, sorpresa entre los peronistas. Muchos dicen que el acuerdo ya se hizo con el pacto fiscal, sancionado el año pasado, por lo que no hay margen para más ajuste. Además, ponen el foco en donde más les gusta: las inequidades en subsidios en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal respecto del resto del país.

En ese punto coinciden desde el cordobés Juan Schiaretti al salteño Juan Manuel Urtubey, que no suelen estar de acuerdo en todo. Por eso se paran ante el nuevo escenario de crisis con esta postura: acompañar al Gobierno en lo que sea “razonable” y “siempre y cuando no quieran complicar a las economías regionales”.

“Somos críticos del acuerdo con el FMI”, señalaron a A24.com desde el peronismo de Formosa, donde el gobernador Gildo Insfrán hace equilibrio entre el agite peronista y una relación institucional “cuidada” con Macri. Y ponen de ejemplo el presente fiscal de esa administración: “Tenemos superávit primario, una provincia desendeudada y seguimos financiando la obra pública”. Resultado: no hay de dónde ajustar.

Urtubey lo puso en palabras. El déficit fiscal “en más del 90 por ciento está en cabeza del gobierno nacional, y todas las provincias argentinas sumadas no llegan al 10 por ciento”, calculó. Si bien resaltó que Salta “está colaborando en la medida que va a generar equilibrio y superávit en sus cuentas", insistió en que el "gran trabajo tiene que ver con políticas nacionales”.

Gobernabilidad. Los jefes del PJ tienen claro, igual, que la hora demanda poner el hombro. Nadie quiere que haya un “descalabro” (usan esa palabra) en el país. “Insfrán, con el poder electoral que tiene en su provincia, y sin aspiraciones nacionales, no va a estar especulando”, se atajan. Admiten, además, que no todos los gobernadores están en una posición cómoda: “Algunos están ahorcados porque tienen deuda en dólares, así que van a acompañar”.

Los reparos están puestos en que “lo que había que reducir ya se hizo con el pacto fiscal”, como definió ante A24.com el principal colaborador de uno de los mandatarios del PJ. “No está fácil”, dicen, entre ellos, los peronistas, que están de acuerdo en respaldar a Macri “en la medida que no pretenda complicar a las provincias”. “El mayor déficit está en la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, sobre todo con las tarifas”, avisan.

Es el reclamo histórico de un gobernador fuerte como Schiaretti. La mirada metropolitana del gobierno central en materia de subsidios a los servicios y el transporte contra el enfoque “federal” que busca concretar el peronismo. Quizás ahí esté la clave para los gobernadores, mientras el sistema político sigue discutiendo el (nuevo) ajuste.