Educación

Grabois confesó que manda a sus hijos a clases presenciales en la Ciudad: "Hay un fallo de la Corte"

El dirigente social aclaró que no está de acuerdo pero perdió la "discusión por goleada".
Juan Grabois

Juan Grabois, líder de la CTEP.

El líder de la CTEP, Juan Grabois, se refirió este lunes a la discusión entre el gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires por las clases presenciales y contó que sus hijos asisten a una escuela porteña "porque está abierta y hay un fallo de la Corte".

De esta manera, Grabois se refirió a la sentencia de la Corte Suprema de Justicia que le dio la razón al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, al tiempo que volvió a marcar una diferencia frente al oficialismo, tras las críticas que realizó por la ampliación de la Tarjeta Alimentar.

"Yo mando a mis chicos al colegio, porque las escuelas están abiertas y hay un fallo de la Corte", sostuvo Grabois en declaraciones radiales y agregó: "Van a una escuela pública en Capital Federal y tienen un montón de ganas de ir. Yo no quería que lo hicieran, pero perdí la discusión por goleada".

No obstante, el dirigente social criticó las decisiones contrapuestas del presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y Rodríguez Larreta y señaló: "Todo el mundo puede opinar, pero a la hora de cortar el bacalao no puede haber doble comando".

Respecto a la decisión del Gobierno de suspender las clases presenciales en los distritos más afectados por el coronavirus, sostuvo que "el argumento fundamental, por el ejemplo del gobierno de la provincia, es que la escolaridad aumenta masivamente la circulación. Por eso cuando se impusieron las restricciones se logró un efecto de baja de contagios muy importante, cuando estábamos en un 85% de demanda de camas de hospitales", agregó.

En este sentido, Grabois consideró que el amesetamiento de los casos de covid en la Ciudad fue por las medidas adoptadas en la Provincia y señaló: "Hay un 30% de pibes de la provincia de Buenos Aires que van a la escuela en la Capital Federal: eso se llama tren y se llama bondi".

El último domingo, Grabois había cuestionado al Gobierno por el refuerzo de la Tarjeta Alimentar, medida que calificó de "estúpida". "No hay mala intención", aclaró, pero "carga un enorme desconocimiento de la realidad, un temor reverencial a los formadores de opinión, una confianza infantil en los formadores de precios, una enorme desvalorización de los trabajadores, una enorme sobrevaloración de los tecnócratas y una adicción inocultable a los focus groups".