Elecciones 2021

Juntos por el Cambio definió una agenda económica para negociar con Alberto Fernández por el FMI

Se registró un sabor agridulce por el triunfo ajustado en la provincia de Buenos Aires. Destacaron la suma de 5 senadores. ¿Cómo se definirá la idea de negociar un acuerdo con el Gobierno?
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
Juntos por el Cambio.

Juntos por el Cambio.

Después de ganar por más de 9 puntos a nivel nacional y sumar 5 senadores como se lo proponía, los máximos dirigentes de Juntos por el Cambio (JXC) tuvieron un trago agridulce por la reducción de la diferencia en la provincia de Buenos Aires respecto de las PASO. Pero anunciaron una agenda económica para negociar con el gobierno de Alberto Fernández: reformas monetaria, impositiva y laboral, a cambio del Presupuesto 2022 y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Por supuesto que uno quiere ganar por más diferencia en la provincia de Buenos Aires, pero ganamos”, dijo el intendente de Vicente López, Jorge Macri, en el bunker de Costa Salguero al final de la noche, al evaluar los resultados. El ex presidente Mauricio Macri participó de los festejos pero no habló, mientras que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le levantó la mano a María Eugenia Vidal con un discurso de candidato presidencial con miras a 2023.

Para lo inmediato, los dirigentes de JxC condicionaron la negociación del acuerdo al que convocó el presidente Alberto Fernández a la idea de que el Gobierno “defina un plan económico, se pongan de acuerdo entre ellos y definan quien manda”.

En ese sentido, anunciaron que la mesa nacional de JXC tomará hoy por la tarde una decisión en cuanto a la convocatoria al diálogo que formuló el Presidente para discutir un programa económico para llegar a un acuerdo con el FMI. Lo primero que quieren evaluar es cuál será la reacción de la vicepresidenta Cristina Kirchner ante la derrota en todo el país.

Para la mayoría de los líderes del frente opositor, el gran dato político fue haber sumado 5 senadores y haberle quitado el quórum propio a la vicepresidenta Cristina Kirchner en el Senado. El Frente de Todos (FDT) reducirá su bancada de 41 a 35 y JXC la incrementará de 26 a 31. Algunos no descartaban que algunos peronistas abran fisuras en el bloque futuro del FDT.

También, todos los líderes de JXC rescataron haber quedado dos diputados por debajo del FDT: 116 a 118 bancas. Sin embargo, algunos en JXC habían tenido la secreta esperanza de superar en bancas de diputados al FDT para tener el manejo de la Cámara baja y designar un presidente, tal como lo había sugerido la candidata a diputada María Eugenia Vidal.

Por ahora, descartaron una alianza inmediata con los líderes de La Libertad Avanza, Javier Milei, y de Avanza Libertad, José Luis Espert. La UCR y la Coalición Cívica son los más reticentes. En el PRO, Mauricio Macri y Patricia Bullrich plantean un acercamiento pero Horacio Rodríguez Larreta lo rechaza.

Mientras la conducción de Juntos por el Cambio exteriorizaba su celebración por el triunfo legislativo a nivel nacional, el presidente Alberto Fernández buscó instalar que el FDT había resultado ganador por el repunte que registró en la provincia de Buenos Aires, aunque no alcanzaba para revertir la derrota, y en Chaco y Tierra del Fuego.

Según fuentes de JXC, la presidenta del PRO, Bullrich, celebró como propios la obtención de 5 senadores adicionales para el bloque opositor porque ella fue la que urdió e instrumentó la estrategia de correrse de una candidatura para recorrer todo el país y especialmente las provincias donde se elegían senadores: la gran incógnita era hasta ayer si La Pampa iba a repetir el triunfo de JXC y ello quedó confirmado.

De ese modo, la oposición pudo obtener dos senadores en esa provincia de historia peronista, que se sumaron a las dos de Chubut y dos de Santa Fe, las otras provincias con tradición justicialista. Además, sumarán dos bancas de Corrientes, y otras tantas por Mendoza y por Córdoba.

Vidal celebró que “habrá un Congreso más equilibrado y más diálogo” y anticipó que allí “será donde las fuerzas se encuentren”. La candidata le delegó al segundo de la lista, Martín Tetaz, que planteara la agenda de JXC para negociar el programa económico para llegar a un acuerdo con el FMI y el futuro de la ley de Presupuesto 2022.

Tetaz plantó tres ejes para esa negociación. El primero será un plan de “estabilización monetaria” para contener la inflación. El segundo “una reforma impositiva” para “antes de pagar impuestos nos dejen ganar”. Y el tercero una reforma de las leyes laborales porque “las Pymes tienen miedo a contratar trabajadores por la industria del juicio”.

El diputado electo adelantó a A24.com que esos tres ejes forman parte de un paquete de proyectos de ley que el frente opositor pondrá en la mesa para negociar el acuerdo con el FMI y el presupuesto del año próximo. Además, Tetaz pidió que “se pongan de acuerdo entre ellos sobre el presupuesto porque la vicepresidenta Cristina Kirchner dijo que no lo comparte”.

Vidal señaló que además JXC exigirá tratar 10 proyectos de ley presentados durante la campaña y Paula Oliveto señaló que sumarán la transformación educativa y la justicia independiente. Horas antes, varios dirigentes señalaron que exigirán también para sentarse a negociar la ley de reforma del sistema electoral para instrumentar la boleta única en papel y el nuevo Código Penal que está presentado y paralizado en el Congreso pese a la crisis de inseguridad que avanza en el país.

El diputado electo Ricardo López Murphy señaló que antes que sentarse a discutir un acuerdo “el gobierno se debe ordenar internamente y presentar sus propuestas de un programa económico y de una negociación con los organismos multilaterales y el Club de Paris”.

Lo mismo reclamó el presidente de la UCR y senador electo Alfredo Cornejo: “Para convocar a un diálogo, primero el gobierno tiene que hacer una autocrítica y ponerse de acuerdo ellos” sobre el rumbo económico. Fue cuando anunció que la mesa nacional de JXC definirá hoy la respuesta a la convocatoria que anoche mismo hizo el Presidente.

En el final de la noche Miguel Pichetto también señaló que en el corto plazo el FDT podría fisurarse en el Senado por la aparición de bloques de provincias peronistas que tienen una mala relación con el peronismo como Córdoba y Santa Fe. “Puede abrirse un espacio federal en el Senado”, dijo a A24.com. En eso medirán el grado de fortaleza de Cristina Kirchner para alinear a las bancas de la Cámara alta.

En Diputados, señalaban en JXC, el FDT tendrá una primera minoría pero con una diferencia muy exigua de 118 a 116, que obligará al gobierno de Alberto Fernández a negociar cada proyecto de ley que necesite. Incluso, algunos conjeturaban la posibilidad de condicionar el tratamiento del Presupuesto 2022 a que el FDT acepte tratar la boleta única en papel para mejorar la transparencia electoral con miras a 2023.

“Hay proyectos que tendremos que negociar si ellos quieren tratar el presupuesto”, señaló un dirigente de JXC. La estrategia todavía no está definida, pero podría combinar en esas negociaciones los asuntos de la agenda económica.

El otro gran logro que se anotaba el frente opositor fue la fuerte diferencia a nivel nacional, con una ventaja de 9,5% sobre el FDT. Esta diferencia se explica por las contundentes elecciones opositoras en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes. También dejó un sabor agridulce el hecho de que Vidal no pudo superar el 50% como lo hizo Elisa Carrió en 2017, porque Javier Milei le pisó parte de su electorado con un discurso mucho más duro contra el Gobierno.

s