Casa Rosada

La Casa Rosada apela al manual peronista para confrontar con las críticas del "Cuervo" Larroque

Malestar en la Casa Rosada por la nueva embestida de Larroque contra Alberto Fernández y su gabinete. La diferenciación de Wado de Pedro.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
En otro capítulo de la interna con el kirchnerismo

En otro capítulo de la interna con el kirchnerismo, el Gobierno salió a responder a Andrés "Cuervo" Larroque con un acto de unidad del gabinete federal en La Pampa. Foto: Presidencia.

Mientras desde la Casa Rosada salieron a sostener la estrategia pedida por el presidente Alberto Fernández, de concentrarse en la gestión y la unidad de la coalición del Frente de Todos, sin responder a los gritos del kirchnerismo duro.

El Gobierno armó un escenario montado especialmente para responder con el retorno de las reuniones del gabinete federal que esta vez fue encabezado por el presidente junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro (de La Cámpora) y el gobernador Sergio Ziliotto, en La Pampa. El malestar era evidente.

La intimación de D'Elía para que La Cámpora abandone el gobierno

https://twitter.com/Luis_Delia/status/1521508164440526848

Como en un nuevo capítulo de una zaga, la primera respuesta del albertismo comenzó con el dirigente de la organización MILES, Luis D'Elía quien fue el primero en salir a replicar a La Cámpora un día después de mostrarse junto al presidente en un acto con movimientos sociales en el CCK:

D'Elía pidió lisa y llanamente que "si están tan disconformes con el Gobierno Nacional por qué La Cámpora no renuncia a los más de 5000 cargos, muchos de ellos jerárquicos que ocupan en el Estado argentino?".

Alberto Fernández junto a Luis D'Elía y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis en el encuentro con movimientos sociales en el CCK.webp

Pero la estrategia del Gobierno siguió siendo la de evitar la confrontación directa y apelar a mantener la unidad, apelando a una seguidilla de actos encabezados por el propio presidente acompañado por todos los ministros e incluyendo a los principales funcionarios de La Cámpora.

Tras los dichos de Larroque, este martes Alberto Fernández retomó el denominado gabinete federal que había suspendido por la pandemia, esta vez en La Pampa en un acto que sirvió para recibir públicamente el apoyo del gobernador del PJ, Sergio Ziliotto, que le prometió en su discurso un "total alineamiento".

image.png

El propio ministro del Interior, y dirigente de La Cámpora, Wado De Pedro, se alineó a la estrategia de la Casa Rosada y evitó referirse a la pelea interna que impulsan Larroque y Máximo Kirchner. En su discurso que precedió al presidente habló solo de la gestión junto a gobernadores en su viaje a Israel para comprar tecnología para el manejo del agua.

En ese marco, tras reunirse el lunes con el Presidente, recibió este martes fuertes elogios del primer mandatario, en una estrategia para diferenciarse de las críticas de La Cámpora al gobierno nacional.

La contundente respuesta de Manzur y de Ziliotto en respaldo a Alberto Fernández

"Como decía el fundador de nuestro espacio, todos los días tenemos que trabajar juntos y no llevar a nadie por delante; como decía Perón, tenemos que persuadir a la gente y llevar este proyecto a todos los rincones del país. Eso es lo que buscamos a lo largo de nuestra historia que Argentina progrese y nuestro pueblo viva cada día un poquito mejor", dijo el jefe de Gabinete, Juan Manzur en un breve discurso del gabinete federal en La Pampa.

Manzur reconoció "el trabajo que viene haciendo nuestro equipo", en una defensa de la gestión del gabinete de Alberto Fernández, aunque admitió que "tenemos dificultades", pero advirtió: "De lo que no tengan dudas es que vamos a salir adelante" en respuesta a rumores sobre la debilidad del Gobierno ante la profundización de la crisis interna.

Por último el gobernador Ziliotto se quejó porque "muchas veces cansa el discurso unitario de medios concentrados, pero la realidad mata al relato"; convocó al gobierno nacional a "trabajar juntos".

Finalmente, el acto fue cerrado por Alberto Fernández con un discurso aplaudido por los presentes en el que sin mencionar a Larroque, enfatizó: "Yo no soy el dueño del gobierno, nadie es dueño del gobierno, el gobierno es del pueblo" y agregó que "estoy cumpliendo lo que dije el primer día, no voy a gobernar yo, voy a gobernar con todos los gobernadores de esta patria".

s