La estrategia de los piqueteros para calentar la calle: irán subiendo la intensidad y convocatoria en cada fecha
Layer 1
JornadaDeProtestas

La estrategia de los piqueteros para calentar la calle: irán subiendo la intensidad y convocatoria en cada fecha

El instrumento de presión de los movimientos sociales definitivamente es su capacidad de movilización. No solo representan a muchas personas sino que además éstas les responden: si hay una marcha para reclamar ellos se organizan y van. Así funciona la estrategia. De esa manera lograron un lugar en la mesa de negociación de la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley.

Sin embargo sorprendió a algunos la magnitud de la convocatoria de hoy, considerando que no era una fecha simbólica ni había ninguna reunión prevista. Todo es parte de una estrategia que delinearon el triunvirato piquetero (CCC-Barrios de Pie-Ctep) junto a otras organizaciones y a la que ATE se sumó en esta oportunidad con un paro en contra de los despidos en el Estado.

"El plan de lucha está planteado de manera escalonada entonces las próximas jornadas van a tender a ser más masivas. Principalmente los piquetes que vamos a realizar el día que se vote el presupuesto 2019", adelantó a A24.com Marianela Navarro, dirigente de Frente de Organizaciones en Lucha (FOL).

Justamente los piqueteros tienen un cronograma de acciones de aquí hasta la cumbre del G20 en diciembre. Más allá de las 1000 ollas populares que instalaron hoy, la semana que viene irán a las oficinas de los servicios públicos a exigir una tarifa social. Otra movilización significativa será el día que se trate en el Congreso el presupuesto 2019 para exigir mayores partidas sociales. También participarán del paro de las CGT del 25 de este mes.

¿Qué es puntualmente lo que reclaman? Según explicó Juan Grabois (CTEP) a la prensa durante la marcha el reclamo central es el "pan" y la necesidad de aumentar las partidas sociales aún más ante el incremento de la pobreza. Si bien el Gobierno y la propia Vidal ya anunciaron aumentos, denuncian que son insuficientes. De fondo, siempre está el reclamo por una ley que declare la emergencia alimentaria. 

"Estamos orgullosos del nivel de organización y unidad que hemos logrado construir. Buscamos que este drama no se convierta en tragedia. Tenemos un pedido central que es el del pan, poder garantizar que en los comedores escolares y comunitarios haya leche para los pibes. Hay un agravamiento muy profundo de una situación que ya era mala antes", dijo Grabois.

Este es un frente que el Gobierno lleva abierto hace rato. No es casual que Macri haya fortalecido a Stanley (quien conservó su ministerio y sumó el de Salud). Ella es la principal interlocutora con los movimientos sociales. El problema es que los índices de pobreza no están dando bien y la inflación se come con velocidad las reasignaciones de partidas. Los piqueteros son oponentes duros, que no temen tomar la calle y que, además, construyen alianzas políticas y sindicales. No será barato para el Gobierno contenerlos.