Coronavirus

Las clases como botín y la "rebeldía" de Ciudad, Córdoba y Mendoza: ¿puede haber un efecto en cadena?

La Casa Rosada los califica de "irresponsables", pero Rodríguez Larreta, Schiaretti y Suárez hacen su propio juego al calor del año electoral.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández con el gobernador de Mendoza

Alberto Fernández con el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez. (Foto: Télam)

Si bien la ley de “emergencia Covid” no tiene aún sanción del Congreso, el Gobierno esperaba que a esta altura las provincias se plegaran al semáforo sanitario establecido por la Nación para adoptar restricciones en la segunda ola. Nada de eso pasó. El proyecto oficial de parámetros epidemiológicos espera la aprobación de la Cámara de Diputados y tres provincias grandes como Córdoba, Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires -de las que más casos registran- desoyeron el DNU presidencial y habilitaron las clases presenciales en sus distritos.

El Ministerio de Educación se encargó de dejarlo en claro en el último relevamiento hecho por el Consejo Federal de Educación (CFE) sobre la presencialidad en las 24 jurisdicciones del país. Ese informe arrojó que la Capital Federal, Córdoba y Mendoza fueron los únicos distritos que incumplieron la resolución nacional sobre la obligatoriedad de adoptar la virtualidad cuando los casos superen los 500 contagios cada 100 mil habitantes. Casualmente, son tres provincias no alineadas con el Frente de Todos.

rlarreta.jpg
Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. (Foto: Télam)

Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. (Foto: Télam)

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no sólo acudió a la Corte Suprema para obtener la habilitación de las clases en la Ciudad sino que además está posicionado como candidato presidencial de Juntos por el Cambio, un frente que comparte con el gobernador mendocino, el radical Rodolfo Suárez. Y Juan Schiaretti, mandamás de Córdoba, representa una línea peronista “autónoma” del kirchnerismo.

Las alarmas se encienden ahora en la Rosada ante la posibilidad de que esa “desobediencia” tenga un efecto en cadena sobre otras medidas. Y, a la luz de los hechos, ya lo está teniendo: el gobernador Suárez anunció que Mendoza no cumplirá con el confinamiento obligatorio establecido por la Casa Rosada para el fin de semana del 5 y 6 de junio, una suerte de “epílogo” del reciente aislamiento de 9 días.

El informe

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, lo dejó en claro con el relevamiento difundido en las últimas horas. Allí se estableció el incumplimiento total por parte de estas tres provincias a la medida presidencial que espera ser refrendada por el Congreso. A saber:

  • Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Tiene presencialidad en el nivel inicial, primario y los dos primeros años de secundaria. Los últimos tres años de secundaria virtual. Incumple el DNU vigente y la resolución del Consejo Federal de Educación 394/2021 porque su tasa de incidencia es de 1050 casos, consignó Educación.

  • Córdoba: Reinició el lunes pasado con presencialidad alternada en inicial, primaria y especial en toda la provincia y en localidades de menos de 30.000 habitantes. Tiene educación no presencial en secundaria y clases remotas en localidades y/o conglomerados urbanos que superen más de 30.000 habitantes. Incumple el DNU porque se tasa de contagios es de 1099.

  • Mendoza: Tiene presencialidad con modalidad combinada en nivel inicial, primaria y secundaria. Para adultos y nivel superior sigue la virtualidad. Educación estableció que “incumple el DNU vigente y la resolución del Consejo Federal de Educación 394/2021 que determina la educación no presencial cuando la tasa de ocupación de camas UTI supera el 80%”.

Alberto Fernández les advirtió que estaban “jugando con fuego” y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, les pidió a las provincias que están con alarma epidemiológica que “den el ejemplo”. No parece suficiente presión.

El pago chico

En Córdoba escapan a las críticas de la Casa Rosada. “Ante cualquier cosa quieren hacer creer que Schiaretti será el candidato a vice de Larreta, o el próximo Miguel Pichetto”, apuntan ante A24.com desde el peronismo local, donde descartan una confluencia con el Pro similar a la que selló Mauricio Macri para las elecciones presidenciales de 2019.

La decisión de mantener las clases presenciales, afirman en el schiarettismo, no fue un “capricho” sino que responde a un criterio de acompañar o rechazar medidas nacionales según los intereses domésticos, que no es ni más ni menos que la dinámica de los diputados cordobeses en Congreso.

Schiaretti.jpg
Gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. (Foto: archivo)

Gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. (Foto: archivo)

En Córdoba hay clases presenciales en los niveles iniciales y primario. Y el secundario es “optativo es las localidades de menos de 30 mil habitantes”, matizan los cordobesistas, que aclaran que en esa provincia los casos se desbordaron no por la educación sino por prácticas sociales como las reuniones y las fiestas clandestinas.

Trotta calificó la decisión de Schiaretti de “electoralista” e “irresponsable”, y los gremios docentes denunciaron “aprietes” y una supuesta especulación con la “saturación del sistema de salud” para tomar medidas restrictivas. Pero el gobierno provincial tiene decidido pulsar el botón rojo sólo si se alcanza el 80% de ocupación de la terapia intensiva (este lunes fue del 72%). Lo que sí hará Córdoba será adherir al confinamiento nacional del próximo fin de semana, a diferencia de lo dispuesto por Mendoza.

“El peronismo de Córdoba es muy exitoso desde hace un cuarto de siglo, y el kirchnerismo no tiene lugar acá”, se envalentonan en el schiarettismo, antes de advertir que el embate de la Casa Rosada está motivado por una intención de “romper la región centro” para las elecciones. De todos modos, cerca de Schiaretti reconocen que al gobernador “le sirve” que el Frente de Todos lo elija como adversario porque ese estatus lo posiciona para las legislativas, una instancia en la que el cordobesismo suele quedar en tercer lugar ante la polarización de la grieta.

Dominó

En Mendoza, en tanto, no sólo mantuvieron las clases presenciales -al negar que la provincia esté en su totalidad dentro del parámetro de “Alarma epidemiológica”- sino que Suárez anunció además que no adherirá al confinamiento estricto para los días 5 y 6 de junio establecidos por el DNU del Presidente.

Alberto f.jpg
Alberto Fernández advirtió a los gobernadores que

Alberto Fernández advirtió a los gobernadores que "juegan con fuego". (Foto: archivo)

“Dijimos que íbamos a estar 9 días en fase 1 y que. luego, vamos a seguir con las restricciones provinciales”, señaló el gobernador a medios locales. Para Suárez, “volver otra vez al confinamiento implicará que perjudiquemos a muchos sectores, porque serían tres fines de semana cerrados y hay muchos restaurantes donde se da trabajo y eso podría implicar que luego no puedan abrir”, resumió el dirigente radical, que de todos modos tiene buena relación con Alberto.

En un espectro más amplio, también hubo espacio para la chicana: el subsecretario de Deportes mendocino, Federico Chiapetta, consideró un "papelón" que el Gobierno cancelara la organización de la Copa América a 15 días del comienzo del torneo. "No tuvieron siquiera la delicadeza de avisarnos", le dijo el funcionario a Clarín, molesto porque la provincia iba a ser sede de tres partidos y tenía inversiones en marcha.

En lo sanitario, para Suárez hay un “error de datos” de la Casa Rosada. “El Gobierno nacional ha puesto al Gran Mendoza en base a datos de la provincia, que sí está por arriba de los 500 casos, pero el Gran Mendoza está por debajo", apuntó el mandatario para justificar la “rebeldía” cuyana. Una chispa que podría extenderse al calor del año electoral.

Se habló de