Restricciones

La Casa Rosada busca exponer a los gobernadores que habilitaron clases presenciales pero no va a ir a la Justicia

Alberto acusa a gobernadores de incumplir el DNU y de especular electoralmente, pero no llevará la pelea a la Justicia. Espera el aval del Congreso a las restricciones.
por Stella Gárnica |
El presidente Alberto Fernández con los gobernadores Axel Kicillof  y Horacio Rodríguez Larreta en la Quinta Presidencial de Olivos

El presidente Alberto Fernández con los gobernadores Axel Kicillof  y Horacio Rodríguez Larreta en la Quinta Presidencial de Olivos, reunidos, el año pasado.

Alberto Fernández apenas asumió en 2019

Alberto Fernández apenas asumió en 2019, en la firma del Pacto Fiscal con todos los gobernadores, antes que empiece la pandemia. Ahora en medio del año electoral para renovar el Congreso, la Rosada redefine la relación con cada uno. (Foto: Archivo)

En un giro en la estrategia para administrar la pandemia, la Casa Rosada salió a responsabilizar a los gobernadores opositores como Horacio Rodríguez Larreta (CABA), Rodolfo Suárez (Mendoza) y a los peronistas díscolos que como Juan Schiaretti (Córdoba) y Omar Perotti (Santa Fe) por "incumplir el DNU" que establece la suspensión de las clases presenciales en las provincias declaradas como zonas de "alerta epidemiológoca". Apostará a "hacerlos cargo públicamente de los efectos" que esas medidas puedan tener en la salud pública de esas provincias y del país.

Cerca de Alberto Fernández y del jefe de Gabinete Santiago Cafiero los acusan de "especular electoralmente", y de arriesgar la salud pública por no tomar decisiones antipopulares.

"Por ahora vamos a exponerlos y que se hagan cargo de las medidas sanitarias que incumplen con intencionalidad electoral", señalan en el entorno presidencial, ante la consulta de A24.com sobre qué hará el Gobierno nacional ante tales incumplimientos del DNU por parte de varios gobernadores.

En la misma línea con el endurecimiento de los discursos salieron esta semana los ministros de Educación, Nicolás Trotta, la de Salud, Carla Vizzotti y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Sin embargo, en la Casa Rosada aclaran que pese a las advertencias, la Nación no tiene previsto -por ahora- llevar a la justicia esa pelea con algunas provincias y se limitará a "exponerlos" por los efectos en la evolución de contagios y fallecimientos en sus distritos.

Un funcionario con despacho en el primer piso de la Casa Rosada defendió la estrategia lanzada ayer por el propio Fernández y reveló lo que piensa hacer la Casa Rosada en los próximos días pese a los incumplimientos de algunos gobernadores:

"Somos los responsables de gestionar la política sanitaria pero las malas decisiones que toman gobernadores o la Corte no se hace cargo nadie. Alberto es el único que no especula electoralmente", dicen.

Cerca del Presidente confiaron que "el tiempo y los avances en el plan de vacunación le darán la razón" al jefe de Estado que hoy sufre la mayor caída en la imagen pública desde que asumió hace un año y medio.

La rebelión del gobernador Schiaretti

Las críticas de Trotta se extendieron este martes al gobernador peronista de Córdoba, Juan Schiaretti, que en los últimos meses se mostró distante de la estrategia sanitaria de la Casa Rosada y algunos rumores lo mencionan jugando electoralmente para la oposición.

"Yo el viernes llamé al gobernador Schiaretti, pero no pude comunicarme. Lo llamé al vicegobernador para preguntarle por qué incumplían el DNU y una resolución del Consejo Federal y por qué ponía en riesgo a toda la población", lanzó Trotta en declaraciones televisivas.

Y agregó: "El vicegobernador (de Córdoba) planteaba que tienen un sistema sanitario muy robusto, pero la norma está para ser cumplida. Es muy difícil dialogar con aquellos que parece que no cuidan la salud de los argentinos" . "No puede haber un proceso selectivo del respeto o no de las normas", arremetió Trotta.

Desde el entorno presidencial sin embargo, prefirieron no confrontar públicamente con Schiaretti ni con el gobernador de Santa Fe, el peronista Perotti quien también se desmarcó de las restricciones de las clases presenciales, a pesar de que Santa Fe y los grandes conglomerados urbanos como Rosario, tienen el sistema sanitario desbordado.

Así, la Casa Rosada lanzó de nuevo la pelota del lado de los gobernadores a quienes el DNU obliga a tomar medidas para intentar contener la curva exponencial de casos de coronavirus. Lejos de la confrontación dialéctica y mediática, el mensaje desde Balcarce 50 es "que cada uno se haga cargo de los efectos de sus decisiones".

Eso se verá reflejado en el DNU que renovaría el presidente el próximo 11 de junio, cuando venzan las actuales restricciones. Desde la Casa Rosada, esperan mientras tanto, recibir el aval del Congreso a la ley de la pandemia que ya tiene media sanción del Senado y espera la ratificación de Diputados para todas las restricciones establecidas hasta ahora, por decreto.