Panorama

Las fake news de Milei y el detrás de escena de la pelea con Lanata

Hay un trasfondo de la pelea pública entre Milei y Lanata. El Gobierno tiene la decisión política de no comunicar su agenda de gestión. El Presidente se enoja cuando no se dicen las cosas como él quiere.

Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Las fake news de Milei y el detrás de escena de la pelea con Lanata

Domingo 22:35. Los periodistas que seguimos la actividad de Gobierno recibimos este chat desde un canal de comunicación oficial de la Casa Rosada:

"Reunión de Gabinete en Casa Rosada: el Gobierno argentino sigue atentamente los acontecimientos

Integrantes del Gabinete nacional mantuvieron una reunión este domingo por la noche en Casa Rosada tras el ataque de Irán a Israel. El encuentro lo encabezó el Presidente, Javier Milei, y contó con la presencia de la Vicepresidente, Victoria Villarruel.

En la reunión participó también el Embajador de Israel en Argentina, Eyal Sela, quien describió los acontecimientos y la posición del gobierno israelí. El funcionario de ese país le agradeció personalmente al Presidente Milei el apoyo de la Argentina.

En la reunión de Gabinete, los ministros de las áreas competentes dieron detalles sobre las acciones de cada cartera"

image.png

Era información oficial. El embajador de uno de los países involucrados en el conflicto entre Irán e Israel "participó" de la reunión de Gabinete. En su participación, según se desprende del comunicado, "describió los acontecimientos y la posición del Gobierno israelí".

El comunicado no dice ni cuánto tiempo participó ni qué pasó antes ni después de su presencia. Es acompañado de una foto en la que se ve que en la reunión de Gabinete estaba el embajador. No hay otra foto que muestre que luego se fue, ni mucho menos.

Lanata criticó la decisión de sumar al embajador a la reunión. Lo hizo en base a la información oficial que dio el Gobierno de Milei por sus canales oficiales. No existe en el mundo un periodista que vaya a chequear la información oficial.

Esto dijo Lanata:

“Me parece bien que Milei esté o no preocupado por Israel, lo que no me parece bien es que un embajador extranjero, sea de Israel o sea belga, no me importa, esté en una reunión de gabinete en Argentina, me parece que hay formas que mantener”.

Claramente, no mintió. El embajador Eyal Sela estuvo en la reunión.

Milei leyó por redes sociales esa crítica. Y contestó:

Sería bueno que el larretista Lanata se informe bien sobre la reunión. Jorgito, no mientas. En la reunión, el embajador contó la visión oficial de Israel y luego se retiró dando así comienzo a la reunión formal del CC. Críticas sí. Mentiras No. ¿Decir la verdad requiere sobre?”, escribió. (Las negritas son mías)

TW Javier Milei contra Jorge Lanata.jpg

Milei en ese posteo miente tres veces (sin contar los agravios).

  • El embajador estuvo en la reunión.
  • Si existió una reunión "informal" antes de la "reunión formal", no se comunicó oficialmente. Se debería haber explicitado en el comunicado.
  • En ningún momento Lanata miente, porque da una opinión en base a la información que tenía. Mentir, según la Real Academia, es "Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa".

El problema de fondo es que Milei tiene un problema con la verdad y la mentira. Opinar distinto que él no es mentir. Verdad, también siguiendo a la Real Academia es "Conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente".

Informar sobre hechos de gestión requiere un ejercicio profesional que no siempre es lineal. Muchas veces los gobiernos quieren ocultar determinadas información y para eso un periodista apela a fuentes de segundas o terceras líneas.

No siempre esas fuentes dicen lo que a Milei le gustaría que se dijera, como pasó con la información que en su momento dio Silvia Mercado sobre el traslado de sus perros. Fue algo que se dijo desde Casa Rosada.

En otros casos, cuando la información es pública, se usan fuentes oficiales: voceros que confirman o desmienten, comunicados de prensa, gacetillas, textuales de funcionarios.

Milei es presidente de todos los argentinos. Su sueldo se paga con los impuestos que él denosta. La información sobre sus actos de Gobierno debería ser pública para que todos puedan informar correctamente qué hacen los funcionarios (electos o no electos). Hoy prácticamente no hay información oficial, por fuera de la conferencia de prensa que da el vocero Manuel Adorni. No es poco pero no alcanza.

Todos los días los periodistas recibimos la agenda de Gobierno. Esta es la de hoy, por ejemplo:

agenda.jpg

De los 8 ministerios y las varias secretarías con rango ministerial, apenas una comunica su agenda. Milei nunca cuenta qué hace, ni con quién se reúne, ni a qué se dedica todo su día. Una reunión con un presidente (por las decisiones que puede tomar o dejar de tomar) equivale a millones y millones de pesos. ¿No debería ser público esto? Milei considera que no. Incluso se enoja con quienes se lo reclaman.

El presidente no debería enojarse con Lanata ni con los periodistas que informamos. Debería revisar al interior de su gobierno cómo se comunica lo que están haciendo. Y evitar seguir difundiendo fake news.

Se habló de