La ruptura del bloque de diputados de la UCR

Macri, Patricia Bullrich y Carrió temen que la crisis radical genere un desgaste mayor en Juntos por el Cambio

Los dirigentes del frente opositor sospechan que Lousteau, Yacobitti y Nosiglia tienen diálogo con el Frente de Todos. Lousteau acusa a Morales de jugar con el oficialismo y justificó su ruptura en los triunfos territoriales. ¿Cómo sigue la pelea en la oposición?
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
Patricia Bullrich

Patricia Bullrich, Mauricio Macri, Horario Rodríguez Larreta, entre varios dirigentes de Juntos por el cambio en una reunión de esa coalición. (Foto: Archivo)

La crisis del radicalismo puso en vilo a Juntos por el Cambio. El frente opositor ganó las elecciones legislativas del 14 de noviembre último y entró en una ebullición de peleas internas. Crece el temor de que la virulenta división del bloque de diputados de la UCR arrastre en el desgaste a toda la coalición conformada por el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y el Peronismo Republicano.

“Es toda una irresponsabilidad, los dos sectores de la UCR fallan. La crisis del radicalismo nos puede embarrar a todos cuando necesitamos enfrentar al Gobierno”, decían anoche a A24.com fuentes vinculadas a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.

"Hasta las elecciones, el Gobierno era funcional a Juntos por el Cambio. Ahora nosotros somos funcionales al Gobierno", señaló a este portal un alto dirigente radical.

Las internas en el radicalismo y las sospechas

El sector liderado por el senador Martín Lousteau, los diputados Emiliano Yacobitti y Rodrigo De Loredo y por el histórico influyente en las sombras Enrique “Coti” Nosiglia se escindió por la mañana del bloque de diputados radicales, el que por la noche ratificó en la conducción a Mario Negri.

Los “halcones” del PRO, algunos radicales y la Coalición Cívica sospechan que el sector rupturista es funcional al gobierno de Alberto Fernández. Acusan a Lousteau y Yacobitti de tener reuniones secretas con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y con el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner.

“Lo que está en juego es qué tipo de Cambiemos queremos”, señaló una fuente cercana a la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que tiene en la mira a Lousteau por su relación con el Frente de Todos.

La ex diputada también criticó en las últimas semanas al jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por su histórica amistad con Massa y por la cantidad de cargos que le cedió en la Ciudad al ala radical de Lousteau y Nosiglia.

El portazo de Lousteau

Lousteau presentó su portazo como una gesta “renovadora” en favor de los dirigentes que habían “ganado en las elecciones”. Sin embargo, Nosiglia es un histórico influyente entre bambalinas de acuerdos entre peronistas y radicales.

El nuevo bloque UCR Evolución será conducido por Rodrigo De Loredo y será integrado por 12 diputados, entre ellos Martín Tetaz, Emiliano Yacobitti y Carla Carrizo. Se dividieron porque pretendían presidir el bloque de la UCR, pero no tenían los votos: Negri tuvo 27 votos contra 15.

De esos 15, hubo tres mendocinos que responden a Alfredo Cornejo que dejaron de apoyar a De Loredo y se quedaron en el bloque Negri en desacuerdo con la ruptura. El bloque que presidirá De Loredo se completará con Tetaz, Yacobitti, Carla Carrizo, Dolores Martinez, Gabriela Brouwer de Koning, Victoria Tejeda, Pablo Cervi, Alejandro Cacace, Danya Tavela, Marcela Antola y Martin Berhongaray.

Qué dijo Patricia Bullrich sobre la pelea radical

“Esta pelea la vamos a pagar todos en Juntos por el Cambio. Deberían renunciar los dos y barajar y dar de nuevo”, dijo anoche la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, a su entorno conformado por Gerardo Milman, Waldo Wolff y Damian Arabia. La misma sensación se percibía entre los dirigentes más cercanos al ex presidente Mauricio Macri.

Patricia Bullrich.jpg
“Esta pelea la vamos a pagar todos en Juntos por el Cambio

“Esta pelea la vamos a pagar todos en Juntos por el Cambio", dijo Patricia Bullrich.

Como gesto de unidad para marcar contraste con la UCR, Patricia Bullrich, Macri y el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Vidal y la plana mayor del PRO, participaron de la presentación del libro “Una Nueva Buenos Aires” que presentó el senador Esteban Bullrich junto al abogado Enrique Morad y al economista Jorge Colina, en un club de Olivos.

Minutos antes, en otro club de Olivos, habían hecho otra foto de toda la conducción del PRO con los diputados salientes y entrantes para subrayar la "unidad" en el partido fundado por Macri.

“Este es todo un gesto de unidad en el mismo día que se divide la UCR, que no sabemos dónde nos va a arrastrar. Porque en lo operativo todos siguen en Juntos por el Cambio, pero en lo político frente a la sociedad esto se paga”, decían los macristas.

Patricia Bullrich había conversado con el presidente del comité nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, minutos antes. Cornejo le transmitió su malestar con ambos sectores del radicalismo: se mantiene prescindente de esa pelea si bien estaba más cerca de los primeros en un principio.

La grieta dentro del radicalismo

Desde hace tiempo, el radicalismo está dividido entre esas dos facciones: Lousteau y Morales quieren disputar la presidencia del comité nacional de la UCR que se definirá el 17 de diciembre y esa posiblemente sea la pelea de fondo. En rigor, es la primera contienda con miras a 2023. Lousteau no descarta ser precandidato presidencial o jefe de gobierno porteño. Morales y Facundo Manes tienen proyectos presidenciales en la otra ala.

“Cornejo está enojado con Lousteau y con Negri, los dos actuaron mal. Cornejo prioriza la unidad”, dijo un allegado al aún presidente de la UCR y senador electo.

Cornejo, por ejemplo, respalda la designación de Carolina Losada como vicepresidenta primera del Senado, tercera en la línea sucesoria de la Cámara alta, porque unifica a todos los sectores, más allá de que desplazará a Lousteau.

Al salir del acto de Esteban Bullrich, desencajado y a los gritos, Lousteau enfrentó a los periodistas que lo interrogaron. “La unidad de Juntos por el Cambio no está en cuestión. Lo que nosotros queremos es un radicalismo más grande y mejor donde aquellos que ganaron y fueron avalados por el voto tengan el espacio y todos tienen que estar al servicio de que Juntos por el Cambio gane muchas gobernaciones y la presidencia”, dijo el senador.

“Carolina Losada me parece bárbaro que sea vicepresidenta del Senado porque tiene votos, mi problema es con los que no tienen votos y quieren seguir preservando su lugar para preservar sus propias cosas, esa es mi pelea, por ejemplo Negri, sí perdió, miren como salimos en Formosa, en el Senado”, vociferó ante un canal de televisión en referencia a Luis Naidenoff que será el jefe del bloque de senadores de la UCR.

“Yo prefiero a Cornejo, porque gano su provincia, eso es una discusión sobre como funciona el radicalismo”, dijo Lousteau. “El radicalismo tiene complejo de minoría, muchas veces prefiere estar cómodo en la minoría preservar el statu qúo interno y no dar debates de cara a la sociedad”, dijo el legislador en un tono altisonante.

El impacto de la ruptura radical en el PRO

Otro debate interno que había en el PRO tenía que ver con el posible efecto que tendría la ruptura radical en la alianza estratégica de Lousteau y Nosiglia con Rodríguez Larreta luego de que el jefe del gobierno porteño le reconoció varios lugares y espacios de poder a los allegados de esos dos jefes radicales.

Sin embargo, cerca de Macri y Patricia Bullrich decían que no buscarían sacar provecho de esa situación. “Nosotros daremos una muestra de unidad que nos permita apalancarnos bien para las negociaciones con el radicalismo, que roto como está no puede negociar nada”, señalaban cerca de la presidenta del PRO.

Gerardo Morales y Lousteau se reunieron por la mañana en el comité nacional del partido tras confirmarse la fractura y la tensión llegó al extremo. Los había convocado Cornejo y participaron otros gobernadores, el de Corrientes, Gustavo Valdés, y de Mendoza, Rodolfo Suárez.

Los anfitriones lo recibieron a Lousteau con reproches de que su actitud debilitaba a la UC R justo cuando había comenzado a revivir después de las elecciones legislativas. Le recriminaron que era funcional al kirchnerismo. Pero Lousteau respondió que el propio Morales tiene una relación fluida con el gobierno de Alberto Fernández.

Las sospechas sobre complicidades con el Gobierno afloraron anoche en un comunicado de Negri y del bloque radical. “No es tiempo de especulaciones mezquinas. Que la sociedad esté tranquila: nunca seremos cómplices del Gobierno”, dijo Negri poco antes de recibir el apoyo de los diputados para seguir al frente de la bancada del radicalismo.

Gastón Manes, hermano del diputado Facundo Manes, fue lapidario con Lousteau. "En este país, con una vanidosa artesanía retórica, se puede llamar 'renovación' a cualquier cosa", atacó. Manes responde al ala de Morales y se enfrentó con Lousteau por la provincia de Buenos Airees. Manes apoyaba a Maximiliano Abad, que finalmente le ganó la presidencia del comité provincial a Gustavo Posse, el candidato de Nosiglia y Lousteau.

Se habló de
s