sueños

Nicolás del Caño: “La reforma laboral se está aplicando lugar por lugar y la CGT la deja pasar tranquilamente”

Alejandra Fernández Guida
por Alejandra Fernández Guida |
Nicolás del Caño: “La reforma laboral se está aplicando lugar por lugar y la CGT la deja pasar tranquilamente”

“Qué la crisis la paguen los empresarios, los capitalistas, no los trabajadores”, repite una y otra vez Nicolás del Caño en lo que ya parece un manifiesto de la izquierda ante este momento histórico. El diputado nacional advierte que los trabajadores están atravesando una situación “horrible, de desesperación, de angustia, de incertidumbre”, pero no adjudica las responsabilidades sólo al macrismo, o al sistema económico. También apunta como colaboradores necesarios de esta crisis a dirigentes sindicales y de la oposición.

El dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) asegura que detrás del creciente pedido de procedimientos preventivos de crisis de distintas empresas hay un intento de flexibilización laboral. “La reforma laboral se está aplicando lugar por lugar, y la CGT la deja pasar tranquilamente, más allá de si hace un acuerdo escrito o tácito”, remarca en una entrevista con A24.com.

¿Cree que el Gobierno puede avanzar en una reforma laboral de la mano de los sindicatos?

Los sindicatos más cercanos al Gobierno han dejado pasar todo el ajuste. En algún momento amagaron con apoyar la reforma laboral. (Miguel Ángel) Pichetto los había comprometido para aprobar esa reforma en el Congreso, pero después de la fuerte movilización contra la reforma previsional (diciembre 2017) se retrocedió. Recordemos que no han hecho absolutamente nada contra las políticas de Macri, salvo alguna que otra medida producto de la presión de las bases.

¿Cómo ve la situación de los trabajadores?

Es una situación horrible, de desesperación, de angustia, de incertidumbre… En la ciudad de Buenos Aires, el 40% tiene problemas para pagar el alquiler. Es lo que uno percibe todo el tiempo a su alrededor, y no hay una perspectiva de que esto se vaya a resolver bajo este gobierno ni con alternativas que no dicen absolutamente nada claro, nada concreto a favor de los trabajadores y del pueblo.

¿Hay preocupación por la sucesión de procesos preventivos de crisis de las empresas?

El preventivo de crisis de FATE, de uno de los diez millonarios más importante de la Argentina, es una burla, una maniobra para chantajear a los trabajadores, diciéndoles ‘si no aceptan mayor flexibilización laboral, habrá despidos’. Lo mismo está pasando en Coca Cola y antes, en Carrefour. La reforma laboral se está aplicando lugar por lugar, y la CGT la deja pasar tranquilamente, más allá de si hace un acuerdo escrito o tácito.

 Embed      

¿Cree que los preventivos de crisis esconden una flexibilización laboral?

Sí, es un chantaje de las grandes patronales. No pueden aducir que tienen crisis. Es una mentira porque han ganado mucho. No hay ninguna razón para que estas empresas planteen crisis, más allá de que no tengan las mismas ganancias que en otros periodos. Pero eso no es culpa de los trabajadores, sobre los que descargan estas crisis con despidos, con salarios bajos, con jornadas agotadoras... Nuestro planteo es reducir la jornada laboral a seis horas, repartiendo las horas de trabajo entre quienes tienen un empleo y quienes están desocupados, sin afectar el salario. También queremos que toda fábrica que cierre o despida, pase a manos del Estado o sea gestionada por sus trabajadores.

¿Por qué la crisis económica no se ve reflejada en la conflictividad social en las calles?

Por un lado, está el papel de los sindicatos: tenés los más cercanos al Gobierno que son cómplices de todas las medidas oficiales, y también están aquellos que tienen un discurso más opositor, que han convocado a algunas acciones, pero que tampoco están planteando un plan de lucha serio. Me refiero a la Corriente Federal, a Hugo Moyano, a las CTA. Conflictos hay en todos lados, el problema es que movilizaciones que tengan la envergadura de diciembre de 2017 no se vuelven a dar porque es lo que quieren evitar las conducciones sindicales y sectores de la oposición que están especulando con las elecciones.

¿Siente que estos sectores toman nota de la demonización de la protesta?

Hay demonización por parte del Gobierno, pero también un temor de parte de muchos sectores de que esa fuerza que se expresó en 2017 se desarrolle muchísimo más. Fijate lo que pasa en Francia con los Chalecos Amarillos: hicieron 14 manifestaciones y retrocedió el gobierno de (Emmanuel) Macron con el aumento del combustible.

¿La crisis se revierte en la calle?

No hay otra alternativa. En la calle y con un programa que pueda dar respuesta a esta situación. A nivel internacional, particularmente en Estados Unidos, pero también en Gran Bretaña, muchos sectores de la juventud buscan otro tipo de alternativas a partidos que defienden el capitalismo. Lo hacen pensando que el socialismo es un sistema superior al capitalismo. Nosotros planteamos salir de la resignación a la que nos llevan los distintos sectores y plantar una bandera clara para que se pueda pensar una alternativa a este sistema social.

Un gran ejemplo de la importancia de la lucha en las calles es el movimiento de las mujeres, tanto el movimiento de Ni una Menos, que nació en 2015, como el movimiento por el aborto legal. El Frente de Izquierda es el único espacio que no tiene fisuras en el reclamo por el aborto legal.

 Embed      

En una semana marcada por los incidentes en la protesta de trabajadores de la cooperativa Madygraf, ¿considera que hay un recrudecimiento de la represión a la protesta social?

El Gobierno decidió mostrar, pensando que eso lo puede favorecer electoralmente, mano dura, y darle represión a la protesta social. No tiene otra respuesta a los reclamos populares. No hay salida a los problemas del desempleo, de la inflación, de los tarifazos... entonces la protesta social va creciendo porque muchos sectores están desesperados, con incertidumbre, con angustia. El Gobierno busca amedrentar, diciendo que todo el que proteste va a ser reprimido, encarcelando; pero no creo que ni todo esto pueda evitar que siga desarrollándose la conflictividad.

¿Va a ser otra vez candidato a presidente por el FIT?

Si los compañeros deciden que nuevamente represente en la candidatura presidencial, desde ya, con mucho orgullo y responsabilidad, aceptaré el desafío. Pero hay compañeras, como Myriam Bregman, que pueden ser candidatas. También el Partido Obrero tiene importantísimos referentes, como Néstor Pitrola. Habrá que decidir entre todos cuáles son las diferentes candidaturas. La idea es que sea por consenso, con una lista de unidad, y si no es así, como último recurso, que se decida por las PASO.

 Embed      
Nicolás del caño 2
Nicolás del caño 2

¿Lo sorprende este escenario de polarización entre Macri y Cristina?

Creo que hay un 40 por ciento del electorado que no está dentro de la polarización y eso muestra una situación de indefinición. Adelantarse a la polarizacion nos quita el eje de poder debatir a fondo alternativas que resuelvan los problemas estructurales del país como es el FMI, la deuda, la fuga de capitales, las tarifas y las empresas de servicios públicos privatizadas. Debatir a fondo cómo salimos de esta crisis a la que nos ha llevado Mauricio Macri de la mano del Fondo y que no la paguen los trabajadores.

s