icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto insiste en que no hará cambios en su Gabinete mientras "los duros" dan muestras de autonomía

Alberto insiste en que no hará cambios en su Gabinete mientras
El Presidente debió salir a desmentir que habría modificaciones entre sus ministros (Foto: archivo).

Pese a sus intentos de salirse del asedio kirchnerista, el presidente Alberto Fernández debió enviar a sus voceros durante todo este fin de semana a desmentir las versiones de un cambio de Gabinete motorizadas por el Instituto Patria.

Un organismo estatal anunció la creación del NODIO, Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica, un programa para monitorear la información de la prensa.

La iniciativa, condenada por toda el periodismo y la oposición, provino de Miriam Lewin, periodista y titular de la Defensoría del Público de la Comunicación Audiovisual, un ente autárquico designado por la Comisión Bicameral de Medios en el Congreso.

“No tenemos nada que ver con eso. La Defensoría del Público fue creada por la bicameral del Congreso, no depende del Ejecutivo”, se defendió ante A24.com un alto funcionario desolado por las presiones K. Esa bicameral es presidida por la ultrakirchnerista Gabriela Cerruti.

La Defensoría fue creada por la ley de Comunicación Audiovisual del segundo gobierno de Cristina Kirchner. Su titular es nombrado por la Comisión Bicameral de Medios, que está conformada por diputados y senadores, y debe ser ratificado por el Congreso. Lewin fue respaldada por el kirchnerismo puro en mayo último. Puede ser removida por esa misma comisión bicameral. Dato: no debería tener injerencia sobre contenidos digitales porque la ley que la creó es la de medios audiovisuales.

Alberto sigue asediado por las grietas que el kirchnerismo le genera en su administración. En la Casa Rosada lo interpretaban como una respuesta del Instituto Patria a los intentos del Presidente de mostrar un rostro dialoguista y racional, la última semana.

Hubo tres episodios que cayeron muy mal en el kirchnerismo.

  • El Presidente reunió en secreto y en público a los principales directivos de las empresas más grandes del país, nucleados en la UIA, la Cámara de la Construcción y en el Consejo Agroindustrial. Los escuchó y les dio señales de buscar un diálogo más fluido.
  • La Cancillería, a través del embajador Federico Villegas, condenó a Venezuela y respaldó el informe de la ONU que acusa a Nicolás Maduro de violaciones a los derechos humanos.
  • El kirchnerismo pidió el juicio político a la Corte Suprema y el ala albertista del Gobierno lo desestimó.

Además, el Gobierno también congeló en el Congreso el tratamiento de la reforma judicial por falta de número de votos para aprobarla en Diputados (tiene media sanción del Senado) y por temor a que la Corte Suprema la declare inconstitucional. La Casa Rosada sospecha que la Corte fallaría en contra de una ley de reforma; probablemente les permitirá quedarse en sus cargos a los camaristas Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia y al juez del TOF 7 Germán Castelli, a los que el kirchnerismo quiere desplazar porque los dos primeros procesaron a Cristina Kirchner en la causa cuadernos y el tercero intervendrá en el juicio oral.

La respuesta del kirchnerismo duro, al menos eso interpretan en Balcarce 50, fue redoblar la presión por un cambio de Gabinete y lanzar durante el fin de semana la nueva iniciativa de la ex periodista Miriam Lewin, dirigida a condicionar la libertad de expresión.

Lewin, en julio pasado, había atacado al periodista Baby Etchecopar. "El caso de Baby es anacrónico, y apuntamos a que no sea escuchado en la sociedad. Por eso hablamos de cambio cultural", dijo entonces.

El nuevo Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica, NODIO, una mezcla de sigla mal concebida con la frase No Odio, trabajará en “la detección, verificación, identificación y desarticulación de las estrategias argumentativas de noticias maliciosas y la identificación de sus operaciones de difusión”. Su misión y función parecen dirigirse a cercenar la libertad de información.

Eso explica la reacción airada de los funcionarios de Alberto para desentenderse del proyecto. “No tenemos nada que ver con eso”, dicen.

Los rumores de cambios que surgen del kirchnerismo indican que Santiago Cafiero debería ceder su lugar. Pero en el albertismo aseguran que Alberto lo sostendrá; y sólo como una posibilidad admiten que en las elecciones legislativas de 2021 el jefe del Gabinete podría ser candidato a diputado en algún lugar de la lista de la provincia de Buenos Aires.

Solo entonces, por la fatalidad electoral, podría haber un cambio de ministros que comprenda a algunos, pero no a todos. La misma lógica aplican para el resto de los funcionarios mencionados en esas versiones: el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; y los ministros de Justicia, Marcela Losardo; de Educación, Nicolás Trotta; de Cultura, Tristán Bauer; de Turismo y Deportes, Matías Lammens; de Trabajo, Claudio Moroni; de Producción, Matías Kulfas; de Seguridad, Sabina Friederic; de Vivienda, María Eugenia Bielsa; o al canciller Felipe Solá, ahora en la mira tras el caso Venezuela. El kirchnerismo invoca falta de celeridad y ejecutividad en las políticas de cada ministerio.

La propia dinámica de frentes internos abiertos llevó a Alberto Fernández a, por un lado, desmentir durante el fin de semana todos los cambios de Gabinete y a reafirmar su alianza con Cristina Kirchner. Y ayer encabezó una fuerte ofensiva hacia afuera, hacia la oposición, al criticar con dureza la convocatoria en todo el país al banderazo contra el Gobierno. Focalizó su ataque en la oposición por convocar a manifestarse frente a la casa de la ex presidenta.

El pronunciamiento de Alberto fue a través de la red Twitter y fue imitado por Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro (que no fue mencionado en las versiones K de cambios de ministros); su par de Defensa, Agustín Rossi; y el diputado Eduardo Valdés. Todos salieron en defensa de Cristina y algunos de ellos involucraron al Grupo Clarín.

“En el Gobierno están fallando los controles. La semana pasada, una diputada (Vanesa Siley) se cortó sola con el pedido de juicio político a la Corte y ahora se corta sola Lewin”, señalan en la Casa Rosada. El dato relevante es que siempre se trata de funcionarios del kirchnerismo.

Otro que también es apuntado por los K en los últimos días es el asesor presidencial Juan Manuel Olmos, enfrentado a Wado de Pedro. “Los frentes están abiertos por todos lados”, señalan en el oficialismo. Pero lo único que queda claro es que no habrá cambios de Gabinete y que el Presidente no se peleará con la vicepresidenta.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show