icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Dudas sobre la nueva ley de plataformas de delivery: trabajadores dicen que "afianza la precarización" y piden la intervención del Congreso

Dudas sobre la nueva ley de plataformas de delivery: trabajadores dicen que
Las aplicaciones de delivery y mensajería crecieron aún más durante la cuarentena (Foto: archivo).

Durante las primeras semanas de cuarentena estricta, las calles de la Ciudad de Buenos Aires fueron terreno casi exclusivo de repartidores en bicicletas ataviados con las ya familiares mochilas cuadradas con los logos de aplicaciones de mensajería y delivery.

Debido a la imposibilidad de vender en sus locales, la mayor parte de los restaurantes y casas de comida se volcaron al delivery de forma casi exclusiva. A raíz del crecimiento de esta actividad (se estima que hay cerca de 100.000 repartidores en la Ciudad), el viernes pasado la Legislatura porteña sancionó una ley para empezar a regular algunos aspectos del servicio.

A partir de ahora, todos los repartidores deben inscribirse ante la AFIP y en un registro específico de la actividad como autónomos o monotributistas. Además, los trabajadores deben recibir de la empresa de forma gratuita el equipo para realizar su trabajo (porta objetos, casco y remeras), elementos de higiene por el COVID y un seguro que los cubre en caso de un accidente personal durante su tarea.

Por otro lado, debido al reclamo de los comerciantes, las comisiones que cobran empresas como Pedidos Ya, Rappi, Glovo o Uber Eats deben retrotraerse a antes de la pandemia. Por la instalación de la cuarentena habían crecido a un 30% de la facturación y ahora quedó en alrededor del 20%.

Sin embargo, los alcances de la normativa, impulsada por el oficialismo porteño, son denunciados como insuficientes por los propios trabajadores de las aplicaciones.

Tanto en el opositor Frente de Todos como en Juntos por el Cambio reconocen que es poco lo que se puede hacer desde la Legislatura y que es solo un primer paso para un debate de las leyes laborales que debería darse en el Congreso nacional.

"Tienen razón (los trabajadores) pero la Ley local no se puede meter en la relación entre ellos y las empresas. Eso se debería resolver con un marco normativo del tipo laboral que tiene que llegar al Congreso. Es el debate que atraviesa a los parlamentos de todo el mundo", dijo a A24.com Marcelo Guouman uno de los impulsores del proyecto original y que pertenece al interbloque Juntos por el Cambio.

"Tenés que regular un modo de trabajo que es distinto al habitual que el sistema económico viene ostentando en los último siglos. En donde se da una exclusividad laboral, con un horario clásico, relación de dependencia. Las aplicaciones hicieron estallar estas dinámicas. Tiene que haber una regulación que tome en cuenta esta situación y que impida abusos", agregó Guouman.

Un sistema de recompensas y castigos

Roger Rojas trabaja hace un año en Pedidos Ya. Antes era empleado de Rappi y lo echaron cuando reclamó mejores condiciones laborales. Él ahora se desempeña como secretario general de APP (Asociación de Personal de Plataformas), un sindicato inscripto en el Ministerio de Trabajo pero que aún no cuenta con personalidad jurídica.

"No estamos de acuerdo con este reglamento", dice, en referencia a la nueva ley. "Se afianza la precarización laboral porque no se regula la actividad sino que nos generan más requisitos a nosotros: ahora tenemos que sacar un permiso para poder trabajar", se queja Rojas sobre este empadronamiento que deberán hacer los repartidores.

Y agrega: "Necesitamos que el Estado intervenga para que frene el libertinaje que hoy tienen estas empresas. Somos víctimas de abusos y nos bloquean sin necesidad de comprobar si cometimos una falta".

Este último punto es una de las demandas centrales de los repartidores. Estas aplicaciones funcionan con un sistema de "premios" o "castigos" en función de la cantidad de trabajo que se realice. Si el repartidor hace más horas y toma más pedidos, entonces cobrará más por cada entrega. Pero si rechazan pedidos porque no les conviene en su recorrido, pueden bloquearlos e impedirles trabajar.

Por ejemplo, Pedidos Ya tiene un "ranking" con el desempeño de los trabajadores que se actualiza semanalmente. Aquellos que trabajan más horas y todos los días cobran alrededor de $100 por entrega. Quienes recién empiezan, cerca de $60.

Según explicó Rojas, el dinero que cobran por llevar un pedido es siempre el mismo, sin importar la distancia. Es decir que para su paga es lo mismo cruzar la calle y hacer una entrega, que recorrer 10 kilómetros. Pero si rechazan estos trabajo, van perdiendo puntos.

"La Legislatura no tiene la facultad de regular normas laborales con competencia nacional como las leyes de contratos de trabajo o un estatuto especial. No tenemos dudas de que estos trabajadores son los más precarizados y dentro de las limitaciones buscamos que tengan mayores beneficios", justificó a A24.com Santiago Roberto, legislador del Frente de Todos.

Este bloque negoció para que no se incluyera en la nueva ley el requisito de que los trabajadores de estas plataformas sean argentinos y residentes de CABA para poder trabajar dentro del territorio porteño.

"Hay un proyecto de un estatuto especial para estos trabajadores. Es un borrador de trabajo que ya está en el Ministerio de Trabajo de la Nación y que entiendo que en algún momento se va a discutir", señaló Roberto.

El Congreso le escapa hace años a la discusión de nuevas normativas laborales. Sumado a un esquema de trabajo reducido por la pandemia, parece difícil que este reclamo se trate durante 2020.

En este sentido, Rojas sintetizó qué rol quieren cumplir estos trabajadores en una discusión futura. "Hay un sistema que te dicen que si no te gustan te vas. La idea es que integremos las ideas y trabajemos con los repartidores, los comercios y las plataformas. Los comercios y los repartidores somos los que damos vida a este sistema y hoy estamos afuera".

por Romina Cansler y Agustina López
SUBIR

NWS

Ovación

Show