icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

¿Cuál es el plan del Gobierno para contener la crisis laboral por la cuarentena?

¿Cuál es el plan del Gobierno para contener la crisis laboral por la cuarentena?
Alberto Fernández visitó el 1 de Mayo una fábrica de autopartes que se reconvirtió para producir insumos médicos por la pandemia (Foto: Presidencia).

"Sostener a la industria y no dejar que se desmorone la estructura económica nacional”, financiando desde el Estado y pagando sueldos a trabajadores públicos y privados mientras dure la pandemia. Ese es el objetivo de máxima marcado por el presidente Alberto Fernández en este inédito 1 de mayo, el Día del Trabajador, en la mayor crisis económica y social de la historia del mundo desde 1930.

Ya pasaron más de 40 días de parálisis económica en el país, con cientos de miles de trabajadores suspendidos en sus casas por la cuarentena y con acuerdos de rebajas salariales entre la UIA y la CGT, avalados por el Gobierno, para sostener las fuentes laborales post pandemia.

El objetivo planteado por el Presidente pasará esta primera semana de mayo de 2020 el primer gran examen, cuando las empresas tengan que pagar la mitad de los salarios, si es que el Estado cumple en depositar la otra mitad a través de la ANSES a unos 2 millones de empleados del sector privado, dispuesto por Decreto de Necesidad y Urgencia. Hay dudas.

Esta semana comenzará a regir el programa ATP con que el Estado se comprometió en pagar el 50% de los sueldos (con un tope de 33.750 pesos) y la reducción de los aportes patronales del 95%, entre otros puntos.

Un 1 de Mayo distinto

Sin acto oficial, por la cuarentena, Fernández se puso así al frente del mensaje que intenta dar el Gobierno en los próximos días. Se verá si se cumple el objetivo de “sostener la estructura económica argentina”.

Se comunicó por teléfono con dirigentes gremiales de las principales centrales obreras: la CTA, la CGT y les dijo: "Soy un peronista, así que saben cómo valoramos el trabajo”.

Fernández envió ese mensaje el viernes feriado por el Día del Trabajador desde una fábrica de autopartes del municipio bonaerense de San Martín, que se “reconvirtió para producir insumos médicos que demanda la pandemia” y sostener así los puestos de trabajo.

En Casa Rosada ronda el temor a que la parálisis por la cuarentena, derive en un quiebre del sistema productivo y comercial argentino. Que las empresas en crisis, no resistan en pie el tiempo que dure el aislamiento social y que no puedan retomar la actividad económica en forma paulatina, cuando ceda el pico de la pandemia. Todos se preguntan cuándo va a ser eso. ¿Después de septiembre?

Por eso, Fernández elogió a los "empresarios" que decidieron cambiar de rubro en medio de la pandemia produciendo respiradores artificiales, barbijos, mascaras faciales, ropa y demás insumos hospitalarios.

Acuerdos salariales a la baja

Aunque el Gobierno prohibió por decreto los despidos en medio de la cuarentena, esta semana la Casa Rosada convalidó un acuerdo firmado entre la UIA y la CGT el martes 27 de abril, que implica una rebaja de 25% del salario de trabajadores suspendidos por la cuarentena.

El acuerdo fue repudiado por las centrales sindicales opositoras y los gremios nucleados en la CTA, mientras que fue avalado por los gremios de la CGT oficialista que conduce Héctor Daer.

La medida que rebaja los salarios un 25% se extiende por 60 días -es decir, hasta junio- y alcanza a los que están “suspendidos” sin trabajar cumpliendo el aislamiento obligatorio en sus casas, porque las empresas están cerradas.

El descuento salarial no alcanza a los trabajadores que hacen tareas home office y tampoco a los mayores de 60 años, embarazadas y trabajadores considerados personas de riesgo por el coronavirus, por tener patologías preexistentes (coronarios, diabéticos, asmáticos).

En el acuerdo se establece que “el monto que los empleadores deberán abonar como prestación no remunerativa o las asignaciones en dinero que se entreguen en compensación por suspensiones de la prestación laboral en este marco no podrá ser inferior al 75% del salario neto que le hubiere correspondido al trabajador en caso de haber laborado.

El texto consensuado entre las tres partes fue firmado por los representantes de la UIA, Miguel Acevedo y Daniel Funes de Rioja, y los dirigentes de la CGT Héctor Daer, Carlos Acuña, Andrés Rodríguez y Antonio Caló.

También participaron de la reunión los ministros de Trabajo, Claudio Moroni y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Tres días más tarde, el jueves 30, Alberto recibió en Olivos a la conducción de la CTA de los Trabajadores.

En una reunión de la que participaron también el secretario general Julio Vitobello y los ministros de Trabajo y Educación, Claudio Moroni y Nicolás Trotta, los dirigentes de la CTA encabezados por Hugo Yasky, rechazaron la rebaja salarial del 25 % al señalar que la salida de esta crisis sanitaria no recaigan "sobre los que menos tienen". Le pidieron además que convoque al Consejo del Salario.

En cambio, apoyaron el proyecto de ley que pretende aprobar el Gobierno en el Congreso, para que la crisis sea financiada con un nuevo impuesto a la riqueza.

Suspensiones

Desde que comenzó la cuarentena se presentaron ante el Ministerio de Trabajo 120 acuerdos de empresas y sindicatos que pactaron suspensiones pagas y la preservación de las fuentes de trabajo. En esa situación se encontrarían alrededor de 1,2 millones de trabajadores.

Aunque el Gobierno prohibió por DNU los despidos y las suspensiones desde el 31 de marzo, la misma norma admite la posibilidad de que acuerden de manera individual o colectiva las suspensiones a cambio de una retribución no remunerativa si hay falta o disminución del trabajo.

Las suspensiones ya fueron firmadas por la UOM con reducciones salariales de entre el 30% y el 40%, los gremios petroleros (rebaja de sueldos del 40%), los empleados de autopistas de AUSA, la industria del calzado, las cadenas de comida rápida y la aerolínea Flybondi.

En esa semana se sumaron los trabajadores textiles y empleados de comercios.

El pacto incluye el compromiso empresarial de mantener todas las fuentes de trabajo por cuatro meses, en línea con el mensaje pronunciado este 1° de mayo por Alberto Fernández.

Otras medidas del Gobierno

  • -Programa Ingreso Familiar de Emergencia (IFE): subsidio transitorio de $10.000 entre abril - podría extenderse a mayo- y cuanto dure la cuarentena. Destinado a trabajadores informales o monotributistas de las primeras categorías, se ampliaría ahora a 9 millones de personas.
  • Créditos a tasa cero para monotributistas: Demorado por el cambio de titular de la ANSES, esta semana se concretaría la implementación.
  • Políticas alimentarias: El Ministerio de Desarrollo Social reforzó la asistencia alimentaria a comedores escolares y comunitarios con la entrega de viandas y amplió bonos extras de $6000 a los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar.
  • Creación del Consejo Federal de Desarrollo Social: Daniel Arroyo, anunció esta semana la creación del Consejo con los ministros de las provincias a pensar el camino de salida a la cuarentena, con políticas sociales que tengan como base el trabajo.

¿Qué pasa en el mundo?

Los cierres de ciudades, de negocios, fábricas y de los colegios, las restricciones de viajes y otras medidas de la mayoría de los gobiernos para contener la expansión de la pandemia afectan a 2.700 millones de trabajadores, que representan el 81% de la fuerza de trabajo mundial, según advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Los trabajadores y las empresas se enfrentan a una catástrofe tanto en las economías desarrolladas como en las que están en desarrollo", declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder.

El documento prevé que la región de Latinoamérica y el Caribe pierda 14 millones de puestos de trabajo, mientras que Centroamérica verá destruidos 3 millones de empleos. Las cifras reflejan tanto despidos como la reducción temporal de las horas.

Sólo EE.UU., una de las mayores economías del mundo, registró 3,8 millones de nuevas solicitudes de subsidios por desempleo en la semana que culminó el 25 de abril, elevando a 30 millones el número de pedidos desde mediados de marzo, informó este jueves el Departamento de Trabajo norteamericano.

En ese contexto, el Gobierno argentino analiza ampliar el presupuesto de la ANSES en 89.000 millones de pesos para sumar a 1 millón de personas más en el pago del bono de $10.000 para trabajadores informales y monotributistas con el IFE. ¿Alcanzará?

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show