Grande Lape

Los planes de Alberto: gran acuerdo contra el hambre, un ministerio de "Comercio Exterior" y la foto de la "paz social"

por Pablo Winokur | 05 de octubre de 2019 - 23:55
Los planes de Alberto: gran acuerdo contra el hambre, un ministerio de Comercio Exterior y la foto de la paz social

Un candidato que juega a que es presidente y un presidente que juega a que es candidato (y que no tiene responsabilidad de presidente). Argentina está inmersa en la no campaña; todo es esperar a ver qué pasa.

Las marchas de Macri demuestran todavía más que #NoSePuede. Son más chicas de lo esperado, a Macri se lo ve agotado y no generan un cambio de clima en la opinión pública. Sirven para asegurarse el voto propio. No es poco.

Mientras las convocatorias se deshilachan, los suyos se pelean por los medios: Carrió contra Frigerio; Larreta hace campaña solo; al titular de la UCR, Alfredo Cornejo, recién el sábado se lo vio de nuevo con Macri; Lousteau se muestra este jueves con Alfonsín, el radical no K más crítico de la gestión de Macri. Todos están pensando en el 11 de diciembre.

Mientras tanto, Alberto Fernández se mueve como presidente desde el 12 de agosto. La última semana profundizó esa estrategia y durante los próximos días la vamos a ver en su máximo esplendor.

Este lunes hace un anuncio para mostrar “un fuerte compromiso contra el hambre”. Está preocupado, dice, porque en un país que genera –en teoría- alimento para 400 millones de personas, hay 15 millones que pasan hambre. "No es lo mismo comer que no comer", repiten como mantra en su entorno.

Alberto se encargó de preparar el terreno para el anuncio, que será a las 10 de la mañana en la facultad de Agronomía. Dicen se hace ahí por cuestiones logísticas, aunque el lugar tiene simbolismo si hablamos de alimentos. Nada es casual en política.

El plan contempla varios puntos que se mantienen en estricta reserva: darle un tratamiento diferencial a los alimentos, enviar al Congreso una nueva Ley de Gondolas y trabajar las cadenas de valor de los alimentos, según confiaron a A24.com quienes están a cargo de la propuesta. También se podrían reasignar partidas de programas sociales para resolver cuestiones vinculadas con el hambre.

Pero más allá del programa en sí, se va a desplegar en el acto una importante puesta en escena, que va a terminar de exhibir -de alguna manera- los acuerdos que Alberto Fernández estuvo tejiendo durante los últimos meses: va a haber dirigentes sociales, sindicalistas, representantes de la Iglesia... en el entorno del candidato aseguran que también va a haber empresarios y miembros de la UIA. Podría ser la primer muestra del acuerdo social con el que sueña Alberto.

 Embed      
Alberto, junto a Moyano y Yasky.
Alberto, junto a Moyano y Yasky.

La Iglesia, ¿el garante?

En los últimos días, Alberto se juntó con el premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Hablaron mucho del tema del hambre, de la pobreza y también de un futuro acuerdo social. Pérez Esquivel le pidió a Alberto expresamente que en caso de que haya un acuerdo social grande, incluya a otros credos. Particularmente está pensando en los movimientos evangélicos, que hoy no están bajo el radar del albertismo.

 Embed      
El encuentro del candidato con Pérez Esquivel.
El encuentro del candidato con Pérez Esquivel.

La reunión fue consensuada y armada por Eduardo Valdez, ex embajador de la Argentina en el Vaticano y uno de los vínculos del kirchnerismo con el Papa Francisco. Si bien Pérez Esquivel fue crítico de toda la gestión de Cristina Kirchner, en los últimos años se acercó a la ex presidenta "espantado" por las políticas de Macri.

En la charla coincidieron en la preocupación por las “persecuciones políticas” que sufren –según ellos entienden- dirigentes de la región tanto de manera judicial cómo "mediática". Esto último hace referencia justamente al Papa. Francisco va a tener un lugar clave en este gran acuerdo social.

 Embed      
Alberto, con los curas villeros para mantener su alianza con la Iglesia.
Alberto, con los "curas villeros" para mantener su alianza con la Iglesia.

Llama la atención el lugar preponderante que la Iglesia -y las iglesias- asumen en este nuevo ciclo. Mientras Alberto se apoya políticamente en ellos -algo que no parece molestar al progresismo argentino-, Macri en la desesperación del #NoSePuede ratifica a los gritos que está a favor de las dos vidas en un acto en Mendoza. Difícil que en los próximos cuatro años se pueda debatir la legalización del aborto.

Alberto busca dólares

Alberto insiste en que quiere que cada ministerio funcione como un "ministerio de la producción". Algo de eso les anticipó a los industriales que lo recibieron en la sede de la UIA. Prometió que va convertir la Cancillería en el "ministerio de Comercio Exterior y Relaciones Internacionales". Quiere que cada una de las embajadas ayude a promover las exportaciones: “No vamos a tener embajadores de canapé”, les dijo.

 Embed      
Ante la UIA prometió una transformación de la Cancillería.
Ante la UIA prometió una transformación de la Cancillería.

A ellos también les habló de la creación del Consejo Económico y Social, y planteó la necesidad de un camino intermedio entre el congelamiento y la dolarización para poder contener los precios.

En un momento de la reunión tomó la palabra Daniel Funes de Rioja, líder de la Copal, la cámara que agrupa a los productores de alimentos. Dijo que las fábricas de su sector están trabajando al 50% de su capacidad productiva. Alberto volvió sobre el tema del hambre: “No podemos tener las fábricas trabajando por la mitad y que haya gente que pase hambre”, contestó. No queda claro de dónde saldría la plata para poner esas fábricas en funcionamiento.

Alberto les dijo que su máximo referente en temas sociales, Daniel Arroyo, los llamaría para estudiar en conjunto propuestas contra el hambre. Ellos se comprometieron a ayudar.

A cambio, él les habló de mirar para adelante, prometió bajar las tasas de interés e implementar algún tipo de crédito bonificado para sostener la producción. “Escuchamos las intenciones que todos queríamos escuchar. Pero no nos explicó los cómo”, dijo uno de los presentes en la reunión.

Junto con el hambre, la otra obsesión es cómo generar dólares. Sabe que sin eso no hay plan económico posible.

Por eso insiste en que todos los ministerios deben ser "de la producción". Otros dos ejemplos de esta idea. En el área de ciencia y la tecnología, insiste en que ese tiene que ser un ministerio ligado a la economía y que esté enfocado en hacer que la Argentina exporte. Como Macri, también cree que el modelo de compañías como MercadoLibre se debe potenciar.

Más allá de estas cuestiones económicas, Alberto esta preocupado por la paz social. Por eso, se encargó personalmente de destrabar el conflicto de Aerolíneas Argentinas. Pablo Biró, el combativo líder de los pilotos, tuvo que ceder a las presiones políticas y tras un encuentro con el candidato aceptó levantar las medidas de fuerza.

 Embed      
Alberto Fernández con el sindicalista Pablo Biró
Alberto Fernández con el sindicalista Pablo Biró

La foto se difundió a través del portal aviacionargentina.com.ar, fuertemente relacionado a la comunicación de gremios aeronaúticos. Cerca de Alberto aseguran que ellos no la distribuyeron. Biró necesitaba mostrar la foto para que los pilotos le creyeran que se había juntado con Alberto. De todos modos, dificil que la filtración de la foto haya sido sin el aval de Fernández.

A Biró además le sirve mostrar la foto para cerrar su propia interna entre los gremios del sector. Busca posicionarse como el que va a "salvar Aerolíneas Argentinas" y como un nexo con el futuro presidente. Hay otros sindicatos que quieren ese lugar como el de los aeronavegantes de Pablo Gray.

La intervención de Alberto, aún siendo candidato, permitió destrabar el conflicto que dejaría a 75.000 pasajeros sin volar... o al menos, eso es el relato que se busca instalar. El de Alberto como garante de la paz social.

 Embed      
Suscribite a #LaJunglaDelPoder
Suscribite a #LaJunglaDelPoder

Si te gustó esta columna, podés recibirla domingos y lunes en tu mail suscribiéndote acá