Pandemia

Por el aumento de casos, el Gobierno vuelve a presionar a Larreta para que cierre las escuelas

La Ciudad pospuso la decisión de qué actividades seguirán abiertas la semana que viene. Se decidirá durante la tarde del viernes
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
No estamos pidiendo fase 1 como concepto

"No estamos pidiendo fase 1 como concepto", afirmaron los funcionarios bonaerenses en la reunión que encabezó Santiago Cafiero de cara al vencimiento del DNU vigente (Foto: Presidencia).

En medio del récord diario de contagios positivos de Covid 19 en toda la pandemia, se reanudó la pulseada política. El gobierno de Alberto Fernández volvió a presionar al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para que mantenga el cierre de las escuelas o instrumente la virtualidad. La Ciudad insiste en que las clases presenciales serán lo último que cerrará. Pero postergaron la decisión respecto a cómo seguir: se anunciará durante la tarde del viernes para tener un mejor panorama epidemiológico.

Según pudo saber A24.com, la ministra de Educación, Soledad Acuña, ratificó ayer en una reunión cumbre del gabinete porteño su intención de volver al esquema anterior al 21 de mayo: presencial para los niveles inicial y primario, y bimodal para el secundario y los adultos. Pero la decisión no está tomada aún.

rodriguez larreta quiros acuña
Larreta resiste al cierre de escuelas, pese a las presiones del Gobierno nacional

Larreta resiste al cierre de escuelas, pese a las presiones del Gobierno nacional

¿Por qué suben los casos?

La Casa Rosada reconoce que los 41.080 casos positivos informados el jueves no reflejan los contagios producidos en el confinamiento duro, sino que fueron por contactos previos al cierre total. Y también dejó trascender que muchos casos informados ayer son positivos registrados desde el fin de semana con demora de cargas de datos. Por lo tanto, los contagios se produjeron aún mucho antes.

“El verdadero impacto del confinamiento duro se comenzará a registrar el martes o miércoles de la semana próxima. Porque todas las medidas tienen impacto una semana o 10 días después”, dijo a A24.com una fuente oficial del Ministerio de Salud que dirige Carla Vizzotti. “La enfermedad tiene un período de incubación. Estos contagios son personas que se contagiaron la semana anterior”, dijo ese funcionario experto del área.

El ministro bonaerense, Daniel Gollán, ratificó esa misma lectura en un tuit y en la Ciudad decían exactamente lo mismo. Sin embargo, los números sirven para hacer política.

El argumento del pico de contagios servía ayer de todos modos para que el ministro de Educación, Nicolás Trotta, presionara a la Ciudad con el cierre de las aulas presenciales. No obstante, la Casa Rosada y la provincia intentaban relativizar el aumento de casos por el efecto arrastre y la demora en el impacto epidemiológico. Y este último argumento era utilizado por el gobierno nacional para asegurar que el lunes 31 terminará el confinamiento duro y se volverá a la etapa anterior al 21 de mayo con restricciones según el semáforo epidemiológico.

La misma lectura de los números de contagios servían así para objetivos contradictorios: pedirle el cierre de escuelas a Rodríguez Larreta y asegurar la apertura del confinamiento duro.

¿Cómo siguen las restricciones?

De ese modo, se volverá a un esquema de restricciones moderadas: actividad hasta las 19, restricción de circulación de 20 a 6, y apertura de comercios no esenciales. Los bares y restaurantes podrán recibir gente en sus espacios exteriores. Pero habrá más controles policiales para que se cumplan estas restricciones y se baje la circulación para evitar contagios de Covid. Las fuerzas federales seguirán controlando esa nueva normalidad.

Es por eso que la Ciudad señala: si abre todo, abren las escuelas. Esta línea argumental fue refutada por Trotta. El ministro de Educación, con libreto del Presidente, salió a cruzar al jefe de gobierno porteño: "Le sugiero a Rodríguez Larreta que escuche más a Fernán Quirós que a los encuestadores".

Calificó de "irresponsabilidad política" el regreso a la presencialidad escolar en la Ciudad e instó al jefe de gobierno porteño a “evitar la especulación electoral”. Para resolver ese dilema se reunieron anoche Rodríguez Larreta, Soledad Acuña, el vicejefe porteño, Diego Santilli, y los ministros de Salud, Fernán Quirós; de Transportes, Juan José Mendez; y de Producción, José Luis Giusti. Del encuentro surgió la postergación de la decisión hasta hoy viernes a la tarde. Se anunciará en ese momento o mañana por la mañana. Cerca de Quirós señalaron a A24.com: “Hay que analizar la evolución de casos. El esfuerzo está puesto en que las escuelas estén abiertas”.

“Se va a definir mañana (por hoy). Mantenemos la idea de abrir inicial y primaria de manera presencial y secundaria bimodal. Pero nada confirmado aún”, señaló un allegado a Acuña.

Por otra parte, en la Casa Rosada descartan alterar el cronograma de apertura el lunes 31, cuando regirá el esquema previo al 21 de mayo. “No habrá cambios de planes. Pero habrá que ver mañana. Todavía hay 3 días para tomar decisiones”, dijo una fuente del Ministerio de Seguridad, que conduce Sabina Frederic.

Otro factor de preocupación en el Gobierno son los aumentos de ocupación de camas de terapia intensiva.“El problema es que los hospitales del interior no tienen capacidad para agregar camas”, señalan los expertos que asesoran al Gobierno. Así es como están muriendo jóvenes en los pasillos de hospitales sin conseguir camas. El crecimiento de contagios es comparativamente mayor en las provincias: Cordoba, 4.900; Santa Fe, 3.500; Formosa, 1.100; Entre Ríos, 1.300; Tucumán, 2.200; Neuquén, 900, entre otras.

“Las camas UTI y las muertes todavía tampoco muestran resultados del confinamiento. Son todas personas que se enfermaron antes del 21. El impacto de las medidas duras se va a empezar a ver el martes o miércoles”, dicen en Salud.

¿Qué pasa con las vacunas?

Mientras tanto, el Gobierno intenta apurar la llegada de vacunas. En la Casa Rosada confirman que está avanzada la negociación con Sinopharm, de China, por 6 millones de dosis.

Cafiero también confirmó que se cerró un acuerdo con CanSino, mientras que el canciller, Felipe Solá, apura al embajador Jorge Argüello para que Estados Unidos envíe millones de dosis que en ese país no se usarán. “El gobierno de Joe Biden está preparando un anuncio de distribución de 80 millones de dosis. No hay todavía precisiones de cuánto y cuándo y para qué países enviará”, señaló una fuente diplomática. Por lo pronto, Felipe Solá le informó en Ecuador al delegado del Consejo de Seguridad para el Hemisferio Occidental, Juan González, que la Argentina puede disponer aviones para resolver la logística, que es un punto clave y que elimina varias vallas.

González deslizó que la Argentina sería privilegiada porque es uno de los países grandes con más crecimiento de casos. Es decir, por las malas razones.

Carlos Tomada, embajador en México, anticipó que en junio habrá un vuelo semanal con 800 mil dosis de AstraZeneca cada uno. El gobierno nacional ya recibió 15,4 millones de vacunas desde que comenzó la pandemia y hasta ayer distribuyó 14,2 millones, de las cuales aplicó sólo 11,6 millones. Cualquier plan sanitario contra una pandemia requiere de más velocidad en la aplicación de las vacunas que llegan.

Se habló de