Atentado a Cristina Kirchner

Revolución Federal: la fiscalía acusó a los detenidos de diseñar un "esquema delictivo" para imponer ideas por la "fuerza y el temor"

La fiscalía consideró que la organización Revolución Federal tenía como objetivo "planificar, coordinar y difundir distintos tipos de mensajes de odio". Los cuatro detenidos declararon y seguirán detenidos.
Jonathan Morel

Jonathan Morel, Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile son los cuatro detenidos de Revolución Federal (Foto: Télam).

La fiscalía que investiga a los cuatro detenidos de la organización Revolución Federal consideró que se montó un "esquema delictivo" para "imponer" ideas y "combatir las ajenas por la fuerza y el temor" y que eso sembró en la sociedad la escalada de "violencia y odio" cuyo "acto más trascendente" resultó ser el atentado a Cristina Kichner.

La acusación de la fiscalía contra Revolución Federal

Según el dictamen del fiscal del caso, Gerardo Pollicita, al que tuvo acceso la agencia de noticias Télam, Revolución Federal “se terminó constituyendo, en el actual contexto de crisis económica y financiera, en uno de los actores que sembraron en la sociedad la escalada de violencia y odio, cuyo acto más trascendente resultó ser el intento de homicidio de la vicepresidenta de la Nación".

En el dictamen por el que pidió al juez Marcelo Martínez de Giorgi las detenciones y las declaraciones indagatorias, Pollicita entendió que "la actividad de la agrupación causó temor y alteró la tranquilidad de la sociedad y de las autoridades nacionales".

"Llevaron a cabo un esquema delictivo que diseñaron para imponer sus ideas y combatir las ajenas por la fuerza y el temor", sostiene la imputación fiscal contra los integrantes de Revolución Federal.

La fiscalía advirtió que "concretamente se pudo corroborar que a través de la agrupación Revolución Federal en el período reseñado (al menos desde mayo de 2022) los nombrados alentaron e incitaron a la persecución y al odio contra determinadas personas a causa de sus ideas políticas"

Embed

Esto estuvo dirigido "principalmente a funcionarios públicos de la actual gestión del PEN, Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Sergio Massa, Silvina Batakis, Victoria Donda entre otros, y en ese contexto atentaron entonces contra el orden público", agregó.

Qué rol cumplían los detenidos de Revolución Federal

"Leonardo Sosa y Jonathan Morel (imputados como presuntos organizadores) decidieron conformar la agrupación con el objetivo prioritario aunque no único de que los kirchneristas tengan miedo de ser kirchneristas, combatiendo las ideas políticas de determinados dirigentes", remarcó el fiscal.

Los acusados tenían como objetivo "planificar, coordinar y difundir distintos tipos de mensajes de odio, escraches y actos intimidatorios" que la fiscalía enumeró en el dictamen de 49 carillas entregado al juez.

Desde Revolución Federal "utilizaron las redes sociales como herramientas de difusión -donde su mensaje alcanzaba a gran cantidad de personas y en definitiva a la generalidad de la población -siendo que por aquella vía y por las calles alentaron e incitaron a la persecución, a la violencia y al odio", agregó.

Asimismo, sobre los casos de Gastón Guerra y Sabrina Basile, la fiscalía consideró que fueron parte activa de Revolución Federal y de los escraches impulsados contra funcionarios del Gobierno.

La declaración de los detenidos de Revolución Federal

Sabrina Basile fue la primera que testificó frente al juez federal Marcelo Martínez de Giorgi. A su turno, la hija del exdirector técnico de la Selección Argentina negó haber cometido delitos, confirmó que se relacionó con Revolución Federal desde julio pasado y aseguró que participó de distintas manifestaciones con el solo objetivo de ejercer su derecho a la protesta.

La psicoanalista solicitó además su excarcelación y pidió que se resuelva el planteo de modo urgente porque es, de los tres hijos del septuagenario entrenador, la que se ocupa del cuidado de su padre.

Basile declaró de modo virtual, asistida por el abogado Martín Sarubbi, y explicó su vínculo con Revolución Federal y con los otros imputados de la causa: dijo que los conoció el 3 de julio en el marco de las protestas realizadas frente a la Quinta de Olivos, explicó que tras esa manifestación la sumaron a un grupo de WhatsApp y que luego siguió participando de otras actividades a la que cada uno llevaba lo que tenía y lo que quería.

Basile aseguró que el funcionamiento de Revolución Federal era anárquico y negó tener vinculación con las personas imputadas en la causa en la que se investiga el atentado a Cristina Kirchner.

Morel declaró de manera virtual, contestó todas las preguntas realizadas por la Justicia y por la querella, y al igual que Basile solicitó su excarcelación de manera inmediata.

Jonatan Morel.jpeg
Jonathan Morel posó para la Revista Anfibia (Foto: @TomiFCuesta).

Jonathan Morel posó para la Revista Anfibia (Foto: @TomiFCuesta).

Jonatan Morel, sostuvo que él no tuvo “la culpa” de que “un loco” haya querido matar a la vicepresidenta Cristina Kirchner y negó las acusaciones en su contra.

No tengo la culpa de que un loco haya querido matar a la vicepresidenta”, aseguró Morel durante la exposición que hizo, en la que se refirió a cómo era la vida interna de Revolución Federal y al tenor de sus manifestaciones públicas.

El abogado Tomás Fraga Cepeda reveló que Morel respondió todas las preguntas que se le hicieron, que entregó las claves de sus dispositivos celulares e incluso remarcó que el imputado decidió hacer uso de la palabra a pesar del consejo profesional de no hacerlo hasta que no hubieran podido compulsar todo el expediente.

“Se mostró enteramente dispuesto a colaborar. Contó que Revolución Federal fracasó y que comenzó a disolverse en el último tiempo y respondió todo lo que le preguntó la fiscalía”, sostuvo el abogado en diálogo con la agencia de noticias Télam.

Por su parte, los otros dos detenidos de Revolución Federal, Sosa y Guerra, se negaron a declarar.