Elecciones 2021

Viaje al centro de la cabeza de Santilli: estrategias, aliados y las experiencias pasadas del "Colorado" que llega a Provincia

Diego Santilli, precandidato a diputado nacional calienta motores para la campaña. ¿Quiénes conforman la mesa chica de Santilli?
Gonzalo Prado
por Gonzalo Prado |
Viaje al centro de la cabeza de Santilli: estrategias, aliados y las experiencias pasadas del Colorado que llega a Provincia

“Si me necesitas ahí, no me voy a negar. Pero yo quiero otra cosa”. Esa frase se la dijo el ahora ex vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. Fue el 2019 y así se terminó el sueño de el “colorado” de tener una chance para competir como Jefe de Gobierno de la Ciudad. La negociación, de ese entonces, fue porque Rodríguez Larreta necesitaba de todos los votos posibles para lograr una victoria en primera vuelta como ocurrió.

En ese entonces Santilli empezaba a ver un crecimiento como vocero de la Ciudad como consecuencia de su gestión como ministro de Seguridad. Su gestión en la cartera de Justicia y Seguridad representó una revancha de lo que fue su paso en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público del que salió en 2013 para ser senador nacional.

Desde ese año en adelante, Santilli se ordenó y fue uno de los socios predilectos de Rodríguez Larreta que le delegó varias labores, entre ellas la relación con los gremios sobre todo con Hugo Moyano. Ya como vicejefe se encargó de contener a Elisa “Lilita” Carrió para los comicios de 2017 y poco a poco fue el garante de la conformación de Juntos por el Cambio en la Ciudad cuando el radicalismo porteño decidió dejar de competir por afuera.

Después llegó la pandemia del coronavirus en la que tuvo la chance de convertirse en una de las figuras de la gestión sirviendo de bastón para Rodríguez Larreta que venía de ser la imagen exclusiva el PRO porteño.

Santilli, cuentan sus más íntimos, siempre buscó desafiar a las posibilidades que le dieron. Una de las anécdotas de su vida que más marcada le quedo fue con su segundo hijo. Cuando estaba por nacer, hubo un problema con el parto y los médicos le dieron el peor pronóstico posible. Hoy ya un adolescente, el hijo del ex vicejefe tiene una promisoria carrera como piloto de carrera.

Cuando le tocó hacerse cargo de la cartera de Justicia y Seguridad, después de lo que fue el ataque al micro de Boca en la final de la Copa Libertadores contra River, en Parque Patricios recuerdan un episodio; solicitó información sobre el mapa del delito y las denuncias más frecuentes en una comuna. Los datos llegaron 15 días después, en un excel, al que tuvieron acceso (o sea pudieron modificarlo a su conveniencia) no menos de cuatro personas. Ahí fue cuando encargó que todas las estadísticas delictivas de la Ciudad estuvieran en tiempo real conectadas con las cámaras de seguridad que había.

Santilli hacía tiempo que renegaba de volver a la gestión legislativa porque quería probarse el traje Ejecutivo. La chance real de ser gobernador de la provincia de Buenos Aires en el 2023, de resultar electo claro está, es algo que lo entusiasma aunque hay quienes preferirían en una eventual administración de Rodríguez Larreta tenga un cargo preponderantemente de armado político.

Es que en el último tiempo él fue el garante de los pactos políticos que rubricó Rodríguez Larreta motivo por el cual en diferentes reductos del PRO consideran que es una de las fijas para ser, eventualmente, ministro del Interior.

La mirada en la provincia de Buenos Aires

Cuando se terminó de definir que emprendería la empresa bonaerense se juntó con su reducto más cercano de colaboradores: el vicepresidente primero de la Legislatura, Agustín Forchieri, el ministro de Gobierno, Bruno Screnci Silva, el legislador porteño, Matías López, y su encargada de comunicación, Karina Serafino. Decidieron empezar poco a poco a tender puentes con los heridos que dejó la derrota del 2019 pero con una mirada diferente a la que imperaba.

Santilli decidió no sumarse a las olas de críticas por algunos nombres que estaban en las listas provinciales y, a la par de que empezaba a consolidar su trabajo como armador nacional de Rodríguez Larreta, recibió en su despacho a cuando legislador, concejal o referente de Juntos por el Cambio lo necesitara.

Pero no todo es color de rosa. En las próximas semanas se vendrá una disputa por la estructura que mantienen en la Ciudad. Un ejemplo es el de Screnci Silva. “Va a seguir siendo ministro, pero por ahí en otra área”, explican. La construcción de poder que le llevó años realizar no es algo que tenga pensado dejar rápido de lado.

Dentro del Gabinete porteño hace tiempo oficia como una de las voces que tiene potestad para ser disidente. “No está dentro del grupo de los “Sí, Horacio” que básicamente hacen lo que les pide Rodríguez Larreta”, explicó un ministro porteño. Prueba de eso fue la charla que mantuvo con dos miembros del Gabinete para que dejen de filtrar cuestiones o se midan más antes de hacerlo. Es que en una de ellas, adelantaron uno de los hitos que tendrá la campaña electoral y hasta se especula con que podría ser uno de los “goles” de la gestión porteña en el 2021.

s