Tips para Empresas

Claves para PyMES en el comienzo de la segunda ola

El rebrote del Covid-19 genera incertidumbre. Las pymes vienen de un mal pasado, pésimo presente y a la expectativa de un futuro mejor. 
por Damián Di Pace | 30 de marzo de 2021 - 14:25
La cantidad de pymes en Argentina creció solo 1% desde 2009 al 2019 y nos falta contabilizar la pandemia donde de acuerdo al Ieral tenemos 21.000 empresas mipymes menos. 

La cantidad de pymes e n Argentina creció solo 1% desde 2009 al 2019 y nos falta contabilizar la pandemia donde de acuerdo al Ieral tenemos 21.000 empresas mipymes menos. 

La crisis sanitaria y los esfuerzos por parte del Estado para minimizar los efectos de un rebrote de contagios del coronavirus a nivel local está generando incertidumbre entre las PyMES. El suministro de la vacuna en la población es considerado clave en este proceso por los referentes del sector.

Además, hay algunas raras certezas que generan mucha incertidumbre. La reforma tributaria todavía no se abordó y se vivió un 2020 con una de las peores caídas de nuestra economía respecto a los últimos cuarenta años.

Los diferentes eslabones dentro del emprendedurismo argentino necesitan retomar el camino de la certeza para volver a confiar e invertir en el país.

Si bien la sobrevivencia de la microeconómica depende de la mejora sostenible de la macroeconomía, el crecimiento y el desarrollo dependen ya no solo de mejoras sino de cambios profundos y radicales para revertir la situación empresarial de Argentina.

Hay al menos 5 certezas que generan la mayor incertidumbre para las PyMES:

1. Monotributo

Se dio media sanción en la Cámara de Diputados a los cambios en el proyecto del Monotributo con un plan “puente” al régimen de Responsable Inscripto pero no resuelve el tema del límite del Regimen Simplificado que esta súper atrasado.

Si uno es emprendedor y arranca en el Régimen Simplificado debería ser extensivo a por los menos 7 u 8 veces su tope actual con diferentes escalas y porcentuales sobre su facturación.

Así sucede en países Latinoamericanos como Brasil, Uruguay y Chile.

Los mecanismos de actualización de los topes también son anuales pero al tener baja inflación son de resolución rápida y sencilla.

Estos países le dan tiempo al desarrollo emprendedor y cosechan micropymes más rápido que nosotros.

En Argentina, matamos a los emprendimientos al mismo tiempo que estamos intentando sembrarlos.

2. Nuevo Paradigma

Vamos a un sistema donde la subocupación y el cuentrapropismo estará en ascenso por cambios en el paradigma del empresariado a nivel mundial.

El “Home Office” para muchas tareas llegó para quedarse. Si no se generan cambios pensando a largo plazo, el Autónomo será el trabajador más precarizado de Argentina con un nivel de flexibilización inédita y una carga tributaria que lo dejará con mayores incentivos para hacer más “Home” pero sin “Office”.

En los hechos se dio luz verde a cambios en el Impuesto a las Ganancias para los Trabajadores pero aún no sucedió nada para Impuesto a las Ganancias de los Autónomos.

3. Sin empleador, no hay empleos

Los mayores empleadores del país, como lo son los comerciantes, no alcanzaron a soportar las medidas del Gobierno Nacional para paliar los efectos sanitarios de la pandemia y se vieron obligados a cerrar sus negocios en el 15,6 % de los casos.

De esta manera, no sólo se perdió el empleo, también se perdió al empleador.

De acuerdo a los informes de CAME, en 2020 cerraron 90.700 locales, 41.200 pymes y quedaron afectados 185.300 trabajadores.

Los rubros con más cierres fueron indumentaria, calzados y decoración y textiles para el hogar.

Las cinco provincias más afectadas por los cierres fueron Chubut, con una tasa de 34%; Córdoba, con 25.4% de cierres; Neuquén, con 25.2%; Tierra del Fuego, con 21.2% y Santa Cruz, con una tasa de 18.8%.

Si antes de la pandemia el plan fue destructivo, desde marzo de 2020 las PyMES están liquidadas.

La preocupación más grande es que no hay ningún plan de emergencia para contener, ni para incentivar nuevamente la apertura comercial y generación de empleo.

4. El Estado Argentino declaró la Emergencia.

El trabajo en Argentina está en emergencia hace una década específicamente.

De acuerdo al SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) en Septiembre 2020 el trabajo asalariado registrado era de 5.775.712, muy similar al registrado en 2010.

No generar empleo durante tanto tiempo tienes sus consecuencias en materia de calidad de vida económica y social pero sin inversión y producción no hay empleo posible.

El problema es mayúsculo porque incluso aquel que arriesga no emplea.

Fracasaron los planes sociales. También fracasaron los planes de trabajo con subsidio estatal que pretendían tener continuidad en la empresa privada porque, evidentemente, el problema hoy no es el precio del factor trabajo, sino su costo y su riesgo.

No hay más tiempo para novelar esta situación. Se probó de todo menos en declarar en emergencia a las condiciones para emplear nuevos trabajadores.

Es necesario crear el Fondo de Desempleo para evitar los costos directos del despido en una economía fluctuante como Argentina y bajar los aportes y contribuciones al Sistema de la Seguridad Social por eslabón empresarial.

Los pequeños contribuyentes exceptuados por 5 años, los micro con una carga menor que las pequeñas empresas y estas con una carga aún menor que las medianas e incluso las medianas con una carga menor que las grandes empresas.

shutterstock_1672963822.jpg
No generar empleo durante tanto tiempo tienes sus consecuencias en materia de calidad de vida económica y social.

No generar empleo durante tanto tiempo tienes sus consecuencias en materia de calidad de vida económica y social.

5. El Microempresario en Emergencia

Ya probamos con no declarar en emergencia al sistema microempresario argentino en la prepandemia por todas las causas expuestas a su deterioro en una década. Esto llevó a que la informalidad crezca en todos los rincones, actividad económica y empleo.

Así sucederá de no tomar en serio las causas y sus consecuencias.

En plena pandemia vivimos la gran diferencia entre ser empleado y ser empleador.

El autoempleado tuvo la imposibilidad de despido, la doble indemnización y la protección del sindicato

Para el empleador que cerró o abandonó su actividad, hoy no tiene un Estado que le otorgue reglas de juego claras con cambios y reformas para tener una revancha digna.

De hecho, ahora está mirando a los países limítrofes para tomarse su revancha.

Esto no puede pasar. Esto no nos puede pasar. No solo sirve convencer con el discurso para atraer al capital, también se necesitan hechos.

Ingresamos en la segunda ola de contagios de coronavirus y la agenda la marca la relación entre el presidente, Alberto Fernández, y su vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner. Los cambios en la Justicia, el acuerdo con el FMI con opiniones políticas más que técnicas, las elecciones legislativas y las pujas de poder interno.

Las pymes hoy se encuentran ante la nueva incertidumbre de restricciones por el aumento de casos de coronavirus pero sin reformas en el horizonte.

Se habló de